Logo Vodafone

Compartir en:

3 formas de acceder a una turbina eólica offshore a 300 kilómetros y con olas de 3 metros

Parece claro que la próxima generación de parques eólicos nacerá de la construcción de molinos mar adentro, lo que permitirá captar más potencia gracias a los fuertes vientos domados por turbinas gigantescas.

Sin embargo, estos parques eólicos de gran alcance plantean un nuevo problema para los desarrolladores y personal técnico a la hora de intentar acceder a los equipos a cientos de kilómetros en alta mar y con el tiempo tempestuoso, lo que a la postre aumenta, y mucho, el coste de la energía generada.

Un concurso lanzado por la organización Carbon Trust, creada por el Gobierno del Reino Unido para ayudar a las empresas y organismos públicos a reducir sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, ha seleccionado 13 nuevos conceptos que podrían facilitar el acceso y ayudar a reducir el coste de la energía y el desplazamiento de los equipos hasta las turbinas.

Estos proyectos debían ser capaces de navegar en alta mar a 300 kilómetros de distancia, trabajar con olas de hasta tres metros de altura y mantener hasta 2.500 turbinas durante su vida útil.

El objetivo es dar con un sistema que pueda limitar el tiempo de inactividad de los generadores eólicos, ahorrando hasta 3.000 millones de € al año en costes de generación, mientras que el ahorro de emisiones se estimaría en 1,3 millones de toneladas de CO2 cada año.

El concurso se ha dividido en tres categorías: barcoslanzamiento y recuperación y sistemas de transferencia.

La nominada en la categoría «barcos» fue la australiana Nauti-Craftque presentó un concepto que propone una desviación radical de los principios convencionales de la arquitectura marina, ya que dota a los barcos de suspensión.

En este caso utiliza sistemas hidráulicos de suspensión reactiva-pasiva que mantienen la estabilidad del casco, mientras que se aceleran los tiempos de transferencia de personal y material.

Los creadores de Nauti-Craft incluyen al inventor/fundador Chris Heyring, padre de los sistemas de suspensión desarrollados por la marca Kinetic Ltd, que han sido utilizados por Mitsubishi en el Dakar y por el equipo de Citroen WRC en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

El favorito en la categoría de «sistemas de transferencia» es la alemana MoMac Offshore, con su sistema MOTS, que incluye una propuesta de brazo robótico con góndola que utiliza sensores para medir el movimiento de la embarcación y mantener la plataforma estable. El MOTS puede calcular en tiempo real movimientos del buque en vertical de hasta 3,2 m y mantener al operario sin vaivenes.

Estos brazos-MOTS pueden ser instalados en buques con capacidad a partir de cuatro toneladas, por lo que, a diferencia de otros sistemas de acceso en alta mar, es posible instalarlo incluso en barcos pequeños.

La compañía holandesa Z Technologies fue la nominado en la categoría de «lanzamiento y recuperación» con su Z PortEsencialmente, propone establecer pequeños puertos en alta mar alrededor de las turbinas.

La nave nodriza permanece en el mar anclada a parque eólico, con empleados contratados para gestionar esta suerte de dique portátil ideado para proteger a los buques más pequeños de olas altas, lo que les permite trabajar con mayor facilidad.

Z-Port puede ser equipado con equipos de elevación para hacerse cargo de las partes de las estructuras fijas en alta mar, pero también su diseño lo hace muy adecuado para las operaciones de tendido y recuperación de tuberías o cables submarinos.

Los 13 candidatos pre-seleccionados ahora recibirán una financiación de hasta 100.000 libras esterlinas para desarrollar prototipos y llevar los productos al mercado. Estaremos atentos para ver quién se hace con el premio definitivo en cada categoría, una vez que los prototipos sean testados en condiciones reales de trabajo.

Fuentes y fotos: Carbon Trust y las respectivas empresas mencionadas.

Compartir en: