Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Las ciudades bajo el agua que planea construir el nieto de Cousteau

Hoy 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos, que bajo el lema “Nuestros océanos, nuestro futuro” celebra la belleza, la riqueza y el potencial de estos ecosistemas para nuestro planeta. También es un día para recordar a todos aquellos que jugaron un papel importante en la protección de los entornos oceánicos. Como el divulgador Jacques Cousteau, cuyo gusto por las profundidades marinas le llevó en 1963 a pasar 30 días debajo del agua en la Conshelf II, una plataforma instalada en el Mar Rojo. En 2014, su nieto, Fabien Cousteau, batía su récord, viviendo 31 días bajo las aguas de Florida utilizando sólo un laboratorio submarino, el Aquarius, como base de operaciones. Ahora, este aventurero que continúa con el trabajo de protección y estudio de los océanos que comenzó su abuelo, quiere construir urbes submarinas al estilo de las edificaciones que ambos utilizaron durante sus estancias bajo el mar.

La idea de Fabien pasa por edificar estas microurbes en las plataformas continentales, es decir, en el fondo submarino de las 200 millas náuticas de océano que pertenecen a los países con costa. En estas zonas sería posible el estudio de las fuentes hidrotermales y de distintos factores relacionados con el cambio climático.

Además, las construcciones multifuncionales con las que sueña este apasionado del mar estarían preparadas también para el estudio de la biología marina, para la experimentación con la biosfera e incluso para la investigación bioquímica con el objetivo de encontrar la cura a distintas enfermedades. Y aunque en un principio necesitarían estar unidas al continente por una suerte de cordón umbilical que les proporcionara energía y otros suministros, con la financiación suficiente estas microciudades podrían ser completamente autosuficientes y romper su conexión con tierra firme.

Sin embargo, ahí reside el principal problema del proyecto: la financiación. La estancia submarina de Cousteau nieto en el laboratorio Aquarius de los Cayos de la Florida, la única instalación de este tipo en el mundo, tuvo que retrasarse varios meses porque el gobierno estadounidense retiró su apoyo al proyecto. Y aunque al final pudo sumergirse en las profundidades del océano —donde cuenta que se sintió como en casa y que los peces les observaban como si  los humanos fueran el acuario—, solo pudo hacerlo gracias al apoyo privado.

“La administración actual [la de Estados Unidos], desafortunadamente, no apoya la ciencia y la tecnología”, explica Cousteau. “Es triste ver cómo un país que un día fue líder en ciencia y exploración pasa a un segundo plano frente a otros gobiernos que están entusiasmados con las posibilidades de este proyecto”, añade.

Por suerte para los entusiastas de los océanos, sí que parecen existir varios territorios que comienzan a estar interesados en su exploración, aunque sea con el objetivo de explotar sus posibilidades energéticas. Alemania y Corea del Sur ya están invirtiendo en energía maremotérmica, un tipo de energía renovable que utiliza las diferencias de temperatura entre las aguas oceánicas profundas, más frías, y las superficiales, más cálidas, para mover una máquina térmica y generar electricidad. Además, el plan económico a cinco años vista que reveló el gobierno chino en 2016 incluía la fabricación de un laboratorio submarino.

Una tecnología que ya existe

Aunque la idea de las microciudades submarinas pueda sonar un tanto irrealizable, una buena parte de la tecnología necesaria para hacerlas posible ya está desarrollada o en camino, gracias a la investigación realizada en pos de la colonización espacial. Los astronautas entrenan para sus misiones debajo del agua, los hospitales emplean cámaras hiperbáricas para acelerar los procesos de curación y los científicos usan el océano como una representación de las condiciones extremas del espacio.

Además, distintos proyectos de la NASA ya estudian la acuaponía y la alguicultura (el cultivo de algas) así como la posibilidad de cultivar tejido humano en el espacio para hacer frente a posibles emergencias médicas (en este caso se cultivaría en las ciudades sumergidas).

La generación de oxígeno también ha sido ampliamente investigada: una población del tamaño de una pequeña familia podría obtener oxígeno a partir de una columna de agua y también podrían llevarse desde tierra firme reservas de oxígeno para varios meses. Además, la agencia aeroespacial norteamericana también está llevando a cabo estudios sobre electrólisis del agua y con dióxido de carbono para intentar producir oxígeno de forma autónoma.

Los colonizadores del océano

Al igual que sucede con futuras colonias en el espacio, Cousteau nieto cree que no habría problema en convencer a investigadores e intrépidos que quisieran mudarse al fondo marino, aunque considera que hay que ser una persona muy especial para querer vivir en Marte o en el fondo del océano.“No creo que en la sociedad actual haya una mayoría de personas que quieran separarse de lo que les es cotidiano, de sus familias, de todas las cosas que aman por largos periodos de tiempo. Pero… ¿puedo imaginarme a un grupo de gente que estarían dispuestos a hacerlo? Absolutamente, sin ninguna duda”, afirma.

Por el momento, el sueño submarino de Fabien Cousteau es únicamente un deseo que busca transformarse en realidad. Sin embargo, con la financiación y la investigación suficiente, sus urbes oceánicas permitirían realizar grandes avances científicos, conocer rincones inexplorados —solo se ha estudiado un 5% de los océanos— y estudiar desde una perspectiva muy diferente fenómenos como el cambio climático.


Con información de InverseThe Guardian, Daily Mail. La foto principal de este artículo es propiedad de q phia.

Más historias en las que sumergirse:

Ríos de agua hirviendo, cárceles secretas y otras charlas TED para aprender mucho en solo 15 minutos

El genio que convirtió su blog para informáticos en un gigante de internet

Diez cosas que te harán mirar con otros ojos a los insectos

Tecnología de asistencia a invidentes: más allá de la realidad virtual

Comentarios: 1

Posts Relacionados

[…] – Las ciudades bajo el agua que planea construir el nieto de Cousteau […]

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone