Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Destruir los periódicos para salvar el periodismo

Foto de Pulse en iPad cortesía de AppleInsider

“Hemos tenido que destruir el poblado para salvarlo”

– Mayor del ejército norteamericano tras la destrucción del poblado vietnamita de Ben Tre.

En los medios periodísticos es tradición que la mano derecha no sepa muy bien lo que hace la izquierda. La llamada “separación entre Iglesia y Estado” consiste en que los departamentos de redacción y comercial de un periódico sólo se coordinen para repartirse el papel, pero nada más; la publicidad no puede ni debe influir en las noticias, en la sagrada labor del periodismo. En ocasiones, sin embargo, esta desconexión puede ser excesiva, como cuando el lunes pasado los abogados del New York Times obligaron a Apple a retirar del su tienda virtual un agregador de noticias que había recibido alabanzas en el mismo diario.

Pulse, que así se llama esta aplicación, es un lector de fuentes RSS, un tipo de programa también conocido como “agregador”. Mientras que los navegadores de internet se controlan manualmente, y es su usuario el que ha de seguir los enlaces uno a uno, los agregadores son algo así como “navegadores periódicos”, que se descargan automáticamente las listas de enlaces de las webs que uno configure en ellos. Cualquier medio en la red publica sus noticias en este formato: lo hace automáticamente el software para blogs como este mismo sitio, y también lo hacen los sitios web hechos a medida para periódicos establecidos como El País, Le Monde o el New York Times.

Pulse tenía el prestigio de ser la aplicación más vendida de su categoría en el incipiente mercado de iPad, y Jobs la había puesto como ejemplo de buen diseño para iPad en su discurso de esa misma mañana. Esto no fue obstáculo para que los responsables de la App Store de Apple retiraran la aplicación a pedido de los abogados del NYT, que alegaban que el programa infringía el copyright del periódico e “incumplía las condiciones de uso” de su sitio web al enmarcar las páginas del New York Times junto con otro contenido. Y muy especialmente, según los mismos abogados, por ser una aplicación de pago.

Resulta difícil entender en qué infringe el copyright un programa así. Si uno publica un sitio web, tiene que dar por hecho que del otro lado de la red hay personas que usan navegadores, y si uno publica las fuentes RSS para su sitio web, tiene que dar por hecho que del otro lado hay personas que usan agregadores. Por otro lado, el programa no puede vulnerar el copyright porque no distribuye contenido bajo copyright: cuando un usuario de Pulse quiere leer el New York Times, se está descargando la información desde el servidor web del propio New York Times. El enmarcado de las páginas en la interfaz del programa debería gustarles a los abogados: las páginas se mostraban con todos sus anuncios, sin modificación alguna. Y si el programa era de pago… también lo son los navegadores Safari para Mac o Internet Explorer para Windows, que si bien vienen incluidos con sus respectivos sistemas operativos, estos sólo se pueden obtener a cambio de dinero.

Pulse es un lector de RSS como los demás, igual que Safari y Explorer son navegadores como los demás. La petición de los abogados era ridícula, y dos días más tarde Pulse volvía a estar en la App Store. La anécdota, sin embargo, tiene mucho valor como síntoma de la sensación de falta de control que se tiene en las directivas de los periódicos. En realidad la petición no tenía nada que ver con el copyright ni con el control de la edición digital del diario, sino con el control de los lectores. ¿Cómo se atreven a leer el diario como quieren ellos, en vez de como queremos nosotros?

Esta necesidad de control viene dada por el creciente desacoplamiento entre las noticias y la capacidad para cobrar por ellas. Los contables de los medios quieren poder cobrar, necesitan hacerlo, y la única forma que se les ocurre es el modelo de huerto vallado con peaje en la puerta. El problema es que la experiencia para el usuario de estos modelos es peor que la de la web en abierto. Los huertos vallados compiten con los sitios web en abierto no sólo en precio, sino también en usabilidad y funcionalidades. Es sabido que las pasarelas de pago en los sitios web de los diarios impiden o dificultan los enlaces entrantes y el acceso de los buscadores, pero las aplicaciones específicas como la revista de Wired o el Orbyt de El Mundo van más allá en su misión de dificultarles la vida a sus lectores. Wired en iPad no permite ni siquiera seleccionar texto para copiar y pegar, porque cada página es una imagen monolítica. La integración de Orbyt con redes como Twitter, Facebook o Menéame (el principal motor de descubrimiento de nuevas noticias que leer en estos días) es, cuanto menos, dificultosa.

Como el mayor del ejército norteamericano en Vietnam, han convertido la batalla por los lectores en una batalla contra el lector, y en su intento por salvar los periódicos bombardeando la propia posición sólo están consiguiendo devaluar más los periódicos, y ahuyentar a los lectores hacia otras alternativas.

Véase si no Reader, la última función de Safari 5. Reader es un botón que toma una página web y deja sólo el texto en formato legible, eliminando no sólo los anuncios, sino también los botones de redes sociales (que si twitter, que si facebook), las invitaciones a apuntarse a la propia red social del periódico (funesta costumbre), los enlaces a otros titulares, a otras secciones, las applets de flash de interminable tiempo de carga, los comentarios…

Algunos han querido ver en Reader una muestra más del genio maligno de Jobs, que con este sistema hostil a los editores quiere empujarles para que publiquen en aplicaciones específicas a su plataforma. Sin embargo, Reader está basado en un proyecto de software libre llamado Readability, cuyos autores, el estudio de desarrollo web Arc90, nunca tuvieron como intención que los editores publicaran en el iPad. Al contrario: lo que quiere Arc90 es facilitarles la vida a los lectores que leen las noticias en la web. Lo mismo opina Marco Arment, autor de Instapaper, otra aplicación de ayuda a la lectura de artículos largos en la red.

La paradoja es que la huida de los periódicos a las plataformas privativas como iPad es la solución al problema equivocado. En vez de hacerle la vida más fácil a sus lectores, se la hacen más difícil. Pero, sobre todo, se ponen en manos de los dueños de las plataformas. Si es difícil competir en una plataforma abierta, donde el editor puede hacer lo que desee, como es la Web, más difícil va a serlo en una plataforma cerrada y sujeta a los arbitrios de su dueño, donde los editores apenas son aparceros en tierra ajena. Si, como decía AJ Liebling, la libertad de prensa está reservada a quienes tienen una, los medios que monten su negocio sobre plataformas cerradas acabarán teniendo que rendir cuentas a sus dueños.

Es posible que el modelo les acabe funcionando a las revistas, y que muchas consigan vender las versiones premium, porque están más especializadas, y no dan todas el mismo guiso con distinta salsa. Los diarios, sin embargo, lo tienen más complicado. En periodismo diario las exclusivas tienen el valor que tienen porque son escasas, pero uno no puede inventarse las noticias: al final, los medios periodísticos son en gran manera intercambiables entre sí. El resultado es que sólo un 7% de los lectores dice estar dispuesto a pagar por las noticias.

Al final, la respuesta a la pregunta de la rentabilidad de los medios periodísticos puede estar en cambiar la pregunta. Primero, tratar de encontrar modelos de negocio compatibles con la libertad de copia y acceso a la información, en vez de intentar enrocarse en los viejos modelos dependientes de la escasez de la información. Algunos piden subvenciones públicas al periodismo como un “bien público”. Sin llegar a ahondar de dónde saldrá el dinero para financiarlo, analista Jeff Jarvis sugiere que el periodismo tiene que convertirse en una actividad sin ánimo de lucro. Quizá la solución pase por la microfinanciación al estilo de los proyectos periodísticos listados en Kickstarter.

Al fin y al cabo, ¿qué es lo importante? David Remnick, el director de la revista The New Yorker, lo llama “the thing itself“, “la cosa en sí”: los reportajes de investigación, el periodismo narrativo, la crítica, las viñetas editoriales.  Si lo importante es salvar la función social del periodismo, es posible que no sólo haya que abandonar los formatos tradicionales de papel, sino también su actual estructura empresarial.

Este sería otro Vietnam, y otro tipo de bombardeo sobre la propia posición, pero uno que podría funcionar. Destruir las empresas periodísticas para salvar el periodismo.

Comentarios: 14

Posts Relacionados

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Foto de Pulse en iPad cortesía de AppleInsider “Hemos tenido que destruir el poblado para salvarlo” – Mayor del ejército norteamericano tras la destrucción del poblado vietnamita de Ben Tre. En los medios periodísti……

Trackback Bitacoras.com | junio 12, 2010 | 10:18 am

[...] This post was mentioned on Twitter by Javier Candeira, albertmurillo. albertmurillo said: RT @candeira: Destruir los periódicos para salvar el periodismo http://bit.ly/98M5pK [...]

[...] Destruir los periódicos para salvar el periodismo http://www.cookingideas.es/destruir-los-periodicos-para-salvar-el-p…  por unikoke hace 2 segundos [...]

Pingback Destruir los periódicos para salvar el periodismo | junio 12, 2010 | 10:30 am

Excelente reflexión. Es curioso que el principal efecto de intentar salvar a las empresas periodísticas sea cargar contra los lectores. Pero sin lectores, ¿dónde van a quedar?

Comentario PJorge | junio 13, 2010 | 4:09 pm

Muy buena reflexión, pero con pocas conclusiones claras, que es lo que necesitamos ahora. El tema no es si te forras o no con un medio, el tema es que allí hay un trabajo que hacer un trabajo que con conocimiento se puede hacer bien. El periodismo puede ser lo mismo que Spotify: servicio de pago no son las noticias, servicio de pago es las noticias organizadas por alguien que sepa relacionarlas y comentarlas. Todo lo que mejore la experiencia de usuario vasle dinero: el negocio del futuro no es la publicidad por sí sola, sino la experiencia de usuario como un conjunto de todos los vectores. Decía un amigo mío publicista que ahora exporta desde Almería tomates vía Internet, que cuando la publicidad es útil se convierte en información. Yo añadiría que mejora la experiencia de usuario. Como bien dice el autor, el objetivo no debería ser “que lean co mo queremos nosotros”, sino “que lean mejor con nosotros que por su cuenta”. En fin… Yo ya trabajo en un medio sin ánimo de lucro y pese a estar muy a gusto, sigo creyendo que el periodismo puede ser negocio, pero hay que tomárselo en serio.

Comentario jordi sabaté | junio 14, 2010 | 9:22 am

[...] This post was mentioned on Twitter by Jordi Sabaté Martí and Manuel Ángel-Méndez, Redacciona. Redacciona said: RT @jsmuns: ¿Destruir los periódicos para salvar el periodismo? Una excelente reflexión http://is.gd/cOzN3 [...]

Jordi, muy perceptiva tu sentencia: “la cuestión no es que lean como queremos nosotros”, sino “que lean mejor con nosotros que por su cuenta”.

Dices que trabajas en un medio sin ánimo de lucro. ¿Crees que podrías hacer exactamente lo que haces si tuvieras además que dar cuenta a los accionistas? ¿Crees que tu trabajo tiene más, menos, o igual valor que el que tendría si tuvieras que dar cuentas de resultados?

Comentario Javier Candeira | junio 14, 2010 | 10:02 am

Buena Pregunta Javier. Insisto en que lo que manda es la experiencia de usuario, no la información. La información abunda por doquier, por lo que tal vez el negocio de la publicidad debe centrarse en acompañar a la información, y en eso Google es el Rey. Pero la experiencia de usuario en cuanto a la misma pueden ofrecerla sitios como Twitter o Facebook. Este último ya ha demostrado que puede rentabilizar la experiencia de usuario. Lo importante no es si yo hago noticias para consumer, sino cómo las hago llegar a su destinatario, y allí intervienen otros posibles modelos de negocio. Además, ¿acaso no sería periodosmo organizar las listas d ereproducción de spotify y ofrecer selecciones buenas de la ingente cantidad de música que ofrece el servicio? El periodista ya no puede limitarse a informar.

Comentario jordi sabaté | junio 14, 2010 | 11:54 am

Los periodistas son una gente viciosa empeñada en comer, beber, tener un techo y algunos hasta coche propio. Ya les gustaría a los dueños de los periódicos que no fuese así, pero…

La sociedad se ha acostumbrado a pensar que las noticias son gratis, y de ahí a que tienen derecho a recibir la información sin pagar por ella, pero alguien tiene que hacerlo. Si cada vez hay menos dispuestos a pagar directamente por el producto, si los ingresos “indirectos” por publicidad disminuyen, algo habrá que hacer para que el negocio que hace posible la actividad perdure, de modo que es legítimo intentar crear productos con mayor valor para los anunciantes para que estos quieran pagar más, o, por qué no, intentar convencer al que no pagaba por la información para que pague por ella.

Ya sé que lo que acabo de decir es una obviedad. Quizá también lo sea que esta situación es un ejemplo más de una dinámica tipo “dilema del prisionero” y que cualquier solución de compromiso dista mucho del balance óptimo. Todos los modelos que dan la información “gratuitamente” dependen de que un subconjunto de la población pague por todos. Accionistas de un grupo empresarial, anunciantes, subvenciones, o donaciones, da igual. Cambiar un modelo por otro no va a solucionar la inestabilidad del sistema.

Por otro lado, aun por el hecho de haberse acostumbrado a ello, la sociedad ha ganado para sí el derecho a informarse libre y gratuitamente y no va a querer desprenderse de este derecho, de modo que soy optimista en cuanto a la continuidad del periodismo pero no tengo claro que los medios estén adoptando la mejor estrategia para lograr su continuidad individual. Quizá estén disparándose en su propio pie pero, precisamente al hacerlo, al quitarse ellos mismos de enmedio, estén dándole a los otros la ocasión de sobrevivir. Ya veremos.

Comentario BioMaxi | junio 14, 2010 | 2:12 pm

BioMaxi, estoy de acuerdo contigo en que las noticias tienen un coste, y que los periodistas tienen que comer de algo. Pero igual que el periodismo y los periódicos no son la misma cosa, tampoco lo son los periódicos y los periodistas. Ahora mismo un gran medio como es Prisa/Progresa/Sogecable tiene los problemones que tiene no por la crisis del negocio del periodismo, sino por haberse metido en muchos otros negocios.

Por eso no estoy del todo de acuerdo con lo que dices de que “Accionistas de un grupo empresarial, anunciantes, subvenciones, o donaciones, da igual”. El periodismo que se hace desde un modelo u otro es distinto, o es posible encauzarlo de manera distinta.

Comentario Javier Candeira | junio 14, 2010 | 2:29 pm

Sobre el incidente con Pulse yo lo entiendo. Es lo mismo que la pelea con Google News. Gran parte de la actividad periodística se basa en la noción de que con el titular y poco más (el lead si acaso) ya tienes que tener toda la información necesaria para saber qué ha pasado. Cualquier agregador que te de acceso a esa información sin pasar por tu sitio, está dando información útil sin que tú percibas beneficio. Creo que los medios adoptaron los RSS en su día porque les hacía parecer estar en la onda de Internet cuando eso molaba. Pero una actividad antes marginal ahora, quizá gracias a productos como el iPhone y el iPad, puede convertirse en la forma principal de acceso a la información. Y lo que antes estabas dispuesto a dar gratis, ahora te supone una merma de ingresos. ¿Por qué no retiran los RSS directamente? Pues porque precisamente esta forma de acceder al contenido ha crecido tanto que sí les reporta algo que no se pueden permitir desechar. Otro dilemita de esos de jodida solución.

Comentario BioMaxi | junio 14, 2010 | 2:32 pm

Candeira, claro que el periodismo que se hace desde un modelo u otro es distinto: las agendas de cada medio vienen impuestas por su ruta de financiación. A la equivalencia a la que me refería es a la económica. Tan inestable es la situación de un medio pagado a costa de los beneficios de otra empresa del mismo grupo accionarial como la del medio que recibe sus ingresos de los donativos voluntarios, en el sentido en que la supervivencia no depende de tu propia producción, sino de unos agentes externos.

Por eso creo que, desde un punto de vista económico, interesa la diferenciación y la exclusividad, como las revistas; ofrecer un producto único previo pago. Así tu éxito dependerá de la calidad de tu producto y lo apetecible que este sea para tu mercado.

Comentario BioMaxi | junio 14, 2010 | 2:39 pm

[...] Destruir los periódicos para salvar el periodismo – Porque los unos y lo otro no son lo mismo. [...]

Pingback De edición digital y periodismo < hiperactivo! | junio 22, 2010 | 1:47 pm

[...] a noticias que no son del diario) y un enlace a un blog muerto (parecía un sitio de spam). La tragedia de elpais.com es que esto sólo puede estar pasando a propósito. Por defecto, Google lo indexa todo, y para que no te incluya en su repertorio hay que [...]

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Post destacados

Lo más visto

  • Destacado
  • día
  • semana
  • mes

Últimos comentarios

  • frank: MAGNIFICO SRTICULO MARAVILLOSO www.conservasulea.es
  • maik: Realmente no habia web que cerrar ya que Hunter Moore vendió su web hace un año.
  • no: Es divertido Didac, si te ofende el humor negro, cierra y sigue con tu vida, no jodas la de los demás.
  • Disfraz Juego de mesa: Me ha gustado mucho el artículo sobre la game boy y sus diferentes reencarnaciones. La game boy aún 20 años despu...
  • Didac: ¿en serio os parece correcto una infografía con ese diseño y esa actitud desenfadada y frívola para tratar el ...


Últimos Tweets

Newsletter Cooking Ideas

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone