Logo Vodafone

Compartir en:

43 años de Apollo 1

Apollo 1

Apollo 1 representa una de las peores tragedias en la historia de los viajes al espacio. Hace 43 años, el 27 de enero de 1967 sus tres tripulantes, Virgil Grissom (Comandante y segundo hombre en el espacio), Edward White (piloto y el primer estadounidense en hacer una caminata espacial) y Roger Chaffee (piloto) fallecieron a causa de un incendio. Fue parte de una serie de misiones con el objetivo de sobrevolar la Luna para eventualmente encontrar una zona de alunizaje.

Originalmente la misión se llamaba Apollo 204 o Apollo 3 pero cambiaron el nombre en honor a sus muertes.

Esta sería la primera misión tripulada con un modulo de comando y servicio que orbitaría la Tierra, lanzado en un cohete Saturn 1B. Es importante recalcar que el modulo de comando sí fue contruído para subir al espacio pero no para llegar a la luna. Después de Apollo 1 se esperaba hacer dos lanzamientos más durante el verano y otoño de 1967 donde se probaría justamente este método, lanzando un Apollo Command/Service Module (CSM) Además un segundo cohete Saturn 1B también sería lanzado con un módulo lunar, estando en órbita se encontrarían estas dos partes.

¿Por qué? Originalmente la NASA consideraba que la forma de llegar a la Luna era lanzando dos cohetes y hacer encuentros en órbita terrestre. Después esto evolucionaría lanzar un cohete con la cápsula y otra con el combustible, para luego viajar a nuestro satélite natural. Fue un ingeniero llamado John Houbolt quien propuso la idea del encuentro en órbita lunar que consiste en un único cohete con la cápsula y un vehículo de descenso.

La cápsula se mantenía orbitando la Luna y el módulo lunar descendería. Luego el vehículo despega para encontrarse con la cápsula para emprender el regreso a casa. Esta teoría durante años fue ridiculizada, pero fue lo que logró realmente que el hombre pisara la Luna.

El módulo de comando del Apollo 1 era más grande a diseños anteriores y tenía una escotilla que no se podía abrir desde adentro para evitar la repetición de un accidente causado por Virgil Grissom durante el programa Mercurio, que al amerizar voló por accidente la escotilla lo cual causó que la cápsula se perdiera en el mar.

Fue justamente esto lo que contribuyó fuertemente a que este sea un accidente fatal. Las pruebas antes del vuelo consistían en crear una atmósfera presurizada de oxígeno puro, pero un cortocircuito en un cable mal aislado provocó un incendio que se extendió de forma explosiva causando la muerte de los tres tripulantes en menos de 20 segundos quienes no pudieron escapar a falta de un método de salida de emergencia. El calor, humo tóxico y máscaras de gas que no funcionaban impidieron que el equipo realice un rescate desde afuera.

Durante la investigación posterior se encontraron toda clase de fallos de seguridad: herramientas abandonadas, numeroso velcro sumado al oxígeno puro causaba un ambiente peligrosísimo. La causa de muerte oficial fue intoxicación de humo.

Esta tragedia hizo que la NASA rediseñara por completo el módulo de mando antes de permitir el uso para misiones tripuladas, además de implantar un sistema llamado Premio Snoopy para incentivar la mejora de seguridad en las misiones.

43 años más tarde, aún los recordamos.

Compartir en: