Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • El artista que hace alucinantes disfraces solo con globos

Compartir en:

El artista que hace alucinantes disfraces solo con globos

glen1

Todos tenemos sueños, unos más plausibles que otros, pero solo unos pocos invierten su tiempo y su dinero para llevarlos a cabo. Glenn LaValley es el ejemplo ideal para animar a esos pocos. Este canadiense de 54 años decidió cambiar su traje y su corbata por una indumentaria multicolor y una bolsa enorme de globos. El ahora artista lleva 15 años creando increíbles disfraces y esculturas solo con globos y transmitiendo la magia de este arte a los más pequeños.

Sus creaciones sirven de inspiración para muchos artistas de la singular rama de la globoflexia. No en vano, LaValley va más allá de las simples figuras que acostumbramos a ver y, con solo aire y unos globos, es capaz de crear enormes esculturas y originales disfraces. Pero, antes de conseguir dedicarse en cuerpo y alma a su pasión, tuvo que abandonar una carrera en comercio y un puesto como analista en un departamento de tecnología de una empresa bancaria en Edmonton.

La semilla de su aventura tuvo lugar hace casi dos décadas. Para entretener a su hija pequeña y a sus sobrinos, comenzó a aprender pequeños trucos de magia. “Pero me di cuenta de que cuando el truco de magia se acaba, no deja huellas físicas para recordar la experiencia”, cuenta el canadiense en declaraciones a Cooking Ideas. Fue entonces cuando decidió probar con la globoflexia, ya que le permitía regalar algo tangible a los niños.

4

Tras unas pocas actuaciones en familia, LaValley descubrió que hacer figuras de globos era una manera muy efectiva de conectar con el público. Según él mismo, esta actividad es muy útil para romper las barreras sociales y unir a completos extraños. “Me gusta mucho lo que significan las mágicas esculturas de globos para la gente, la forma en que se sienten atraídas por la creación de algo sorprendente y sustancial a partir de un poco de aire”, explica.

La atracción que le despertaba esta forma de arte fue incrementándose hasta el punto de que, cuando tenía un poco de tiempo libre o se encontraba de viaje, se dirigía a las plazas y a las cafeterías para practicar y entretener a la gente, solo por la propia satisfacción de hacerlo. Aunque le entusiasma conectar con los adultos, al artista le fascina aún más la reacción que es capaz de despertar en los más pequeños. “Me encanta cuando los niños se van emocionando cada vez más cuando retuerzo los globos y cómo se iluminan sus ojos cuando les doy la figura creada”.

big-daddy_front1_nobackground-4_no_wm_hires

alien

Sin embargo, LaValley no se dedicaba simplemente a retorcer globos para hacer flores y espadas. Ya en sus comienzos como artista de la globoflexia, el canadiense creaba espectaculares disfraces: genios, ogros y monstruos creados a base de inflar y doblar para sorprender a su público. Sin saberlo, LaValley estaba labrándose un futuro muy distinto al que le deparaba su profesión.

Pero de una simple afición a una profesión hay un gran salto y LaValley tuvo que meditar mucho la decisión. De mediana edad y con una larga carrera a sus espaldas, dar el paso no solo no era sencillo, sino que parecía un giro descabellado. “Fue un cambio enorme dejar la comodidad de un trabajo diario y regular», cuenta ahora este profesional de la globoflexia. «Mi mayor preocupación era no encontrar negocio suficiente para pagar las cuentas y no cumplir con los objetivos financieros”.

Por ello, el cambio fue gradual. Comenzó a dedicarse al mundo de los globos de manera profesional durante los fines de semana y algunas tardes después del trabajo. Tuvo la suerte de toparse con un agente de entretenimiento infantil que le aportó la orientación necesaria para desenvolverse en el sector. A medida que hacía más actuaciones, comenzó a desarrollar su propia identidad artística. Mejoró sus habilidades con los globos, se ideó una modo de vestir original y perfeccionó su equipo y los materiales.

A pesar de sus avances, él quería más y más. “El trabajo que tenía no cubría mis necesidades artísticas y no estaba creciendo profesionalmente. Me di cuenta de que estaba deseando la globoflexia mucho más que ir a mi trabajo diario de oficina”, explica. Así, la necesidad artística le llevó a probar suerte y tirarse a la piscina. “Mi esposa Margo fue mi mayor apoyo”, nos cuenta. “Me animó a tener fe en mí mismo, en mis habilidades y en elegir una carrera que me hiciera feliz”.

3

Sin embargo, no todo es de color de rosa. Con su nuevo trabajo, LaValley ahora debe invertir más horas cada día que con el anterior puesto. “Como propietario de un negocio pequeño y siendo mi propio jefe, una de las partes más difíciles es encontrar el equilibrio entre el trabajo y mi vida”.

De aficionado a mentor

Cuando comenzó a practicar la globoflexia en las cafeterías, en ocasiones había curiosos que le preguntaban por sus creaciones y deseaban aprender el arte. En la actualidad, LaValley organiza una sesión de aprendizaje mensual y comparte con todo tipo de artistas sus ideas y trucos para retorcer los globos y crear con ellos disfraces y esculturas.

glen5

glen4

Cuando descubrió la convención Twist And Shout, que se celebra en Florida (Estados Unidos), descubrió la gran cantidad de personas que comparten su misma pasión y decidió compartir con esa singular comunidad artística su experiencia y sus métodos profesionales. A través de Facebook, el artista ofrece consejos, ayuda en los diseños de otros profesionales y también aprende de los demás. “Hay todo un grupo de personas en el mundo que son como yo y les gusta la globoflexia tanto como a mí”.

Aparte de ayudar a resolver problemas de diseño e inspirar a otros con nuevas ideas y formas, un aspecto muy importante es la motivación. “Tomar medidas para realizar tus sueños te llevará al camino de la felicidad y al crecimiento personal”, sentencia con seguridad. “Fíjate en los posibles obstáculos que te impiden dar un gran cambio y luego aborda las dificultades una por una”.

El artista nos asegura que, a pesar de la incertidumbre del principio y de las dificultades que ha ido sorteando, el resultado no podría ser mejor. “Me siento más realizado y feliz como artista de globos que con mi antiguo trabajo. Tengo un deseo muy fuerte de hacer a la gente feliz y transmitir alegría, mi profesión actual me permite hacerlo en casi todos los encargos que tomo”.

glen3


Con información de CBC. Todas las imágenes pertenecen a Glenn LaValley.

Otros artistas de distintos gremios:

Fotografía ‘in-game’, el arte de sacar el perfil bueno a un videojuego

Los GIF de las cavernas: así se usaba el fuego para animar pinturas rupestres

El coleccionista de cajas de pizza que supo ver el arte en la joya de la cocina italiana

El hombre que irrumpió en un museo como delincuente… ¡para colgar sus cuadros!

Compartir en: