Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Cómo el cruce inteligente acabará con los semáforos

semáforo

El coche sin conductor será más seguro que la conducción humana o no será. Más allá de los puntuales accidentes de tráfico que han tenido lugar durante las primeras pruebas del que, parece, será el automóvil del futuro, las grandes compañías siguen buscando la forma de hacer que sensores y algoritmos se unan sobre cuatro ruedas para que cualquier vehículo autónomo lleve a sus pasajeros hasta su destino sin que sufran percance alguno, sea de noche, llueva o nieve.

Pero la seguridad no será su única ventaja. Mientras cabe la posibilidad de que sus pasajeros se aburran, el asfalto de las ciudades estará menos congestionado y, como consecuencia directa, los vehículos consumirán menos combustible y el medioambiente estará menos contaminado. Jugada perfecta. Por lo menos sobre el papel.

Aun así, se estima que todavía queda un lustro para ver a los primeros vehículos autónomos circular por nuestras carreteras. Para notar al cien por cien sus efectos, habría que esperar mucho más tiempo y comprobar así todas las ventajas que puede tener toda una flota compuesta exclusivamente por coches sin conductor. Por suerte, algo puede ir llegando antes: si los coches pueden ser inteligentes, los cruces también.

Hasta ahora, semáforos, rotondas y alguna que otra señal de tráfico son los encargados de gestionar los cruces de calles y carreteras. Sin embargo, el investigador Ali Reza Fayazi, de la Clemson University de Carolina del Sur, propone llevar a cabo un salto dotando a los cruces de inteligencia para que sean ellos mismos los que gestionen el tráfico.

Su propuesta, para empezar, pasa por eliminar la existencia de los semáforos. Si bien en principio puede parecer una idea peligrosa, las pruebas llevadas a cabo por Fayazi vendrían a demostrar que su sistema no solo es seguro, sino que permite que los vehículos consuman en torno a un 19 % menos de combustible.

Según su trabajo de investigación, un cruce de cuatro vías gestionado por un sistema inteligente sería cien veces más eficiente. Para lograrlo, el sistema tendría acceso a la posición GPS exacta de cada uno de los vehículos que se aproximan hasta el cruce en sí y, a través de un algoritmo, controlaría la velocidad de cada uno de ellos para que todos puedan seguir su camino sin necesidad de detenerse por completo. Y todo ello evitando que choquen entre sí, claro está.

Los precedentes sin semáforos

Aunque pueda parecer utópico e incluso insensato, varias ciudades en Inglaterra, Alemania y Holanda ya han probado a cargarse unos cuantos semáforos. En 2009, la ciudad inglesa de Portishead retiró los semáforos que regulaban el tráfico en su calle principal. Lo hicieron como parte de un estudio de cuatro semanas que buscaba la forma de reducir las concentraciones de vehículos en la calle.

Los resultados no sólo sorprendieron, sino que gustaron, y mucho. Los vehículos que circularon por la zona lo hicieron a unos 30 kilómetros por hora, y no hubo ningún accidente que lamentar. Hoy en día, conductores y peatones de Portishead conviven sin la tiranía del semáforo. En su lugar, sentido común y cortesía regulan el tráfico en los cruces de caminos.

La idea también tuvo éxito en Bomhte, Alemania. Allí, los resultados causaron tal estupor que ahora es en Hamburgo donde se plantean implementar este sistema, que ya fue utilizado, también en 2009, en el centro de Londres. En cualquier caso, la extinción del semáforo no será una moda que se extenderá únicamente por su buena acogida en cuatro o cinco ciudades europeas. El gran responsable de la caída del imperio tricolor será, sin duda, el coche inteligente.

La prueba

Así que más allá de tratarse de una idea a largo plazo, el propio Fayazi utilizó su coche para probar las posibilidades del sistema que ha desarrollado. En el Centro Internacional de Innovación del Transporte de Carolina del Sur, el investigador puso a prueba el primer cruce inteligente del mundo con la ayuda de un grupo de coches virtuales: no se encontraban rodando sobre el asfalto, pero eran detectados por los sensores del cruce con la misma nitidez que su propio vehículo.

Si bien Fayazi habría deseado hacer la prueba con un vehículo autónomo, tuvo que conformarse con un coche en el que un iPhone y un ordenador enviaran información al cruce inteligente y la recibieran de este. Era ahí donde se obtenía el dato más importante: a qué velocidad debía circular a cada momento para pasar por la intersección sin chocar con uno de los coches virtuales.

A lo largo de una hora, solo 11 coches tuvieron que detenerse por completo en el cruce inteligente. Paradójicamente, según el propio investigador, durante ese mismo tiempo se detienen más de mil vehículos en una intersección regulada por un semáforo al uso. Así, su prueba queda más que comprobada: un cruce inteligente capaz de regular la velocidad de los vehículos que se aproximan a él para que puedan pasar todos sin necesidad de detenerse es más eficiente (e igual de seguro) que una intersección tradicional.

No obstante, se trata de una prueba de concepto cuya aplicación al mundo real debería tener en cuenta alguna que otra cuestión. Para empezar, en muchas de estas intersecciones los peatones juegan un papel fundamental, y ahí se antoja complicada la posibilidad de que un algoritmo controle su velocidad. Por otra parte, al igual que con los coches autónomos, para establecer uno de estos sistemas habrá que esperar a que la práctica totalidad de los vehículos que circulan en una ciudad estén conectados, algo que no parece que sucederá de un día para otro.

Sin embargo, sí que podría ser el sistema perfecto para las carreteras del futuro. No en vano, de cumplirse las predicciones del mismísimo Elon Musk, el tráfico el día de mañana no irá sobre la superficie. Él, a través de The Boring Company, ya trabaja en los túneles que podrían llevar el tráfico rodado a un lugar subterráneo. Quién sabe si, en un futuro a medio plazo, los algoritmos deciden a qué velocidad van los coches bajo tierra para evitar accidentes (y ahorrar algo de combustible).


Con información de Ars Technica y Ali Reza Fayazi. Imágenes de Gerben Jacobs y Ali Reza Fayazi.

Arranca, que llevo manos libres:

Los ‘dummies’ deben engordar (como nosotros) para evitar accidentes de tráfico

Los semáforos están agonizando (y el coche inteligente les dará la puntilla)

La feria de los inventos imposibles donde Google conoció Earth y el coche inteligente

Robos, infidelidades y otras pilladas del coche de Google Street View

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone