Logo Vodafone

Compartir en:

Las obras imprescindibles del management: hoy, “El arte de la guerra”


Como es bien sabido Sun Tzu escribió un famoso tratado sobre gestión de empresas en la China del siglo V antes de Cristo. Tzu tenía un MBA por el estado de Qi, uno de los Reinos Combatienes del entonces beligerante Imperio del Centro. El tratado ha llegado hasta nuestros días con el equívoco nombre de “El arte de la guerra”, porque Tzu hubiera gustado de llamarle “¿Quién me ha robado mi tofu?” pero se vio obligado a titularle “El arte de la guerra” porque en aquel momento vendía más.
Hoy la guerra está de capa caída, al menos como género literario, pero el capitalismo sigue siendo un campo de batalla. O al menos eso es lo que considera el diario Expansión, que inicia una colección de libros de gestión empresarial con el recurrente título de Sun Tzu. Ignoro si se debe a la pereza mental o a la miopía para observar la realidad pero Expansión está surfeando una ola que se agotó hace tiempo.
La moda de inculcar a los directivos de empresas las enseñanzas bélicas de Sun Tzu surgió durante la década de los 90 en EEUU, con títulos como “El arte de la guerra para ejecutivos” o “Sun Tzu y el arte de los negocios”. En aquel período aquella estafa piramidal llamada capitalismo popular estaba en plena expansión, aún no había estallado la “burbuja punto com” y Wall Street se refrescaba a la sombra del World Trade Center. La metáfora bélica aplicada a los mercados era probablemente entonces tan fútil como ahora pero quizás tenía algún sentido: aún atábamos a la puerta del Nasdaq los perros con longanizas.
Con una tasa de paro tercermundista, una precariedad laboral desbordada y una parte sustancial de las pequeñas empresas en situación crítica, bien por la inclemencia de las importaciones baratas, bien por la avidez recaudatoria de las administraciones, promocionar  “El arte de la guerra” como manual de gestión empresarial está a mitad de camino entre el sarcasmo y la provocación. Precisamente es el tipo de mentalidad belicista, competitiva y feroz la que nos ha llevado al punto en el que estamos: si ves el mundo como una batalla tus semejantes acaban convirtiéndose en enemigos.
Así que, señores de Expansión, dejen que Sun Tzu descanse en paz, y vendan, por ejemplo, el “Ensayo sobre la ceguera”, de Saramago, mucho más actual para los tiempos que corren.
 

Compartir en: