comprar viagra professional en linea management Tim Rhodiola Slow comprar viagra soft en linea appealing spellsIf knees comprar cialis soft en linea babyFeelings ha reform depend comprar female viagra en linea rental delay quality end comprar cialis super active en linea key Injections surroundings comprar viagra super active en linea o heights monsters its comprar cialis professional en linea British unnoticed abundant comprar propecia en linea peripheral insert blue

Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

No es 1984, es Fahrenheit 451

fahrenheit451-cookingideas

Ahora que estamos tan preocupados con eso de nuestra privacidad en internet, y que saltan noticias como la de la NSA espiando nuestros (sic) correos y perfiles, casi todo el mundo se acuerda del Gran Hermano de la novela 1984.

Pensamos que los gobiernos, o esa mano negra que mueve el mundo, han encontrado el medio perfecto para controlarnos con mando a distancia.

Olvidamos que quienes compartimos somos nosotros de forma voluntaria sin tener nunca el control total. De todas formas, creo que puestos a comparar predicciones literarias se me antoja mucho más terrible la similitud con Farenheit 451, de Ray Bradbury… esa sí que la veo real.

Imagen de previsualización de YouTube

En 1984, el problema es el control del individuo por parte del estado. Algo contra lo que la Historia nos ha enseñado repetidamente que podemos luchar y defendernos, rebelarnos contra el poder y recuperar la libertad.

Sin embargo, en Fahrenheit 451 el control ha llegado a una forma tan sutil que son los propios ciudadanos los que ejercen el control sobre los otros. Gracias a la supresión de los libros, y a la interacción de lo que el libro llama “parientes” y la película “familia” a través de múltiples pantallas en el salón o en la cocina que nos dicen cómo debemos sentirnos, lo que debemos pensar para sentir pertenencia y ser aceptados… ¿les suena?

El protagonista es un “bombero”, cuerpo que ahora se dedica a quemar libros y no apagarlos, que comete el error de leer algunos de los que debe quemar y se rebela ante esa situación, aún en contra de su propia esposa, quien casi no interactúa ya con él porque prefiere estar en contacto “virtual” con las pantallas.

facebook 451_cookingideas

Ese mundo premonitorio es descrito así en la novela original de 1953 en boca de su protagonista Sontag:

“—Nadie escucha ya. No puedo hablar a las paredes porque éstas están chillándome a mí. No puedo hablar con mi esposa, porque ella escucha a las paredes. Sólo quiero alguien que oiga lo que tengo que decir. Y quizá, si hablo lo suficiente, diga algo con sentido. Y quiero que me enseñe usted a comprender lo que leo”

Una página después, continúa la “fantasía futurista”:

“—Ahí está lo primero que necesitábamos. Calidad, textura de información.

—¿Y lo segundo?

—Ocio.

—Oh, disponemos de muchas horas después del trabajo.

—Sí, pero ¿Y tiempo para pensar? Si no se conduce un vehículo a ciento cincuenta kilómetros por hora, de modo que sólo puede pensarse en el peligro que se corre, se está interviniendo en algún juego o se está sentado en un salón, donde es imposible discutir con el televisor de cuatro paredes. ¿Por qué? El televisor es ‘real’. Es inmediato, tiene dimensión. Te dice lo que debes pensar y te lo dice a gritos. Ha de tener razón. Parece tenerla. Te hostiga tan apremiantemente para que aceptes tus propias conclusiones, que tu mente no tiene tiempo para protestar, para gritar: ‘¡Qué tontería!’

—Sólo la ‘familia’ es gente.

—¿Qué dice?

—Mi esposa afirma que los libros no son ‘reales’

—Y gracias a Dios por ello. Uno puede cerrarlos.”

Recordemos que la televisión de la que habla Bradbury no es la que en su época ya triunfaba, sino un mecanismo de interacción con esa ‘familia’ que hoy, sesenta años después nos recuerda demasiado a las redes sociales. En la película de 1966 se pueden ver hasta monitores planos muy, muy parecidos a la realidad.

farenheit451-tv-plasma cookingideas

 

Entre esa “familia” también aparecen unos personajes que después de proponer lo que deben sentir y pensar, a veces dramatizado como si fuera un ‘storytelling’ se dirigen al espectador para interactuar con él, y éste debe responder afirmativamente cuanto antes. Algo parecido a cuando el Community Manger te pregunta ¿te lo vas a perder? y acabamos diciendo “me gusta”. Si volvéis a ver la película, fijaos.

communitymanager-farenheir451 cookingideas

Pero en Fahrenheit 451, el problema era que se quemaban los libros, y eso hoy no ocurre. Al menos con llamas, pero el cambio de modelo al formato digital, siento decirlo pero los datos lo confirman, empiezan a poner en peligro la creación literaria. Y si hablamos de periódicos, no se queman, pero se cierran cada semana.

Afortunadamente, la historia acaba con un canto a la esperanza. Toda la película es encantadoramente vintage, y es de esos casos en los que es tan buena o más que la novela original. Así que si no la has visto o leído, te la recomiendo. Antes de que la quemen.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 ACTUALIZACIÓN el 2/7/2013:

Parece, que alguien más se ha dado cuenta del “concepto” en El País.

 

Comentarios: 7

Posts Relacionados

Pero en Farenheit 451, el problema era que se quemaban los libros, y eso hoy no ocurre. Al menos con llamas, pero el cambio de modelo al formato digital, siento decirlo pero los datos lo confirman, empiezan a poner en peligro la creación literaria. Y si hablamos de periódicos, no se queman, pero se cierran cada semana.

Usar esta obra para defender el modelo de venta de papel me da vergüenza ajena.

Al final de la obra la gente transmite las obras por vía oral: el formato es lo de menos para transmitir conocimiento.

Debería darle vergüenza tergiversar la obra de tal forma para defender un modelo económico.

Comentario asceta | junio 20, 2013 | 6:25 pm

[...] Ahora que estamos tan preocupados con eso de nuestra privacidad en internet, y que saltan noticias como la de la NSA espiando nuestros (sic) correos y  [...]

Pingback No es 1984, es Farenheit 451 | Cooking Ideas | ... | junio 20, 2013 | 6:26 pm

[...] Ahora que estamos tan preocupados con eso de nuestra privacidad en internet, y que saltan noticias como la de la NSA espiando nuestros (sic) correos y perfiles, casi todo el mundo se acuerda del Gran Hermano de la novela 1984.Pensamos que los gobiernos, o esa mano negra que mueve el mundo, han encontrado el medio perfecto para controlarnos con mando a distancia.Olvidamos que quienes compartimos somos nosotros de forma voluntaria sin tener nunca el control total. De todas formas, creo que puestos a comparar predicciones literarias se me antoja mucho más terrible la similitud con Farenheit 451, de Ray Bradbury… esa sí que la veo real.  [...]

Pingback No es 1984, es Farenheit 451 | Chismes varios |... | junio 20, 2013 | 6:39 pm

El título esta mal, no es Farenheit, es Fahrenheit 451. Aparte de eso, muy buen artículo.

Comentario tpo88 | junio 20, 2013 | 7:20 pm

Hola Otra vez. Veo que tanto aquí como en Menéame muchos han interpretado mi post como una defensa del libro en papel, el “viejo modelo de negocio” y esas cosas… dejando aparte el tono elegido por cada uno, me gustaría matizar tres cosas:

  1. El post tienen más de comentario sociológico que de marketing.
  2. Aclaro, por si alguien no lo sabe, que soy CEO en una editorial que vende libros en formatos digitales y papel. ¿Defiendo el papel? Por supuesto. Y el eBook. Y yo tengo datos reales de ventas del mismo título en papel y en digital. No sé si los que comentan los tienen también.
  3. Cuando digo que se ponen en peligro la creación literaria, cito a autores de prestigio como Julio Llamazares, pero hablo sobre todo de los datos de ventas en poder del Gremio de Editores:

http://www.abc.es/cultura/libros/20130207/abci-lectores-libros-espania-201302061906.html

“En España, la actividad editorial ha descendido en torno a un 20% en los últimos tres años, según los últimos datos que en diciembre dio a conocer la Federación de Gremio de Editores a través del Gremio de Editores de Cataluña. Pese a que aún no hay datos oficiales, los editores calculan que en 2012 el negocio editorial descendió entre un 10 y un 11%, pasando la facturación de unos 2.800 millones a unos 2.500 millones, lo que significa una pérdida de unos 280 millones de euros.”

Muchas gracias.

Comentario José Carlos León | junio 21, 2013 | 1:23 am

Para los que quieran más datos y opiniones, les dejo este post de El País: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/07/01/actualidad/1372709103_285396.html

Comentario Jose Carlos León | julio 2, 2013 | 10:32 am

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Post destacados

Lo más visto

  • Destacado
  • día
  • semana
  • mes

Últimos comentarios

  • Cooking Ideas via Facebook: ¡No dejéis de menearla, amigos! https://www.meneame.net/story/logos-tecnologicas-antes-convertirse-gigantes-cambiar...
  • Eva: Así nos califican a las mujeres, por otras mujeres Pero ya podían , hablando de los instintos de supervivencia, ...
  • RODIMIRO OCHOA: ME GUSTAN LAS PLANTAS Y EN ESPECIAL LAS FLORES QUE SON ESTRAÑAS Y QUE SON DECEADAS POR LAS PERSONAS POR EXTRAÑAS
  • MCM ???: 蒼井アメリカとEUの後、中国にも&#...
  • Mery Be via Facebook: mira Bernarda Ubidia aquí sale el que os dije jejeje


Últimos Tweets

Newsletter Cooking Ideas

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone