Logo Vodafone

Compartir en:

9 tirolinas extremas que te pondrán los pelos de punta

Las tirolinas (o tirolesas) se están convirtiendo en una de las actividades más demandadas en centros de aventura de todo el mundo, olvidando su origen como técnica de socorro para convertirse en una diversión para toda la familia. Y así lo demuestran estas nueve tirolinas, las consideradas de las más extremas del orbe, que se han tendido en distintos países desde Sudáfrica hasta Nepal, y pasando por España y Portugal, para alegrar al verdadero amante de las emociones fuertes.

Aunque la tirolina tiene su origen en una técnica utilizada por los cuerpos de rescate del ejército italiano en la región alpina del Tirol, para salvar grandes desniveles de un modo fácil y rápido, hoy en día se usa frecuentemente como actividad de aventura y consiste en deslizarse, con un arnés de seguridad, por una cuerda o cable desde un punto de mayor altitud a otro de menor.

Por supuesto, cuanto mayor es ese desnivel y más largo es el cable, mayor es la velocidad que se alcanza, llegando en muchos casos a superar los 150 Km/h, lo suficiente para ponerle los pelos de punta al más pintado.

1- Zip 2000, Sun City, Sudáfrica

Longitud: 2.000 m. Caída: 280 m. Velocidad máxima: hasta 160 km/h.

Se anuncian como «la más larga y la más rápida del mundo». Y los que se han atrevido dicen que es la sensación más cercana a volar. No se trata de una tirolina de arnés sentado, sino que son dos los arneses que van suspendidos a un cable de acero que va desde la parte superior de un cerro de 280 metros a la parte superior de un mástil a 2 kilómetros de distancia.

En el paseo pasas de 100 m. de altura en el aire y en otras ocasiones sólo a 2,5 m. por encima del suelo, con una velocidad que alcanza los 120 km/h y en algunos puntos llega hasta los 160. Hacia el final del recorrido, el descenso se hace más lento al ir cuesta arriba, para permitir la frenada y ayudar a desmontar el paseo.

 

2- Zipflyer Nepal, en Pokhara (Nepal)

Longitud: 1.800 m. Caída: 600 m. Velocidad máxima: +160 km/h.

Situada a 200 kilómetros al oeste de Katmandú, es una de las más extremas del mundo. Y sin duda la que parte desde más alto. Hay que subir a 2.400 metros sobre el nivel del mar para alcanzar la inclinación de 56 grados con la que está tensado el cable, sentarse en un asiento-arnés especial que compite en paralelo con otro compañero y lanzarte para realizar la mejor carrera de tu vida.

Se comienza acelerando a 140 km/h mientras, a continuación, se pasa por encima de un denso bosque. Si tus ojos siguen abiertos podrás observar vistas panorámicas de un Machhapuchhre majestuoso, el Annapurna y el furioso río Seti. El viaje termina con un aterrizaje con freno progresivo en el Triángulo de Highground, en el pueblo de Hyangja.

 

3- FANTASTICABLE, Ribeira de Pena, Portugal

Longitud: 1.550 m. Caída: 150 m. Velocidad máxima: 130 km/h.

El parque de aventuras Pena Aventura Park dispone de una de las tirolinas más rápidas del mundo,  con la que podrás alcanzar más de 130 km/h. El recorrido, que conecta los lugares de Lamelas y Bustelo, es de 1.538 m. y está situado a una altura de 150 m. Ribeira de Pena se encuentra en el noreste de Portugal, a unos 50 kilómetros de la frontera española, en un terreno montañoso y de clima templado.

 

4- Dragon´s Breath, Labadee, Haití

Longitud: 800 m. Caída: 150 m. Velocidad máxima: 60 km/h.

Se trata de la tirolina más larga sobre agua del mundo, dejando caer a los pilotos desde una altura de 150 metros, para deslizarse por encima de la Bahía del Pirata, en Labadee. La tirolina es propiedad de la compañía de cruceros Royal Caribbean y es una parada popular para los barcos, al igual que el pueblo de Labadee y sus playas cercanas.

La plataforma de aterrizaje se encuentra en una formación rocosa muy singular llamada “El aliento del dragón”, ya que se asemeja a un dragón y suena como un dragón que escupe, de ahí el nombre. El sonido es creado por el oleaje que fluye hacia atrás y hacia delante chocando por debajo de la formación rocosa.

 

5- Icy Strait Point, Hoonah, Alaska

Longitud:1.625 m. Caída: 400 m. Velocidad máxima: 100 km/h.

Bienvenidos al viaje más largo en tirolina del mundo, pues llega a tardar casi los 2 minutos. Los usuarios deben subir a un monte de unos 400 metros de altura muy cercana a la playa, donde los barcos de cruceros se ven como si fueran de juguete. Allí se encontrarán con una tirolina de 6 cables para otros tantos participantes en una carrera que te llevará hacia el el puerto de Frederick y las islas circundantes. El viaje concluye en la playa de Icy Strait.

 

6- «La Gran Tirolina», Simatai, China

Longitud:1.250 m. Caída: 200 m. Velocidad máxima: 90 km/h.

Aunque la mayoría de tirolinas ofrecen unas vistas magníficas de la naturaleza, pocas involucran en el paseo a una de las siete maravillas del mundo moderno. Pero la tirolina de Gubeikou Twon hace justamente eso; y la manera de llegar a su punto de partida consiste en subir precisamente hasta la Gran Muralla de China. Después de su ascenso, y una vez lanzado, se puede explorar desde el aire la sección Simatai de la muralla, con sus 35 torres de vigilancia y su arquitectura de principios del siglo sexto.

 

7– Mokai Gravity Canyon, Taihape, Nueva Zelanda

Longitud: 1.000 m. Caída: 175 m. Velocidad máxima: 160 km/h.

Bautizada como “El zorro volador”, quienes hayan visitado este parque de aventuras experimentarán la más extrema tirolina de las Antípodas. Imagínate que eres lanzado desde una repisa 175 metros por encima del cañón que forma un río, mientras te deslizas por un cable de 1 kilómetro de largo a velocidades que quitan el aliento (de hasta 160 kilómetros por hora).

Se puede ir sólo, en tándem o en comando triple; y debido a la gran cantidad de insectos voladores que están cerca del agua, es conveniente ponerse gafas de protección. Por si fuera poco, el final se realiza «rebotando» contra la pared del cañón, para volver unos metros marcha atrás, esta vez más lentito.

 

9- Sky Trek, Monteverde, Costa Rica

Longitud: más de 1.000 m. Caída: cables de distinta inclinación que varían en altura desde 40 metros a 100 metros. Velocidad máxima: 60 km/h.

El tour de Sky Trek y Sky Tram de Monteverde, en Costa Rica, es una de las principales atracciones del área, «ya que combina la adrenalina con las impresionantes vistas panorámicas del bosque húmedo y del Golfo de Nicoya». Se trata de un Sky Walk, un recorrido a traves de plataformas sobre los árboles unidas por cables, que te llevará a través de 10 tirolinas sobre las copas, que van desde los 35 a los 770 metros de longitud, con velocidades de hasta 60 Km./h. En cada una de las plataformas se pueden tomar fotografías del paisaje. En el caso tormentas eléctricas o vientos superiores a 120 km/h se cancela el recorrido.

 

9- Senda Viva, Navarra, España

Longitud: 650 m. Caída: 150 m. Velocidad máxima: 70 km/h.

Y no podíamos terminar sin nuestra representación patria, en este caso directamente venida desde las Bárdenas Reales, concretamente desde el Parque de la Naturaleza Senda Viva de Arguedas (Navarra), que abrió al público en 2008 su atracción más preciada, una tirolina de 650 metros, «la mayor de Europa» según los responsables de la instalación (hasta que llegó su némesis ibérica, la Fantasticable portuguesa).

La tirolina de Senda Viva parte de la cima de la montaña que domina el parque y pasa por encima del bosque, la feria, y el lago. Los «valientes» que desciendan por la sirga recorrerán sus 650 metros en unos 45 segundos (un poco más si gozan de «rebote» en la recepción), alcanzando una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora.

Durante la bajada, el viajero llega a estar a una altura máxima con respecto al suelo de 25 metros. Todos los visitantes pueden hacer uso de esta atracción presentando un ticket que el parque entrega junto con la entrada, y sin coste adicional.

 

Con información de Discovery, National Geographic y Telegraph

 

Y más visiones desde las alturas:

– 30 años del Pirulí: así era el skyline de España en 1982

– ¿Qué hace la inacabada torre de comunicaciones de Tokio en un grabado del siglo XIX?

– Las 5 primeras fotografías de la Tierra tomadas desde el espacio

– Una forma única de vender abrigos en Copenhague

Compartir en: