Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Los artesanos de los efectos especiales que han hecho los edificios de ‘Blade Runner’ o las armas de ‘Thor’

En la era de los efectos digitales y la animación en 3D, en algunas películas aún es posible saborear el auténtico trabajo artesanal. Sin ir más lejos, en la recién estrenada ‘Thor: Ragnarok’, la tercera entrega del superhéroe de Marvel, más allá de los efectos especiales y la magia del croma destacan las poderosas armas y trajes elaborados a mano de sus personajes. Un trabajo minucioso que corrió a cargo de Weta Workshop, el estudio neozelandés que ha recreado escenarios y objetos reales para algunos de los largometrajes de fantasía más famosos de los últimos años: desde las armaduras de todas las películas del universo Tolkien hasta el traje termóptico de ‘Ghost In The Shell’, pasando por la futurista ciudad a escala de ‘Blade Runner: 2049’.

El taller dio el salto a la fama gracias a la saga de ‘El Señor de los Anillos’ y continuó con ‘El Hobbit’. De hecho, Peter Jackson está considerado el mecenas de este grupo de artesanos del séptimo arte. Desde entonces, su reconocimiento no ha dejado de crecer, consiguiendo 5 Óscars y convirtiéndose en el mayor referente de este singular sector. Repasamos algunas de las recreaciones más impresionantes de su carrera:

La Tierra Media elaborada a mano

En Weta Workshop se trabaja mucho el concepto de ‘maxitura’, que vendría a ser la recreación de un escenario en miniatura a gran escala. Entre otras, las grandes ciudades y más conocidos rincones de la Tierra Media, desde el Abismo de Helm a Minas Tirith, fueron construidas y pintadas por este grupo de artistas a una escala media: nada de pequeñas recreaciones al estilo Warhammer o de animación 3D. Estas estructuras se han convertido en uno de los sellos del taller y permiten grabar vistosos planos aéreos y de inmersión que llevan a los espectadores hasta el interior de las edificaciones.

No obstante, Jackson estaba decidido a llevar la Tierra Media a la gran pantalla de la forma más realista posible, por lo que también encargó al taller un trabajo minucioso sobre la indumentaria de los personajes que Tolkien describía en sus obras. Más vistoso aún en la trilogía de ‘El Hobbit’, en sus películas se puede observar el trabajo realizado por Weta Workshop con la caracterización de los enanos, cada uno con unos detalles y unas armas trabajadas con precisión. Incluso los orcos parecen reales ya que, en lugar de ser diseñados por ordenador, sus rostros fueron moldeados y utilizados como máscaras por actores reales. Peter Jackson se puede dar por satisfecho con el resultado final de escenas de combate como la de ‘La batalla de los cinco ejércitos’.

La ciencia ficción es artesana

Sin embargo, el viaje de las historias de Tolkien a la gran pantalla no supuso la primera vez en la que lo material y lo digital se daban la mano para crear una obra maestra: en 1977 salía a la luz una de las obras cumbres del género de la ciencia ficción, ‘Star Wars’, y el público se quedaba boquiabierto con unos efectos especiales y una puesta en escena jamás vista hasta el momento. En realidad, las naves y escenarios de aquella modesta película estaban recreados a base de ‘corchopán’ y juegos de luces, sin que ello quisiera decir que las escenas no resultaran creíbles, ya que consiguió meter a los espectadores en la realidad de una galaxia muy, muy lejana.

Weta Workshop recoge el testigo de aquel tipo de cine que creó escuela y, aunque hoy se cuenta con infinidad de medios digitales para poder emular estructuras y paisajes sobrecogedores, las grandes películas de ciencia ficción siguen apostando por la escenificación plástica hecha de manera artesanal.

Un buen ejemplo es la reciente secuela de ‘Blade Runner’, que pese a contar con impresionantes efectos especiales ha recurrido a la vieja fórmula artesanal para representar la hipotética ciudad de Los Ángeles del año 2049. Weta Workshop construyó 37 edificios, de los cuales el más grande tenía una altura de metro y medio. Todo ello, a base de impresión 3D, madera, pintura, objetos reciclados, basura real… En definitiva, una obra de arte trabajada al detalle para que los espectadores se sumergieran en un futuro decadente y sucio:

Otro de los platos fuertes del género de este año, ‘Ghost In the Shell’, también ha contado con el impecable trabajo de este taller neozelandés. Aunque cueste creer que en una película tan futurista tenga cabida el oficio artesano de Weta Workshop, fue precisamente su buen hacer en el ámbito de las vestimentas lo que les llevó al éxito en la versión cinematográfica de este manga. El curioso traje termóptico utilizado por Scarlett Johansson en el ‘film’ fue diseñado y confeccionado por el taller: elaborado con látex a medida de la voluptuosa actriz norteamericana, este ropaje pretende emular el color de la piel y está confeccionado de una sola pieza, unida por la espina dorsal.

La impresión 3D al servicio del cine

Los tiempos y la tecnología han evolucionado considerablemente desde que el estudio Weta Workshop comenzara su particular carrera en 1987, en series de televisión como ‘Hércules’ o  ‘Xena: la princesa guerrera’. Pese a su modo de hacer artesanal, lo cierto es que el taller ha recibido con los brazos abiertos una de las tecnologías más importantes e innovadoras de los últimos años: la impresión 3D.

Gracias a ella han podido combinar la precisión del diseño digital con las artes puramente manuales con las que desarrollaban hasta ahora el atrezo de las películas. Así, ahora en el taller neozelandés los objetos y escenarios que luego se usan en los rodajes nacen gracias a un trabajo doble: se imprimen estructuras y piezas que más tarde el taller se encarga de aderezar y pintar a mano.

Fe de ello puede dar la última producción del universo cinematográfico de Marvel, ‘Thor: Ragnarok’, en la que Weta Workshop ha trabajado aportando tanto el vestuario como los accesorios de los personajes del filme.

Los artesanos más reputados del séptimo arte se valieron de la impresión 3D para crear un casco lo suficientemente grande como para entrar en la cabeza de ‘Hulk’ (interpretado por Mark Ruffalo). Pero de lo que más satisfechos se muestran en el taller es de los 16 trajes de distintos colores diseñados para el personaje del Gran Maestre, con una estética futurista que da vida a las armaduras en amarillo, rojo, verde y morado. La gerente de producción Danielle Prestidge dijo que era probablemente la mayor cantidad de color que habían usado nunca antes en un trabajo de vestuario.

En cualquier caso, toda una demostración de que este tipo de trabajo bien hecho no ha sido expulsado ni mucho menos por los hoy abundantes efectos especiales: lo artesanal sigue siendo el mejor aliado de una industria que nos lleva (con algo de ayuda tecnológica, eso sí) a fantásticos mundos futuristas con ciudades creadas a mano.


Con información de Digital Trends, Weta Workshop y Tested. Imágenes de Weta Workshop.

Nunca dejamos de aprender del séptimo arte:

– Pantallas de cine en 3D sin gafas

– Noches de cine: cómo Hollywood nos ha enseñado a distinguir los sueños

– Así serán el cine y la televisión con Apple, Google y Facebook luchando por el trono

– Trece novelas que alguien debería adaptar al cine

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone