Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

¿Qué sucede con tu vida digital cuando mueres?

  • Por |
  • 08.10.2009 |
  • 20:21 h.

Tu correo, tu red social, tus fotos y vídeos publicados en la Red… toda esa «vida digital» es estupenda, pero algo cambia el día en que la palmas. ¿Qué sucede entonces con todos esos contenidos? ¿A quién pertenecen a partir de entonces? ¿Y qué pueden hacer los herederos al respecto?

En Tuenti te borran la cuenta y sus contenidos. En Hotmail le entregan tus correos en un CD a un familiar, si acaso los pide. Y en Gmail, en una especie de poético renacimiento à la Google, la cuenta de correo desaparece automáticamente a los 9 meses de actividad… justo lo mismo que tardaste en nacer. Son solo algunos ejemplos de lo que puede pasar y lo diferente que es la muerte digital de lo que podríamos llamar –por decir algo– «la muerte de toda la vida».

El hipotético protagonista de esta historia tiene poco de que preocuparse, porque lo peor ya ha sucedido: su vida acabó y poco más puede hacer. Se acabo el añadir amiguitos en Facebook o subir las fotos de las últimas vacaciones para reírse con ellas; tal vez ni le dio tiempo a twittear «¡Adiós, mundo cruel!» En estos tiempos que corren, además de dejar tal vez algo de dinero en su banco, media hipoteca sin pagar y un montón de contratos con empresas de telefonía, la compañía de la luz y todo lo demás, hay otro «intangible» en juego: su vida digital.

Para mucha gente, que utiliza Internet como extensión de su vida personal o profesional, el legado que queda atrás puede ser tanto una bendición como una inmensa fuente de problemas. Sus seres queridos le recordarán por sus fotos, sus vídeos o todo aquello que escribió en un blog. Pero al mismo tiempo todo aquello peligra: ¿qué sucede con los dominios alquilados a nombre de una persona que ya no está en este mundo? ¿Pueden los familiares entrar a leer su correo? ¿Quién cobrará a partir de entonces sus cheques de AdSense?

El sentido común y la experiencia dicen que mucha gente que ve llegar el fin de sus días procura dejar todo organizado para evitar ese tipo de problemas a los familiares. Es común dejar un testamento en el que se explican las últimas voluntades, que si bien tiene una validez legal relativa según los casos, cabe esperar que los familiares intenten satisfacer, al menos en lo que respecta a lo «virtual». En ese testamento –o en otro documento preparado a tal efecto– puede haber una lista de sitios e instrucciones, tanto del mundo real como de Internet, con detalles sobre qué hacer. Es la opción que recomiendan los abogados, tal y como publicó CNET en un artículo. Si la persona quiere compartir algo tan íntimo como el contenido de su ordenador o los correos que intercambió en los últimos años basta que incluya en esos documentos las cuentas y contraseñas correspondientes y notifique a una persona de su confianza o a su abogado de su existencia.

Pero la muerte no siempre llega de forma planificada sino que en ocasiones aparece por sorpresa. En ese caso usar el sentido común y decidir entre los más cercanos al difunto lo que es más conveniente parece la mejor idea… aunque siempre estaría supeditada a las limitaciones legales, que en este caso otorgan a los herederos todos sus bienes materiales y «virtuales», por llamarlos de alguna forma. No hay que olvidar que, en cualquier caso, fue la persona fallecida quien firmó los contratos o acuerdos con empresas y servicios durante su vida, y que dichos contratos han de respetarse en lo tocante a su «nueva condición», si es que estaba estipulado. En ocasiones las empresas consideran que ese contrato tiene prioridad y que si la persona ya no existe ellas están capacitadas para tomar las medidas que consideren necesarias con sus datos.

La mayor parte de los servicios de pago quedarán cancelados automáticamente por el hecho de cerrar la cuenta del banco del difunto, simplemente por falta de pago. Muchas empresas cuentan además con procedimientos amables y poco complicados que facilitan a los familiares cancelarlo todo en esos momentos difíciles. Pero hay que recordar que algunos servicios, como los dominios de Internet, también expiran con el tiempo, de modo que si los familiares desean mantenerlos deberán preparar el papeleo al respecto. Lo mejor será en ese caso asesorarse con algún amigo experto y, en caso de problemas, con los abogados especializados.

La revista Time investigó hace poco lo que algunos populares servicios de Internet hacen exactamente con las cuentas de los difuntos. Las cuentas de Windows Live Hotmail, por ejemplo, expiran pasados unos meses, pero los familiares pueden pedir una copia de los correos del fallecido mostrando un certificado de defunción y demostrando que cuentan con poderes legalmente para ello. En Facebook los familiares pueden pedir que las cuentas se pasen a un estado especial llamado «memorial», donde no se puede añadir información ni cambiar el estado de la cuenta, aunque también pueden pedir el borrado de la cuenta y contenido.

Otras empresas como Yahoo optan por mantener siempre la confidencialidad de las cuentas de correo: si alguien fallece y no ha revelado su contraseña a nadie más, su cuenta queda simplemente inactiva. Tan solo en algunos casos en los que se ha recibido una orden judicial han entregado los materiales del buzón de correo a los familiares. Esto a veces es importante de cara a investigar las causas de la muerte, reclamar seguros o investigar sus propiedades.

En España la conocida red social Tuenti tiene una política clara al respecto: en el momento en que un familiar acredita el fallecimiento de una persona se da de baja la cuenta, junto con todo su contenido. Esta solución es tal vez la más drástica, pero la que menos problemas le causa a las empresas.

Y, finalmente, un recordatorio para quien tenga previsto dejar un testamento digital: no dejarlo guardado dentro del ordenador… detrás de una contraseña. No sería la primera vez que se produce ese «inevitable bucle sin solución» y el difunto se lleva consigo todo lo que pretendía dejar para la posteridad.

Comentarios: 12

Posts Relacionados

Interesante nota, pero también hay una “variante” del tema, ¿qué pasara con toda la información que una persona acumula de manera digital (música, videos, fotos, películas, documentales, etc.)? aunque eso depende de cada caso, ¿algunas vez han pensado que pasara con ese cumulo de información que cada persona va acumulando (claro, si acumula)? Pues a diferencia de revistas, discos y libros, los medios digitales prácticamente no sufren ante el paso del tiempo.

¿Qué será de mis mp3’s cuando ya no esté aquí?

Comentario Yassir | octubre 15, 2009 | 9:07 pm

Mirá vos… justamente estos días una de las preguntas que se me cruzaron fue esa XD – es que ultimamente me toca la muerte de cerca -.

Comentario Dani | octubre 15, 2009 | 9:08 pm

Muy acertada la imagen que ilustra el post, la hermana de Dream.

Comentario shevek | octubre 15, 2009 | 9:32 pm

[…] ¿Qué sucede con tu vida digital cuando mueres? […]

Pingback La vida digital VS La muerte. « Oye Yassir! | octubre 15, 2009 | 10:09 pm

Bienvenido a la Vida Real…

Las cosas se arreglan, antes… Y te aseguro que son bastante más complicadas… ;)

Muy interesante. Nos leemos.

Comentario Vicente Jorge | octubre 15, 2009 | 10:26 pm

LOL

Se me hizo muy buena la entrada.

Lo de Gmail es lo más; estos de Google son incapaces de hacer nada de una forma “convencional”.

Comentario geclos | octubre 15, 2009 | 10:35 pm

[…] (de Microsiervos) lo escribió en esta entrada de Cooking Ideas: un blog colaborativo de Vodafone escrito por varios de los peces gordos de la blogosfera […]

Por andar chusmeando en la cuenta de tu familiar muerto te podés enterar que era un pedófilo, delincuente, abusador, drogón, que tenía otra familia, que te metía los cuernos con media ciudad, que era hincha de Indenpendiente, que era jugador, que tenía una changa extra y se hacía llamar Yamila (cumple todas tus fantasias), que era tratante de blancas, que le hablaba pestes de vos y toda tu familia. Que te odiaba, que te estaba envenenando…

Mejor que borren todo o que nunca le den acceso a nadie…

Saludos.

Comentario Beto | octubre 15, 2009 | 10:54 pm

1 Yassir – Mi amigo Wicho escribió al respecto en un artículo titulado El cuento de nunca acabar, que viene a explicar que eso de que «prácticamente no sufren ante el paso del tiempo» no es del todo correcto, y que actualmente ya hay un montón de formatos que apenas pueden ser leídos si no tienes el hardware y software adecuados.

Por suerte existen iniciativas como KEEP, una especie de emulador universal para intentar que ese tipo de problemas sean los mínimos en el futuro.

En mi casa guardé hasta hace poco unos cuantos materiales en formatos obsoletos y la verdad es que no tengo ni idea de cómo los podré recuperar si acaso alguna vez puedo… eso incluye disquetes, programas en cinta de cassette, cintas de vídeo de varios formatos y cosas así. (Muchos ya los tiré al reciclaje porque di la tarea por imposible).

Comentario Alvy | octubre 15, 2009 | 11:03 pm

¿Qué sucede con nuestra vida digital cuando morimos?…

Artículo en el que se explica qué sucede con nuestros datos que están en internet cuando fallecemos….

Trackback meneame.net | octubre 16, 2009 | 4:13 pm

[…] Seguí leyendo en cookingideas.es» […]

Pingback ¿Qué pasa con tu vida digital cuando mueres? / INNOVA | octubre 19, 2009 | 3:56 pm

ah!! Bueno, en si me refiero a formatos como mp3, avi, jpg, etc., formatos que creo yo difícilmente desaparecerán o serán sustituidos (al menos mientras viva).

Saludos a todos desde México!

Comentario Yassir | octubre 21, 2009 | 8:12 pm

Sorry, the comment form is closed at this time.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone