Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Como ciudades en miniatura: la belleza de un chip a escala milimétrica

portada

Aunque los utilizamos todos los días, apenas reparamos en los pequeños circuitos que forman parte de los móviles y ordenadores y permiten su funcionamiento. Cada sistema informático tiene un ‘cerebro’, que normalmente se aloja en el interior de los aparatos, oculto a la vista del usuario. Aunque tienden a pasar desapercibidos, estos chips sí han despertado la curiosidad del fotógrafo Christoph Morlinghaus, que se ha detenido a observarlos muy de cerca.

Computerwelt’ es una serie de macrofotografías que transforman los corrientes chips en imágenes misteriosas y de gran belleza. Los microprocesadores aparecen como enigmáticas ciudades en miniatura donde la línea del horizonte se difumina y las dimensiones se rompen.

La fascinación de Morlinghaus por estos circuitos comenzó cuando Cisco Systems, una empresa que fabrica equipos de telecomunicaciones, le contrató para que realizara unas fotografías de unas placas base.

Le maravilló tanto la belleza de una tecnología tan cotidiana pero que pasa inadvertida que estiró el trabajo un semana más para capturar detenidamente las pequeñas tarjetas. Lo que comenzó como un encargo técnico acabó por convertirse en una serie fotográfica, ‘Motherboard’ (en español, placa base).

Las imágenes de ‘Computerwelt’, publicadas el año anterior, nacen de este primer contacto con la tecnología, pero en lugar de las placas base, esta vez los protagonistas son los microprocesadores. Tanto unos como otros, a través de los ojos de Morlinghaus, parecen ciudades vistas desde arriba. Quizás se deba a que está más acostumbrado a capturar edificios y paisajes urbanísticos, a pesar de que siempre insiste en aclarar que no es un fotógrafo de edificios.

mb1

Hasta en sus imágenes tecnológicas se puede descubrir una visión arquitectónica. El ojo del espectador visualiza fácilmente los tejados de pequeñas casas o grandes rascacielos, las líneas que dibujan carreteras y calles; todo se queda en la imaginación del que ve.

El artista, que nació y estudió en Alemania, trabaja en Nueva York y el tema recurrente de sus fotografías es el entorno moderno en el que vivimos. “Se parece a un horizonte que tuviese tres dimensiones”, explica el autor refiriéndose a sus fotografías de los microprocesadores. “Te puedes perder totalmente en él”.

Una proceso lento y puntilloso 

Para el segundo proyecto, el fotógrafo carecía de una empresa que le diese la oportunidad de acceder a los aparatos tecnológicos y poder fotografiarlos con tiempo. Por eso se le ocurrió investigar en foros online y pedirlos allí. Con el tiempo pudo reunir un buen número de chips y se los llevó a un estudio de Miami para trabajar con ellos.

Una vez con los chips en el estudio se topó con las primeras dificultades, pues no es tarea sencilla fotografiar un objeto tan pequeño. Aunque el artista cuenta con un sistema de iluminación avanzada, el objetivo tenía que estar abierto durante tres minutos para poder capturar correctamente cada imagen. Esto es como si para hacer una fotografía tuviéramos que pulsar durante tres minutos el botón de disparo de la cámara. Como es natural, los profesionales cuentan con un equipo especial y utilizan un mando de control remoto para que la imagen no salga borrosa por el movimiento de la propia mano. Aún así, Morlinghaus tuvo que disparar varias rachas de fotografías para que la imagen saliera totalmente nítida.

Para realizar esta paciente tarea se sirvió de la cámara Sinar P2, que tiene un pequeño fuelle y una lente especial. La minuciosidad del trabajo era tal que si alguien encendía el aire acondicionado del estudio, el fotógrafo tenía que volver a empezar todo el proceso de captura. Además, tuvo que limpiar a conciencia el polvo de cada chip, pues una sola mota puede estropear el resultado.

Sinar_P

Morlinghaus define su manera de trabajar como muy meticulosa, además de solitaria. La serie se compone tan solo de siete fotografías, pero realizarlas le llevó una semana entera. Aparte de la fotografía en sí, trabajó en el revelado de los negativos.

El resultado, además de su belleza estética, aporta una innovadora mirada a la tecnología que damos por sentada. “Siempre busco la mejor imagen, la documentación no me interesa en realidad”, afirma el artista. Sea por su visión o por su técnica, o más bien por una mezcla de ambas, Morlinghaus cuenta con un gran número de seguidores. Aparte de Alemania, ha recibido premios en Francia e Inglaterra y ha expuesto su trabajo en varias ciudades de Estados Unidos.

DIE2-Motorola+MC68020RC16B

 


Con información de Wired, Another Something y Metropolis. Imágenes de Christoph Morlinghaus (1,2,4) y LeRauxe (3)

Otras historias pequeñas pero grandes, como un chip:

Quince irónicos carteles de ‘Los Simpson’ que pasaron desapercibidos

Cadenas de televisión monotemáticas con reclamos chanantes

La serie futurista de los padres de ‘El Ministerio del Tiempo’ que no vio la luz

Diez canciones que el cine y la televisión han arruinado a base de ponerlas todo el rato

Comentarios: 1

Posts Relacionados

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Aunque los utilizamos todos los días, apenas reparamos en los pequeños circuitos que forman parte de los móviles y ordenadores y permiten su funcionamiento. Cada sistema informático tiene un ‘cerebro’, que normalment…

Trackback Bitacoras.com | agosto 25, 2016 | 1:22 pm

Sorry, the comment form is closed at this time.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone