Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Este restaurante ofrece comida hecha por abuelas de distintas culturas del mundo

Compartir en:

Este restaurante ofrece comida hecha por abuelas de distintas culturas del mundo

nonna

Entrar en el restaurante Enoteca Maria, situado en el distrito neoyorquino de Staten Island, es una delicia para los sentidos: allí se ofrece comida casera, platos de todo el mundo realizados con amor y mimo, como si fueran hechos por alguien de la familia. Quizá parezca una simple frase hecha y, al fin y al cabo, es lo típico que cabría esperar de muchos restaurantes. Sin embargo, en este local es literalmente cierto: la comida está preparada por abuelas venidas de todo el planeta para cocinar las recetas que solo ellas conocen a la perfección.

La idea fue del dueño del Enoteca Maria, Jody Scaravella. Hace una década, a Scaravella se le encendió la bombilla cuando fallecieron las mujeres de su familia (su abuela, su madre y su hermana) y quiso rendir un homenaje a la ‘nonna’ italiana, la mujer mayor con una gran habilidad en la cocina que queda demostrada ante toda su familia día tras día.

Como cuenta en la propia página web del restaurante, uno de los recuerdos de su infancia era ver a su abuela materna yendo al mercado a comprar y cómo, cuando creció, se dio cuenta de que ella había sido el depósito de la identidad y cultura familiares. “Creo que, inconscientemente, solo estaba tratando de parchear los agujeros en mi vida, y ver a una abuela italiana en la cocina era mi idea de consuelo”, explica.

Según cuenta, en la cocina ellas son iguales que en sus familias: la parte más importante de la estructura. “Cuando pones a estas abuelas que están en lo más alto [de sus familias] juntas en un espacio, todas parecen estar al cargo y preguntándose qué está haciendo esa otra gente ahí”, bromea.

nonna

Entusiasmado con la idea, Scaravella puso un anuncio en un periódico en italiano. En él decía que buscaba “amas de casa italianas para cocinar platos regionales”. Tras aquellas primeras ‘nonnas’ vinieron otras más, de países tan distantes entre sí como Siria, Polonia, Francia, Turquía, Argentina, Nigeria, República Checa, Kazajistán o Venezuela. Todas ellas proceden de distintos barrios de la ciudad de Nueva York, aunque son emigrantes de sus respectivos países.

salsa

carne

A cualquier hora hay por lo menos dos abuelas en la cocina: una de Italia y otra de otro país. Además, en plantilla hay también un ‘nonno’: Giuseppe, un abuelo originario de Calabria que prepara platos tradicionales como ñoquis y raviolis. También hay mujeres jóvenes. Cuando Scaravella charla con clientes del restaurante sobre el concepto del local, “siempre les pregunto si conocen a alguien que quiera cocinar”, relata.

Su sabiduría, en libros y clases

Una década de cocina casera da para mucho y el saber de las abuelas italianas de este restaurante ha quedado guardado en un libro con vistosas fotografías. En él se incluyen recetas y anécdotas de las cocineras, con platos que van desde una pasta hasta los postres. En el libro se puede leer sobre recetas típicas como el ‘risotto’ (arroz cocinado con diversos productos) o comprobar los diferentes platos que se preparan con los ‘linguini’ y los ‘tagliatelle’, dos tipos de pasta alargada.

Por si esto fuera poco, algunas de las abuelas van a dar clases en el Enoteca Maria. ‘Nonnas in Training’ es un proyecto que pretende pasar recetas y técnicas de generación en generación, igual que las cocineras las recibieron de sus antepasadas. “Cada vez que estas señoras están en la cocina, cientos de años de cultura salen de la punta de sus dedos. Creo que eso es mágico”, resume Scaravella.

Las clases son gratuitas, individuales y en horario de mañana, y hay que registrarse por internet. Eso sí, no vale escoger ‘nonna’: será el equipo del restaurante quien le asigne una abuela a cada aprendiz según los huecos que haya libres. No obstante, no deja de ser mágico desconocer qué nacionalidad y plato te tocará aprender.

Además, Scaravella también ha desarrollado Nonnas of the World, un libro virtual en el que comparte fotos y recetas de abuelas llegadas de todo el mundo gracias a los internautas. República Dominicana, Argelia o Irlanda son algunos de los países de los que podemos conocer sus platos típicos.

pasta

Abandonando Manhattan

En estos diez años, han sido muchos los curiosos que se han acercado hasta allí para probar esta deliciosa comida casera y, en algunos casos, recordar la que les preparaban sus abuelas. Scaravella asegura que ha recibido llamadas de Australia, Inglaterra y, cómo no, Italia, para hacer reservas. También de todos rincones de Nueva York, sin olvidar a los habitantes del mismísimo Manhattan: “Es muy halagador, porque hay un restaurante cada veinte pasos en Manhattan. ¿Por qué están viniendo aquí?”, se pregunta. Evidentemente, es por los platos. Y encima, platos preparados por la abuela.

Quien quiera acercarse a la Enoteca Maria, solo puede hacerlo de miércoles a domingo (por si acaso, mejor previa reserva). No cierran hasta que todo el mundo se va a casa, así que cualquier hora será buena para salir con el estómago satisfecho. Y ojo, porque muchos aplauden a las abuelas cuando terminan de comer. El amor con el que cocinan bien vale una ovación.

Con información de Enoteca Maria (1, 2, 3), Gothamist y Mental_floss. Imágenes de Instagram (1, 2, 3, 4, 5).

Otras historias de chuparse los dedos:

Poner las calorías en el menú de un restaurante no hace que comamos más sano

Del agua del grifo a la comida quemada: los diez museos más insólitos del planeta

Un restaurante crea una hamburguesa de 45 kilos para acallar las bromas de los glotones

¿Qué tienen que ver Churchill, el padre del “Oh My God!” y la Primera Guerra Mundial?

Compartir en: