Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Por qué los chalecos reflectantes son amarillos si el verde fosforito es más visible

Cuando de nuestra seguridad en la carretera se trata, toda precaución es poca. Una de las principales lecciones que se aprenden en las autoescuelas es que, en caso de que nuestro vehículo sufra un desperfecto y se detenga en mitad de la vía, no podemos bajar del mismo sin ir equipados con un chaleco reflectante que advierta de nuestra posición al resto de conductores. Sin embargo, según recientes estudios, aunque pensemos que son sumamente visibles tanto el naranja y el amarillo que suelen dar color a estos chalecos, existen otros colores mucho más visibles para el ser humano. ¿El que más? El verde.

El ojo humano es más sensible a los colores que se sitúan en la franja que va del amarillo al verde y tiene una menor sensibilidad cuando son tonos rojos o azules. Pero la elección de esos tonos para los chalecos no solamente está relacionada con el comportamiento del cuerpo humano, sino que al tratarse de colores que son poco habituales en otros elementos que podamos encontrar en las vías de circulación llaman rápidamente la atención al resto de conductores, que se percatan rápidamente de que algo ha pasado.

No obstante, lo cierto es que los chalecos que llevamos todos en la guantera podrían mejorarse. A tenor de las investigaciones realizadas por el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido, existe un tipo de color verde que resulta visible a una longitud de onda de 555 nanómetros, es decir, el punto en el que un mayor número de conos del ojo humano se estimulan. Si representamos en una curva gráfica cómo nuestro sentido de la vista percibe el brillo de los distintos colores, este verde estaría en la cúspide de esa curva de luminosidad relativa. A partir de ahí, el resto de los colores, aunque estén arriba, se verán peor.

Y ahí no acaba todo, ya que está probado que tiene un 100% de eficiencia luminosa. De esta forma, se especifica que, si existen tres fuente luminosas (siendo una roja, una verde y otra azul y con una intensidad de radiación similar), ¿sabéis cuál parece más luminosa? Efectivamente, la verde. Le seguirían la luz roja y la azul, en este orden. De ahí que la mayoría de los vehículos que circulan por las carreteras no vayan equipados con ninguna luz azul y sí con varias de tonos más rojizos.

¿En qué quedamos? ¿Naranja, amarillo o verde?

No son pocas las dudas que muchos conductores tienen en este aspecto. Que si el chaleco que llevo en el coche debe ser amarillo, que si debe ser naranja, que si tiene o no tiene que llevar bandas reflectantes… En España, la Dirección General de Tráfico, que a finales de 2016 puso en marcha una campaña para concienciar del uso de esta prenda y reducir el número de atropellos, solamente apunta que los chalecos deben ser de alta visibilidad y estar certificados como tal. No especifica si tiene que ser de uno u otro color.

No obstante, en este sentido, hay quien opina que lo más acertado quizá sería mantener los colores que se han utilizado hasta ahora para no despistar a los conductores. Al igual que pasa con los ciclistas o los motoristas, nada más ver un chaleco reflectante, quienes circulan junto a ellos en coche identifican más fácilmente que se trata de un vehículo más inofensivo. Es más, en el caso de las bicicletas hay que respetar la distancia respecto a ellos a la hora de realizar la maniobra de adelantamiento.

En estos casos, el contraste juega un papel clave. No se trata solo del color, sino que el movimiento también es fundamental. No hay más que ver, por ejemplo, las luces parpadeantes que muchos ciclistas que circulan de noche deciden llevar en sus bicis o bien en sus cascos. Si bien señalizan perfectamente su posición y el resto de pilotos pueden identificar rápidamente que se trata de alguien dando pedaladas sobre dos ruedas, no es por el color, es por el movimiento y el tamaño en este caso de la fuente lumínica.

La prenda del futuro

Con todas estas premisas, ya hay quien se ha atrevido a lanzar la prenda con más visibilidad. Ha sido la firma Vollebak, la misma que ya en su día creó una sudadera rosa que además de abrigarnos nos ayudaba a relajarnos (supuestamente), ha presentado una prenda que cumple con la regla de los 555 nanómetros, es decir, que permite una mayor visibilidad para los ciclistas o los peatones y evitar así atropellos en las calles y las carreteras.

Se trata de una prenda de color verde, lo más cercano a ese tono que más conos de nuestros ojos estimula que los diseñadores e ingenieros de la marca han podido obtener. En lugar de apostar por desarrollar nuevas herramientas tecnológicas, han preferido depositar la responsabilidad sobre el color y, lo más importante, la percepción que los seres humanos tenemos del mismo.

Por si esto fuera poco, han llegado para mandar al traste la idea que siempre habíamos tenido de que era necesario una prenda reflectante completa. Siguiendo sus propias investigaciones, que parten de unos estudios que realizaron unos científicos suecos allá por la década de 1970, bastaría con colocar 8 pequeños puntos reflectantes en el torso de un ciclista o un motorista, por ejemplo, para que los conductores pudieran verlos aun en situaciones de oscuridad. Además, situados en ciertas partes del cuerpo, como las articulaciones, crearía un efecto tridimensional de tal forma que podrían llegar a percibir de forma clara que se trata de una persona que se está moviendo a cierta velocidad.

En definitiva, los nuevos avances científicos y tecnológicos están propiciando que aquello que parecía inamovible se transforme para intentar mejorar. Más aún si, como ocurre en este caso, hay vidas humanas en juego. Así que presta mucha atención: más pronto que tarde quizá tengas que cambiar el chaleco reflectante que llevas en tu coche o bien por otro verde o, quizá, por una sudadera de ese mismo color.


Con información de Bicycles, FastCoDesign, The Guardian, Wikipedia, Ministerio del Interior, National Physical Laboratory y Zatos. Las imágenes de este artículo son propiedad de Garry Knight y Josh Larios

¡Brillando con luz propia!

¡Frena, que no hay nada! La rotonda fantasma que juega con la mente de los conductores

Ernst Dickmanns, el desconocido padre alemán de los coches inteligentes

Diez sorprendentes bicicletas para ser el rey del carril bici

Los desmanes más escalofriantes de las carreteras españolas

Comentarios: 1

Posts Relacionados

[…] – Por qué los chalecos reflectantes son amarillos si el verde fosforito es más visible […]

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone