Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Todo lo que siempre quiso saber sobre las flatulencias en los aviones y nunca se atrevió a preguntar

avion1

¿Sabías que la gente se tira más ventosidades en los aviones que en tierra debido a los cambios en el volumen de los gases intestinales como resultado de la alteración de la presión en la cabina? Lo dice un equipo de gastroenterólogos daneses y británicos que ha elaborado ​​un documento científico sobre la flatulencia en los aviones después de que uno de ellos, Jacob Rosenberg, se inspirara en un eterno vuelo entre Copenhague y Tokio donde su avión terminó oliendo como el mismísimo Infierno.

En el estudio, publicado en el New Zealand Medical Journal y titulado “Flatulence on airplanes: just let it go”, dan una serie de claves de por qué, bajo su punto de vista médico, es mejor dejar salir los aires en los aviones, si uno no quiere incluso sufrir peligro de muerte. Pero este hecho, a su vez, está lleno de riesgos e incomodidades para el resto del pasaje

A pesar de que estos gases son una consecuencia invariable de la digestión y la gente la hace unas 10 veces al día, la primera razón que dan es la seguridad. Ya en 2006 se dio un caso de un avión de American Airlines que se vio obligado a aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Nashville (Tennessee), cuando varios pasajeros del avión, que volaba de Washington a Dallas, comenzaron a sentir olor a fósforos quemados y se desató la alarma, por lo que el piloto decidió aterrizar de urgencia.

faltulencia1

El FBI interrogó a una pasajera que reconoció haber encendido unas cerillas para ocultar el hedor de sus flatulencias y que aseguró tener problemas médicos. Esta es, precisamente, la primera conclusión que saca el equipo multidisciplinar anglodanés: insinúan que los pedos de las mujeres huelen peor que los de los hombres; pero que ambos por igual pueden perjudicar el servicio de cabina y, por lo tanto, la calidad del viaje.

Para ello recomiendan a las féminas ejercitar “la zona del anillo pélvico” como un entrenamiento esencial para mantener la capacidad de un gas en el silencio de las interioridades. Pero vuelven a remarcar que no es recomendable guardárselos, pues esto puede causar malestar, distensión abdominal, indigestión y acidez. Los autores llegan incluso a decir que “el estrés de frenar esos gases podría causar aumentar la presión arterial de una persona y reducir la oxigenación de la sangre, lo que podría conducir complicaciones cardiovasculares, como infartos”.

Y es aquí cuando los galenos pasan de la zona de turista a la cabina de mando y avisan que los principales peligros vienen cuando el que se deja ir a su aire es el piloto del avión: “Si el piloto frena su flatulencia, todos los inconvenientes anteriormente mencionados, incluyendo una alta disminución de la concentración, pueden afectar a su capacidad para controlar el avión”, afirman los investigadores.

Pero también dicen que, si se suelta el muerto, “su copiloto puede verse afectado por su olor, lo que a su vez también reduce la seguridad a bordo del vuelo.”

copiloto

¿Cuáles son entonces las soluciones que aportan los investigadores para esta lacra que pesa sobre los viajes intercontinentales y hasta locales de avión? Pues como no es conveniente frenar el devenir natural del intestino, a regañadientes desechan por “un tanto extrema” la implantación de pantalones de goma con un recipiente adjunto para recoger el gas de los pilotos.

Pero reconocen que introducir filtros de carbón activo en los asientos de pasajeros podría ser una idea muy buena para frenar los efectos de las flatulencias del pasaje. Y van un poco más allá proponiendo pruebas de aliento a los usuarios antes de embarcar, una especie de test de alcoholemia donde se mida el metano presente en el cuerpo para dividir a los pasajeros entre “flatulentos” y “no flatulentos” y así ubicarlos en distintas zonas del avión, con distinta ventilación.

Y de postre, finalizan poniendo sobre la mesa la necesidad de potenciar una reducción drástica de la fibra en los menús que se sirven a bordo, lo que también ayudaría así a “experimentar un vuelo cómodo en armonía con los demás pasajeros”.

Pues va a ser eso…

filtro

Fuente: “Flatulence on airplanes: just let it go”. Hans C Pommergaard, Jakob Burcharth, Anders Fischer, William E G Thomas, Jacob Rosenberg. New Zealand Medical Journal

Vía: Herald Sun.

Probablemente tampoco te interese:

-¿Disminuye realmente el número de fumadores cuando aumenta el precio?

-¿Por qué este paisaje nos resulta tan reconfortante?

-Diez palabras del castellano que el resto del mundo debería incorporar urgentemente

-La chica del antivirus da la cara

-Diez portadas de disco que no pueden dar más mal rollo

-Los diez libros más difíciles de terminar

Comentarios: 7

Posts Relacionados

A MI NO ME PASA

Comentario David García | febrero 19, 2013 | 1:34 pm

Dices que cuando el piloto suelta un pedo, “su copiloto puede verse afectado por su olor, lo que a su vez también reduce la seguridad a bordo del vuelo.”

Sólo el copiloto? Qué pasa, que el piloto que suelta el muerto, él no lo huele ? O es que los pedos de uno, huelen a gloria? :)

Comentario superpedo | febrero 20, 2013 | 3:04 pm

Nada como tirarse un buen pedete en el avión y compartirlo con el resto de los viajeros! :)

Comentario Antonio Delgado | febrero 20, 2013 | 3:56 pm

Como todos sabemos, los pedos son puro gas metano peligrosamente inflamable y explosivo en el mejor de los casos. Está en desarrollo el estudio de la posibilidad de robotizar el pilotaje de las aeronaves de pasajeros para evitar que la cabina de mando se invada del gas metano expulsado por el comandante, copiloto y navegante. Dado que es un espacio relativamente pequeño se acumulan esos amenazantes gases convirtiendo el habitáculo en un símil de bombona de butano. Podría ocurrir una tragedia si se produjera una chispa en cualquier instrumento del panel eléctrico del avión y como consecuencia explosionar la cabina por causa de la deflagración al incendiarse dichos gases. Por normativa de seguridad aérea, los pilotos y tripulación en general tienen prohibido comer alubias antes de volar.

Comentario Topgun | febrero 20, 2013 | 4:44 pm

[...] Está claro que esos gases que nuestro cuerpo genera hay que liberarlos tan pronto como llaman a la puerta. Contenerse los gases provoca hinchazón y dolor abdominal, todos sabemos lo que es ir con gente en el coche y lo mal que se pasa aguantándote un pedo; uno, porque muchas veces es casi imposible y para ello tienes que contraer hasta los músculos de las pestañas y, aun así, los muy traicioneros se escapan; y dos, porque tener el cuesco ahí paseándose por tus intestinos es muy molesto y hasta doloroso. ¡Así que…que corra el aire! [...]

[...] -Todo lo que siempre quiso saber sobre las flatulencias en los aviones y nunca se atrevió a pregunta… [...]

Para asegurarse que al tirarse un pedo no suene, debe colocarse un pedacito del papel higiénico doblado adosado al mismo ano. Esto garantiza que no producirá ruido los gases al salir. Si será catado todo el esplendor de su aroma, pero el perpetrador de tan vil acto pasará desapercibido.

Comentario Andres | octubre 6, 2013 | 5:20 am

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Post destacados

Lo más visto

  • Destacado
  • día
  • semana
  • mes

Últimos comentarios

  • omar: Precisamente en este momento estaba probando un app con ondas alfa y me pongo a ver la figura al rato miro a una ...
  • http://www.bezpiecznemotocykle.pl: And inside course for these analysis, it emerges that every dollar spent inside the pursuit of the online degree is ...
  • Martin: Tambien hay que decir que el MH017 no fue accidentado sino derribado, lo cual cambian mucho las cosas... Pero si, ...
  • yajaira: Yo pille todos
  • Alpha: Las personas que dicen que no les gusta esta hermosa flor es porque no le gustan las rosas, son hermosas e ...


Últimos Tweets

Newsletter Cooking Ideas

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone