Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Diatriba contra el tatú

Hay bellísimos tatús dibujados sobre hermosas pieles que envuelven cuerpos apolíneos. Son los menos.

Cada cual es muy libre de hacer con su piel lo que le venga en gana –pintarrajeársela, agujereársela o darse friegas de amoníaco- pero si todavía no has cometido el error de marcar tu cuerpo cuan ganado vacuno, he aquí una serie de consideraciones a tener en cuenta. Tú mismo.

1. El tatú no sabe de futuro (pero el futuro existe)

Las personas suelen tatuarse en el apogeo de su esplendor físico, esa estrechísima franja de tiempo que transcurre entre los 14 y los 22 años, con suerte. Dado que la popularización del tatú en nuestro país es un acontecimiento relativamente reciente se empiezan a ver en playas, piscinas y saunas las primeras generaciones de tatuados talluditos.

Nada realza tanto un fornido bíceps veinteañero como un tatú tribal (ver foto) pero el veinteañero es hoy cuarentañero y ¡ay! dos décadas de sedentarismo, cañas y tedeté han convertido su fornido brazo de antaño es una informe masa muscular en la que el tribal, otrora recio, cuelga lánguido, como cruel burla del paso del tiempo.

2. El tatú saca una foto fija (pero la vida es móvil (y móvil es Vodafone))

Aquella enorme cruz gamada que lucía el espectacular torso de Edward Norton era el peaje al período de feroz fanatismo que hubo de pagar el protagonista de “American History X”. Después de pasar por la cárcel y conocer la molicie que esconde el supremacismo, un Norton redimido –con flequillo donde antes había cráneo rasurado- reniega del nazismo pero ¡ay! la esvástica le recuerda en el espejo cada mañana aquel que fue y que ya no es.

Dirán Vds. que existen métodos probados para borrar los tatús, pero intenta eliminar de tu pectoral una cruz gamada del tamaño de la cabeza de un niño chico. Ni con salfumán. Opción B: añadir trazos hasta convertir la esvástica en una pieza de Tetris.

Tal vez el ejemplo (ficticio) del nazi redimido Derek Viyard sea exagerado pero seguro que Vds. tienen en mente algún otro caso de tatú que dejó de representar a su dueño: ese amor eterno que duró lo que dura un corto invierno (“Winona forever”); ese motero que inmortalizó su pasión por la Harley tatuándose el águila preceptiva en la espalda y ahora conduce un monovolumen; ese miembro de la mara Salvatrucha que aspira a convertirse en profe de yoga pero no puede porque tiene la cara hecha un cromo

La tragedia del tatú es que al final uno se ve obligado a seguir comportándose como manda el tatú, más cuanto más visible sea éste.

3. El tatú individualiza…¿sí? ¡No!

Hacerse un tatú se ha convertido en una especie de rito de paso a la mayoría de edad para jóvenes y jóvenas, como ponerse tetas (ellas) o, en tiempos, llevar el chaval a putas (ellos). Así, su presunta condición individualizadora queda neutralizada por su democratización: al final todo se reduce a elegir entre el catálogo disponible un modelo que se ajuste a nuestro carácter, personalidad, ingresos y extracto social. Un ítem más a degustar en la inabarcable oferta que nos brinda la economía de mercado. ¡Qué tiempos en los que sólo los piratas, los yakuzas y los presidiarios presumían de tatú!

Recientemente leí las declaraciones de un preboste del Real Madrid, diciendo que el modelo de hombre que “se llevaba” (sea lo que sea esto) era Cristiano Ronaldo, un tipo que ha declarado su piel espacio libre de tatúes, superando el paradigma “obsoleto” de Beckham, la antigua estrella del club blanco, propietario de una epidermis como de marino mercante. “Los aficionados del Real Madrid ya no llevan tatúes”, afirmaba con seriedad el aludido. ¿De veras? ¿Se los han borrado todos desde que llegó el portugués y cambió la moda?

Comentarios: 31

Posts Relacionados

[…] Diatriba contra el tatú https://www.cookingideas.es/diatriba-contra-el-tatu-20100706.html  por markitos.mhm hace 2 segundos […]

Pingback Diatriba contra el tatú | julio 6, 2010 | 3:03 pm

[…] » noticia original […]

Pingback Diatriba contra el tatú | Noticias ihy | julio 6, 2010 | 4:06 pm

Hubiese sido una perdida de tiempo menor y no tan superficial leer alguna declaración de Paris Hilton…

Comentario m4yhem | julio 6, 2010 | 4:21 pm

Vaya, m4yhem, parece ser que ya te tatuaste. Cachis…

Comentario Iñaki Berazaluce | julio 6, 2010 | 4:52 pm

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Hay bellísimos tatús dibujados sobre hermosas pieles que envuelven cuerpos apolíneos. Son los menos. Cada cual es muy libre de hacer con su piel lo que le venga en gana –pintarrajeársela, agujereársela o darse friegas ……

Trackback Bitacoras.com | julio 6, 2010 | 5:06 pm

Por una vez tengo que estar en desacuerdo con vos! El futuro, el mañana, como dice Maharaji (Prem Rawat) es el día que nunca llega, porque siempre aparece convertido en hoy. Y si no haces cosas porque en el futuro te van a colgar las chichas… mejor no haces casi nada. Bueno, algun post tuyo tendría que no entusiasmarme para que mi admiración parezca real no? :)

Comentario Idoia | julio 6, 2010 | 5:27 pm

¿De modo que eres una fan en silencio, Iodia? Porque salvo un semi de acuerdo en el artículo de los toros (toros no, carne sí) no recuerdo que te hallas pronunciado sobre mis desvaríos. Reconoce ahora: ¿dónde tienes el tatú? ¿quién te envía?

Comentario Iñaki Berazaluce | julio 6, 2010 | 5:44 pm

El último punto me recuerda la estandarización que sufre casi todo cuando el privilegio que conlleva realizar algo o alcanzar algún logro (ya sea la mayoría de edad o conquistar el Everest) se desvirtúa, y la gente piensa, equivocadamente, que por “usar” o lucir los privilegios ya tienes conseguido el logro. Un par de ejemplos rápidos: el pelo largo era signo de los hombre libres en Inglaterra. El navegante que pasara el Cabo de Hornos podía ponerse un pendiente, no descubrirse ante la realeza y mear contra el viento… Llevar el pelo largo no te hace un hombre libre y ponerte un pendiente no indica que hayas realizado una gran proeza… tatuarte no te otorga nada que no tengas ya. (Me parecen bien los tatuajes no estoy en contra de ellos de ninguna manera, si se usan con moderación y conocimiento, como casi todo =P).

Comentario Kohai | julio 7, 2010 | 10:42 am

jajaja, Iñaki, nada de en silencio, pero más offline que online. Preguntale a Mar Abad sino es verdad que me he identificado: “hola, me llamo Idoia y soy fan de Iñaki Berazaluce” en más de una ocasión. Los post de vegetarianos, me han hecho cambiar la dieta (no del todo a la vegetariana hasta que no se acepten las alitas de pollo como verdura, claro, pero lo más cerca posible). Me voy a hacer una chapita de esas IÑAKI’S FAN. No tengo ningún tatuaje, pero que en el futuro se me vaya a poner el pelo blanco no quita que ahora me ponga mechas :) ¿no?

Comentario Idoia | julio 7, 2010 | 11:56 am

Menuda …….(a gusto del lector) de “reseña” hacia los tatuajes. Lo primero que pregunto es que si el autor está tatuado. Parece que le tiene miedo a los tatuajes, o que un tatuado le ha robado su novia, no lo tengo claro, eso sí, los ningunea como si los tatuajes y los tatuados fueran heces.

Queda muy “de bien” el hablar de los pocos tatuajes realmente buenos e interesantes, cuando después se raja a “troche y moche” de ellos. Haciéndome eco de “se te ve el plumero”.

Los tatuajes para la mayoría de los tatuados de verdad (y de mentira), son símbolos, formas de vida, recuerdos de experiencias, mensajes hacia otros, o simplemente estética. Los tatuajes son una tradición en muchas partes del mundo. Ahora bien, si el autor solo quiere criticar y apoyar el ” y cuando tengas 60 años, ¿qué?” me parece estupendo, pero es una falta de respeto, una falta de información tremenda, y una soberana tontería, la típica frase que esgrime alguien que no tiene narices a pincharse tinta.

Llevo bastantes tatuajes, incluso donde no se los imaginaría, y me seguiré haciendo tatuajes, porque no me importa lo que diga la gente, esa gente como usted que critica sin conocer, y que si fuera jefe de contrataciones de una empresa vomitiva, seguro que no contrataría a ningún tatuado, quizás porque los tatuajes le impidan hacer su trabajo y le obliguen a hacer el vago. Me seguiré haciendo tatuajes porque me siento bien con ello, me hacen mejor persona, me hacen creer en mi, y sobre todo, porque a la famosa pregunta de los 60 años, yo siempre contesto que “ya estará el pescado vendido, todos estaremos viejos”.

Si usted es una de las personas que no se tatúan por el que dirán, por tener un trabajo mejor ( donde solo vives para estar en al oficina llenando la cartera a otros de forma descarada) o similares, felicidades, es usted otro eslabón de esta cadena, como nosotros, pero seguro que yo, como otros, por fuera y por dentro, somos como queremos ser.

Comentario Pantera | julio 7, 2010 | 12:52 pm

Me parece una vergüenza que cookingideas contrate a un bloguero de tal talante tan pésimo y vergonzoso. Primero habla de los tatuajes con un total desconocimiento de la cultura del tatuaje que para nada va ligado a los cuerpo apolíneos, tal vez en el caso de los gays metrosexuales, que seguramente el susodicho autor deteste porque tiene toda la pinta de facha, y peor aún, de débil mental.

Pero más allá de una opinión tan digna como cualquier otra que es la suya, empobrecida por una exposición paupérrima, una argumentación si cabe más pésima todavía, me pregunto. A la marca que está detrás de este blog, qué se le ha pasado por la cabeza al contratarlo????? Marca además cuyo público objetivo es un sector, entre otros muchos, joven, con tatuajes, y sobre todo, amantes d ela libertad de expresión. Supongo que el nuevo objetivo de marketing será echar a perder su reputación online, y posicionarse como la marca que opina superficialmente acerca de las personas, esas personas que contratan sus tarifas planas, su internet y que sí, llevan en una gran proporción tatuajes. Me pregunto si esto se convertirá en el caso Nestlé Social Media II. Tanta gente tan válida y en paro y le dan, no sólo trabajo, sino la voz de la marca a un impresentable, inculto e idiota como éste.

Comentario Monica | julio 7, 2010 | 1:05 pm

Totalmente de acuerdo con los comentarios que ponen a parir este post. Pero como apunta Mónica, preocupado a la vez por la aparición de un texto así en un blog corporativo. Ésta no sólo es la opinión de Iñaki, que como persona, debería respetarse y si no gusta, ignorarla y listo. Sino que este post ha sido supervisado y se le ha dado el visto bueno de una empresa con millones de clientes y que maneja aún muchos más millones de euros.

Comentario Felipe | julio 7, 2010 | 1:35 pm

Es sorprendente, y lo peor de todo, es que es un grave error que puede perjudicarles muchísimo, todo por la gracia de su antii-tatuajes sin fundamento. Tal vez su siguiente punto de ataque deberían ser los autónomos, así se aseguran que pierden un 60% de su clientela. Nunca me he alegrado tanto de pertenecer a Movistar.

Comentario Monica | julio 7, 2010 | 1:57 pm

Iñaki, no seas tatuado(vago, “modas” y borrego social) y danos una contestación, por favor.

Un tatuado aburrido laboral.

Comentario Pantera | julio 7, 2010 | 3:39 pm

Iñaki, estoy viendo otras publicaciones tuyas y el público te da en sus comentarios hasta en el pasaporte.

Que desinformación, y yo que pensaba que solo habías metido la pata con este articulo….

Comentario Pantera | julio 7, 2010 | 3:46 pm

Ladráis, luego cabalgo…

Comentario Iñaki | julio 7, 2010 | 4:04 pm

Que decepción.

Comentario Pantera | julio 7, 2010 | 4:09 pm

Venga, Pantera, te voy a contestar:

“Lo primero que pregunto es que si el autor está tatuado”.

Negativo.

“O que un tatuado le ha robado su novia”

Negativo (que yo sepa)

“Los tatuajes para la mayoría de los tatuados de verdad (y de mentira), son símbolos, formas de vida, recuerdos de experiencias, mensajes hacia otros, o simplemente estética”.

Me parece fenomenal. Que se tatúe quien le venga en gana.

“Si el autor solo quiere criticar y apoyar el ” y cuando tengas 60 años, ¿qué?” “

Incorrecto. Doy dos argumentos y medio más. Leer el artículo completo.

“Es una falta de respeto”.

¿Hacia quién? ¿Es que sólo se puede estar a favor del tatú? ¿Es una falta de respeto estar contra los quads porque hay gente que los conduce?

“Quizás porque los tatuajes le impidan hacer su trabajo y le obliguen a hacer el vago”

De nuevo, negativo.

“A la famosa pregunta de los 60 años, yo siempre contesto que “ya estará el pescado vendido, todos estaremos viejos””.

Respetable de nuevo. Como digo al principio: tú misma (pero si te hubieras leído el artículo antes igual ni te hubieras hecho el primer tatú). Lo hago por vosotros.

“Si usted es una de las personas que no se tatúan por el que dirán, por tener un trabajo mejor ( donde solo vives para estar en al oficina llenando la cartera a otros de forma descarada) o similares, felicidades, es usted otro eslabón de esta cadena”

Soy otro eslabón de la cadena, qué duda cabe, pero podría estar tatuado hasta en la glotis si quisiera porque nadie me divisa en mi guarida.

PD: ¿De dónde habéis salido todos? ¿Ha salido esto enlazado la Gaceta del Piercing o qué?

Comentario Iñaki | julio 7, 2010 | 4:17 pm

Si, la verdad es que si contestas, pero en Morse, sin argumento, y no digas que has argumentado, puesto que el argumento que precede es digno de un infante. Y me gusta que presumas diciendo “lee el articulo”, obvio de que lo he leído, lo hemos leído, y hemos llegado a la conclusión de que es un iluminado prepotente, el tono que utiliza para contestar es contraproducente con su labor aquí.

Vodafone, que bajos habéis caido publicando este articulo prejuicioso, anticuado y de nuevo, contraproducente en cuanto captar adeptos.

“Respetable de nuevo. Como digo al principio: tú misma (pero si te hubieras leído el artículo antes igual ni te hubieras hecho el primer tatú). Lo hago por vosotros.”

Esto es la mayor falta de respeto, actitud chulesca, provocadora, digan de un cibermalote ( siempre detrás del ordenador, estos eran los que recibían las leches en el colegio, y ahora llenos de rabia atacan a todo y todos), un maleducado, en definitiva, de muy poca elegancia y clase para permitirse el lujo de ganarse la vida escribiendo.

Una VERGÜENZA.

PD: Y soy hombre.

Comentario Pantera | julio 7, 2010 | 4:37 pm

Pues yo, que vivo en Inglaterra, donde la tradición tatuadora tiene unos cuantos años más no dejo de flipar con lo patibularios que parecen esos papás viejunos que bajan al chaval a pasear por el carrito mientras lucen unos tattoos descoloridos en sus rosáceos brazotes, así que no puedo estar más de acuerdo. Le Guayominí, trois points!

Comentario Arturo Minglanillas | julio 7, 2010 | 6:29 pm

una verdadera vergüenza este bloq,cuanta incultura y cuanto problema psicologico reprimido por el que diran! un poquito de personalidad y menos cirticar lo que no se conoce por favor!

Comentario arte | julio 8, 2010 | 1:06 am

Hola.

No tengo ningún tatuaje y no estoy de acuerdo con casi nada del artículo (con algunas cosas sí).

La psicología social dice que los humanos, especialmente los jóvenes, tienen una fuerte necesidad de identificarse con un grupo, especialmente para diferenciarse del resto de grupos. Es normal, por tanto, llevar identificadores de grupo. Esto nos afecta a todos los humanos.

Tú también los llevas, quieras o no. Utilizas todo un código de comportamiento social a base de símbolos más o menos visibles. Llevas una ropa determinada, vas a determinados sitios, compras en ciertas tiendas… Y en otras no entras. No puedes escapar de la identificación grupal.

No es ni bueno ni malo, forma parte de la naturaleza humana, porque nos gusta relacionarnos con otros humanos y sentirnos uno con ellos. El gay que va a un bar se siente cómodo allí, identificado y hasta cierto punto protegido. Lo mismo con el hincha de un equipo de fútbol, que se sentirá cómodo en el bar de una peña de su equipo viendo un partido.

Por tanto, esto es como el chiste de Mafalda en el que Felipe espeta “¡No quiero ver la tele! No quiero ser uno más de esos que ven la tele” y Mafalda le replica “Bueno, ahora formas parte de esos que no ven la tele…” Ante la depresión de su amigo, Mafalda enchufa el aparato. Tú perteneces, igual que yo, al grupo de gente que no tiene tatuajes.

A mi que alguien se tatúe no me parece ni bueno ni malo. En algunos casos -pocos- el tatuaje es elegante, como el de una amiga que se dibujó un delfín minoico en el tobillo, y le quedaba muy bien. En otros el gusto es abominable. Pero me causa curiosidad la diatriba que causa el tema.

Yo pienso que lo mejor es dejar que cada cual haga lo que quiera. Hay una ley de aborto para que las mujeres tengan la opción de elegir qué hacer con su cuerpo. Lo mismo con el divorcio, las saunas gays o los cruceros por el Caribe: la gente puede elegir usarlo y no se ve obligada a nada. Puedes estar de acuerdo o no, pero no puedes forzar a los demás a hacer lo que a ti te parece correcto. En esto es evidente que estamos de acuerdo. Lo que me llama la atención es la necesidad de postular una opinión sobre el tema de los tatuajes y no sobre si es mejor el gin tonic o el bloody mary, el helado de chocolate o el sorbete de fresa, cuando en definitiva son cuestiones personales de elección y preferencia.

Pero todo eso es opinión. Lo que me llama la atención es el uso de “tatú”. Esta palabra no existe en el diccionario de la Real Academia con la acepción de “tatuaje”.

tatú. (De or. guar.). 1. m. Arg., Bol., Par. y Ur. U. para denominar diversas especies de armadillo.

Saludos.

Comentario Warp | julio 8, 2010 | 10:32 am

“Querida Emily: mi novio se ha tatuado el escudo heráldico de su familia en el mentón. Yo le quiero, pero cada vez que le miro me da un mal. ¿Qué puedo hacer?

http://www.slate.com/id/2259711/

Comentario Iñaki Berazaluce | julio 8, 2010 | 5:20 pm

A ver Iñaki, retrasados los hay con y sin tatuajes. Hay gente que se lo hace alocadamente y otros que lo llevábamos preparando 5 años. Lo que llevo forma parte de mi, no para mostrar al resto, sino porque lo siento mío, parte de mi pensamiento/mentalidad. Arturo: El tatuaje, como cualquier otra parte del cuerpo, requiere un mantenimiento, habrá gente que lo lleve descolorido, pero hay mucha más personas con o sin tatuajes que, por ejemplo, no se ducha y eso me preocupa más aún.

Comentario Felipe | julio 9, 2010 | 7:55 am

Que manía con llamarles tatús. Son TATUAJES. De toda la vida. El “tatú” es un bicho de la Pampa sudamericanas. También conocido como “armadillo”.

Comentario José Luis | julio 10, 2010 | 10:27 am

¡Qué risa la Pantera!

“Me seguiré haciendo tatuajes porque me siento bien con ello, me hacen mejor persona (¿?), me hacen creer en mi (WTF!)”

Qué poca personalidad, señor. Píntate lo que te salga de los huevos, pero no pretendas imponer lo que deben opinar los demás. Si pensamos que estáis ridículos, pues te aguantas.

Comentario Gorka | julio 12, 2010 | 4:04 pm

Yo también estoy en contra: de llamarles tatús a los tatuajes pero también de llamarles tatuajes, y de las señoras gordas (a esas las odio), y de los que van al gimnasio, los que usan polyester en su ropa (horteras!), los que usan tintes o Clearasil, estoy en contra de los que odian lo que opinan los demás, pero también de los que no odian (qué pasa? no sienten o qué?). Ah! y los que usan tiritas nasales, esos si que son unos inconscientes, con toda la fosa nasal ahí abierta. Estoy en contra de todos los que no saben lo mismo que se yo, que es muchísimo si lo comparamos con cualquier hormiga del mundo. Vamos, que estoy en contra de mucho y mal, por eso normalmente me guardo mis neuras para mi (menos hoy amigos, que me apetecía compartirlas con vosotros ).

Comentario Anxo | julio 14, 2010 | 8:14 am

Yo odio a todos los que compran productos Apple (y eso que escribo desde un Macbook). La vida está llena de seres horribles que hacen cosas horribles. Por suerte, esto no es más que un artículo en un blog de Vodafone.

Pd: también me declaro en contra de la palabra “tatú”. De hecho, he entrado en este artículo por error, pensando que iba a encontrar una diatriba contra el tabú. Imagina mi consternación ante lo que me he encontrado.

Comentario kurtz | julio 15, 2010 | 4:51 pm

[…] -Diatriba contra el tatú. 0 Comentarios […]

Muy buenos los comentarios que leí! Lastima que no puedo decir lo mismo de este post. El que se tatua por moda, allá el; pero estamos los que lo hacemos por gusto y nos tiene sin cuidado los prejuicios ajenos.

Comentario Sabina | marzo 20, 2011 | 9:15 pm

Me parece el articulo, una mierda y no entiendes de tattoos ni entiendes a la gente, dedicate a otros menesteres, por que aunque te a enchufado tu viejo en este mundillo, vas de culo Iñakiri, a parte estos de vodafone tienen el mismo cerebro que tu, y el que te contrata es el campeon de todos los de vodafon, pues no tienes ni idea de toda la gente autonoma que somos de vodafon,y trabajamos onradamente en este mundo, no como tu !claro! asta el dia que e leido tu maravillo articulo de mierda, el cual lo voy a reenviar a U.N.T.A.P. union nacional tatuadores y anilladores profesionales de España, a la cual pertenezco, para que se pasen a la competencia telefonica, saludos al MOÑAÑA de vodafon que te contrata, para que critique sobre la gente que son clientes AGUR.

Comentario Jesus Guio | junio 14, 2011 | 9:41 am

Sorry, the comment form is closed at this time.

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone