Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

La fiebre de la lata

No es la primera, ni la segunda vez que me despierto pensando en ese 19 de febrero de 2001, soñando con ese día o con las increíbles cosas que pasaron en los meses siguientes a la suspensión de pagos de Teknoland. Aquella “burbuja”, la de Internet, me estalló de golpe en plena cara. Me tocó ser actor por un lado y espectador por otro. Viví en primera fila el Apocalipsis de un mercado entero de empresas y personas quebrando en dominó. Millones y millones en pérdidas. Ejércitos de profesionales reubicándose, buscando nuevos trabajos. Montañas de emprendedores, yo entre ellos, con los humos bajados y con la frase “don’t trust this guy!” tatuada en la frente. Infinitos sueños cerrados y unos pocos miles de oportunistas especuladores recogiendo los bártulos de aquella fiesta acabada y pensando, desde ese mismo momento, dónde montar la siguiente.

En aquellos meses del 2001, mientras experimentaba el efecto de ser “burbujeado”, le di muchas vueltas a lo que había fallado, intentando acaeptar mi parte de responsabilidad en todo aquel desastre. Me pareció tan dramático que pensé que aprenderíamos esa lección y que no nos volvería a pasar. Y al igual que aquella vez que predije que nadie podría con el liderazgo de Netscape, me equivoqué, vaya si me equivoqué. No pensaba que la historia se iba a repetir, y menos que esta nueva burbuja, ahora inmobiliaria, en vez de “a muchos” nos iba a pillar “a todos”. Son buenos estos tíos haciendo fiestas y la verdad es que la mayoría de nosotros damos cualquier cosa porque nos inviten a una de ellas.

Nos hemos hecho expertos en burbujas y en esta última lo hemos dado todo de verdad.

Mi padre me contó una historia que ilustraba muy bien el proceso de explosión de un mercado. Tal vez alguno la conozca de otra manera, tal vez sea exagerada o a lo mejor le he añadido yo parte, es igual, para lo que la necesito vale así. Espero explicarla bien.

En la guerra civil, el aumento del precio de las cosas debido a la escasez, hacía que el dinero cada día tuviera menos valor. En toda España el trueque pasó a ser una manera común de conseguir cualquier objeto o alimento, así que un artículo que retuviera su valor en el tiempo, en aquella época sería doblemente importante. Esto es lo que pasó con las latas de conservas. Una lata teóricamente podía mantener su contenido intacto durante muchísimos años, se trataba por lo tanto de un bien con un atractivo que iría en aumento a medida que las necesidades fuesen mayores, algo mas que probable en un entorno de guerra. Las conservas eran una manera muy sencilla de comprar “futuro”. Hasta aquí: lógico.

La idea se extendió por todas partes y la gente empezó a almacenar latas. Si necesitaban algo para consumir lo intercambiaban por la cantidad establecida de envases y si tenían algo que vender lo podían intercambiar también por unas conservas que hipotéticamente valdrían más en el futuro. La cuestión es que algunos se dedicaron a acumular y acumular latas y más latas en una especie de fiebre-de-la-lata, con la idea de que un alimento conservado eternamente valdría siempre más (¿suena familiar?). Cuantas más latas tenías, más rico eras y cuantas más tuvieras y más pobreza y penurias hubiera a tu alrededor más rico aún. Hasta el que vendía la hojalata podía cobrar en conservas! “Tantas latas, tanto vales”. Fácil y eficaz.

El negocio iba viento en popa hasta que un día uno de estos “nuevos ricos” abrió una y encontró que el contenido estaba en mal estado. ¿Cómo saber si lo que había dentro de cada lata estaba bien sin abrirla y estropear su esencia? Solución: no hacerlo. Locura en el nuevo mercado, se corrió la voz y todos a colocar  latas al precio que fuera. Tonto el último. Burbuja que estalla y excepto un montón de paisanos diciendo, “se veía venir”, fin de la historia.

Reconozcámoslo, es algo que llevamos dentro, ganar mucho dinero, sin sufrir y sin trabajar. Aparentemente no hay nada de malo en ello. Pero jugárnoslo todo a cruzar los dedos y a que algo que poseemos se revalorice como medio de construir nuestro patrimonio vital, es otra cosa.

En la burbuja de Internet eran las compañías las que doblaban sus valor sin mucho esfuerzo, pero debajo de esa revalorización había trabajo y muchas buenas ideas. Había latas en mal estado, es verdad, pero también las había de mucha calidad. El problema fue que el que analizaba las latas, el mismo que las hizo primero valer el doble, no era capaz de distinguir las sanas de las estropeadas, y decidió salomónicamente que estaban todas malas.

En la burbuja inmobiliaria la cosa era aún mas sofisticada por sencilla. Las propias casas sin necesidad de hacerles nada, ellas solitas, sabían como valer el triple en poco tiempo. ¿Se puede pedir más? En un país donde ser empresario es muy complicado, tiene mucho riesgo y es algo tan mal visto que algunos nos hemos tenido que pasar a llamar emprendedores y donde los bancos te dan el 110% de una hipoteca y el que no especula es porque es un melón; teníamos todas las papeletas para que esta última nos la comiéramos entre todos. Y esta vez la fiesta ha sido de tal calibre que han acabado borrachos hasta los organizadores. Los bancos pidiendo dinero a los clientes y el estado, noqueado, en plan “hood-robin-hood” o en esta nueva modalidad de robar a los pobres para dárselo a los pobres.

El maestro Yan dice siempre que hay tres elementos básicos que hacen mover las inversiones: el miedo, la avaricia y muy, pero que muy de lejos el amor. Y si la palabra avaricia la podemos sustituir por “miedo a no ganar”, al final las dos variables que quedan: miedo y amor, se podrían traducir cada una de ellas en :“para mi” o “para nosotros” .

Es verdad, que en este mundo la mayoría se mueve por los dos primeros factores y que hay empresarios que solo piensan en encontrar oportunidades de vender dinero por más dinero sin necesidad de transformar nada. Me consuela saber que el problema de los malos empresarios no está en el sustantivo sino en el adjetivo. Crear algo que genere valor de verdad requiere mucho trabajo, muchas horas, mucho esfuerzo, y mucho amor… los hay que no creemos en otro camino, y es un bonito camino.

Ganar dinero no es malo (más bien, mola), el problema es dónde pones tu foco vital como emprendedor o empresario, si en: a) ganar dinero como sea o b) crear algo que tenga valor para, entre otras muchas cosas además, generar buenos ingresos . Habrás oído muchas veces eso de : “el objetivo de una empresa es ganar dinero“, yo no estoy de acuerdo, para mi, el objetivo de una empresa es hacer el mundo un poquito mejor y por el camino… ganar dinero. Hay una gran diferencia.

¿Y qué queda para los que no quieren ser emprendedores pero quieren “ganar mucho dinero”? Para estos, un futuro aleatorio de beneficios y pérdidas. En el pecado está la penitencia. Si el concepto no es “ser feliz”“construir algo importante” y sí “ganar mucho dinero”, no hay más fórmula que esta especie de democratización del éxito aparentemente sin riesgo que son las burbujas.

Los únicos por los que tenemos que sentirlo es por aquellos que en todo esto se han visto arrastrados y que ni especularon ni podían, los demás, los participantes y organizadores del evento 2008-10, deberíamos hacer examen de conciencia. Las burbujas se alimentan de que a los hombres nos sucede que queremos ganar sin arriesgar, así que ahí tienes una pista si no quieres ser invitado a la siguiente. Recuérdalo, no hay gloria sin sufrimiento. Ponte a crear a ver si a la tercera no nos vuelven a pillar.

foto via: stevendepolo CC, TY!

Comentarios: 13

Posts Relacionados

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: No es la primera, ni la segunda vez que me despierto pensando en ese 19 de febrero de 2001, soñando con ese día o con las increíbles cosas que pasaron en los meses siguientes a la suspensión de pagos de Teknoland. Aquella……

Trackback Bitacoras.com | marzo 12, 2010 | 1:28 am

la burbuja inmobiliaria es un espejismo, no llega ni a la categoría de pompita. La verdadera burbuja es la financiera y no es que nos vaya a pillar sino que vivimos en ella. ¿Acaso no es el sistema financiero una gran timo piramidal como Forum o Madof? ¿Podrían los bancos darnos TODO nuestro dinero mañana si nos presentáramos TODOS en la ventanilla? El globo financiero se ha pinchado sin explotar. Tiene un agujerito aunque ni siquiera se desinfla si le seguimos metiendo aire. Pero explotará. Vaya si explotará. El capital riesgo entrando en hollywood y comprando las fotos de la leibovich. Humo pagando humo. La bolsa y su sistema de accionistas anónimos que se creó para que las empresas pudieran capitalizarse y expandirse compartiendo su propiedad han derivado en profesionales de hacer dinero con el dinero. Una perversión más. Lo que hay que crear son nuevas formas de financiación y nuevos esquemas de retorno. Hoy he visto un caso de crowd funding que está funcionando y una empresa austriaca llenando un nicho absolutamente necesario: www2.emporia.at/es/home/ GENIAL. Nada de humos.

Comentario peep jordan | marzo 12, 2010 | 4:29 am

Un placer leerte David, como siempre… pero o son burbujas de jabón, son latas en guerra civil o son cigarrillos y chocolate en un campo de concentración, al final la conclusión es la misma, se usa “algo” para especular y acumular riqueza en vez de oro o dinero. Bueno ¿Y que es el dinero? ¿Alguien alguna vez se ha planteado que pasaría si todos fueramos con nuestros “billetitos” a los Bancos centrales de nuestros paises a exigir nuestra parte de oro de las reservas nacionales?… pues eso. Vivimos en una economía de “confianza” en el sistema. Chungo, chungo… pero funciona. Al menos hasta ahora… y en nuestra era.

Un peculiar maestro nos dijo una vez antes de la guerra del golfo… señores esto solo se soluciona “con mucho amor”.

Y una frase que mi padre dice siempre… lo que es bueno y tiene buenos cimientos aguanta y aunque se hunda volvera a subir (lo suele decir de las acciones de la bolsa y de las empresas en general)… a mi me gusta aplicarlo también a las personas. Y a las pruebas me remito David hay quien se hunde y ya esta se hundió… hay quien se levanta, sigue esforzandose y además nos lo cuenta aquí. Como siempre, gracias por escribir.

Comentario Medara | marzo 12, 2010 | 7:30 am

medara y peep…nos ponemos de acuerdo unos cuantos miles y vamos al banco a pedir la pasta a ver que pasa?…:-D

Comentario David Cantolla | marzo 12, 2010 | 11:26 am

no haría falta ni siquiera ir hasta el banco. Con una web, unos tweets y un grupo en facebook, la simple convocatoria de una fecha concreta podría acabar desembocando en un nuevo lunes negro. Mira que me estoy animando… ya sólo necesitamos una barra de bar con buenos gintonics y montamos un TEOTWAWKI 2.0 (beta).

Comentario peep jordan | marzo 12, 2010 | 11:57 am

A Vodafone no le gustaria que iniciemos una caida de la bolsa desde su blog, pero que carajo! Quien crea el grupo ” Vamos a negociar cara con los bancos, haz un Reset a tu cuenta corriente”.

Comentario Lou | marzo 12, 2010 | 1:24 pm

David… no serías ni el primero ni el último al que digo que Si y luego se raja… el problema no es pedirlo y que te lo den, “es devolverlo” .

Comentario Medara | marzo 12, 2010 | 2:29 pm

Burbujas, especulación, codicia, miedo… BESTIAL. Fiestas que montan los especuladores casi siempre vinculados con las finanzas que es donde está la pasta. No quiero ir a la siguiente fiesta, no quiero que nadie me invite, ya he estado en las dos últimas David, no me ha ido mal pero… aún estoy con la resaca de “todo lo que me metí” en diciembre de 2007. Sigo en pié pero paso de fiestas. Creo (digo creo) que ya sé reconocer a los que las montan. No resisto contar una anónima muy graciosa, la fiesta está en marcha y aún le queda, pero no es muy divertida. El año pasado un tonto mentiroso con una empresa bonita (conseguida a base de poner plata) quiso ganar pasta rápido y montó una a base de hacer ruído y sobrevalor con altas expectativas. Buscaba inversores para la sociedad (que andaba necesitada) y pillar él. Consiguió lo primero pero no lo segundo, hay gente que no se entera pero también hay límites. Ahora, el tonto, está enmedio de la fiesta que ha liado, con todos los invitados (inversores) que no se divierten porque pierden pasta y que esperan…y seguiran esperando, y lo gracioso es que el tonto no puede moverse de la fiesta y tiene que hacer el payaso para intentar que se anime el asunto. Jajajaja, muy mal papel. En google la primera entrada si metes “sistema financiero” define claramente lo que es (resumo), un conjunto de actores que canalizan el dinero que a unos les sobra hacia los que lo necesitan. Ya está. Lo simple como emporia. Así que cuando metas 1 € en algún sitio, ENTIENDE dónde va ese €, para qué va a servir (cuando financies algo empresa, gobierno, un amigo…) y si lo que haces es comprar algo ENTIENDE qué es ese algo (una casa, la acción de una empresa que debes conocer o estudiar…). Si no lo entiendes, que la codicia no te lleve. Gracias David. Montamos nosotros una buena fiesta sin especulación, sin burbujas?

Comentario gaufrido | marzo 12, 2010 | 6:21 pm

Anda David! no te acordarás, porque siempre hablaba mas con colman. A nosotros (REM Infografica) nos hizo una pirula similar Telefónica, con el inestimable aditivo en hacernos la puñeta de Planeta Corporacion, casi a la vez que a vosotros. Os había perdido la pista despues de lo de Zinquia, y mira por donde os encuentro de nuevo gracias a un twitter de McCoy (cotizalia.com).

Pues hala, al saco de favoritos!

Comentario Jose Maria de Espona | marzo 12, 2010 | 7:18 pm

coño espona, cuánto tiempo… pues sí, era muy serio lo que había en REM, los modelos, el metareyes y el dirtyreyes, aquello sí que era liderazgo en innovación, hubo un momento que parecía que desde madrid íbamos a asaltar silicon valley, con vuestros desarrollos, el jaleo de postdata, el proyecto brainstorm y nacho sanz pastor de CAD en el NAB de Las Vegas demostrando a los de silicon graphics que sus maquinas incorporaban capacidades que ni ellos mismos conocían. Qué tiempos. Un abrazo.

Comentario peep jordan | marzo 12, 2010 | 8:18 pm

Jose!! cuanto tiempo, claro que me acuerdo! pero debe hacer mas de 10 años que no se de ti!!!

Comentario David Cantolla | marzo 12, 2010 | 10:48 pm

Sin morir en el intento y por aquello de un futuro de mirada limpia y mañanas frescas, esta fiesta hay que orquestarla. ;D http://open.spotify.com/track/2deNa2oI7Osc1VfalLWJ0R

Comentario ZeliaBlue | marzo 14, 2010 | 12:36 pm

Lo tenía a medias desde el otro día pero como siempre un gusto leerte. Gracias David.

Comentario Iñaki | marzo 17, 2010 | 12:09 pm

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Post destacados

Lo más visto

  • Destacado
  • día
  • semana
  • mes

Últimos comentarios

  • mavabadi: Lo que sí dice la teoría de colas es que el tiempo de espera medio es menor con una sola cola y n servidores que ...
  • DjKrapula: Desde luego que no aporta nada, esperaba encontrar una comparativa entre colas independientes y la famosa fila unica ...
  • marc: Este articulo no aporta nada... solo dice que es más probable no estar en la cola más rápida, pero no pq la ...
  • Rian Fortes,: I feel I am in full agreement with your post. I'm sorry you could not be more extensive for it is an excellent ...
  • health plan: You made some clear points there. I looked on the internet for the issue and found most guys will approve with your ...


Últimos Tweets

Newsletter Cooking Ideas

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone