Logo Vodafone

Compartir en:

El tiempo es un pañuelo: distancias temporales que cambiarán tu idea de la historia

¿Cuántas veces has mirado el reloj sin que el tiempo haya avanzado aparentemente? En cambio, en otras tantas ocasiones las horas pasan volando sin darte apenas cuenta. Sin duda, el paso del tiempo es relativo y, como no podía ser de otro modo, también afecta a la percepción que tenemos de la historia.

¿Sabías que Cleopatra vivió en una época más cercana a la aparición de Instagram que de la construcción de la Gran Pirámide de Guiza? ¿O que ya ha pasado más tiempo desde que cayó el muro de Berlín que los años que se mantuvo en pie? Incluso te sorprenderá saber que el primer ordenador llegó a España antes que el color se popularizara en la televisión o que Apple y Microsoft nacieron antes de que Sony creara el primer ‘walkman’. Todos ellos datos sorprendentes sobre hechos históricos que te harán replantearte tu percepción del tiempo:

Cleopatra e Instagram

La última reina del Antiguo Egipto vivió entre el 69 y el 30 antes de Cristo, un tiempo lejano del que nos separan más de 2.000 años. Sin embargo, el lanzamiento de Instagram en 2010 está más cercano a la época de Cleopatra que ella de la construcción de la Gran Pirámide de Guiza, alrededor del 2550 a.C. No en vano, de la red social la separan unos 2.040 años mientras que de la mayor pirámide de Egipto le distancian casi 2.500 años.

Sagrada Familia y Revolución Francesa

Por curioso que nos resulte, el inicio de la construcción de la Sagrada Familia está más cercano a la Revolución Francesa que a la actualidad. El templo diseñado por el arquitecto Gaudí lleva construyéndose en Barcelona desde 1882, una fecha que está más cerca al periodo iniciado en 1789, cuando uno de los conflictos sociales y políticos más relevantes del mundo cambió el rumbo del país vecino.

‘Smartphones’ y la disolución de la URSS

Aunque nos parece que los teléfonos inteligentes llevan poco tiempo con nosotros, cambiará tu percepción sobre el asunto si comparamos su llegada con algunos hitos históricos. El primer ‘smartphone’, IBM Simon Personal Communicator, salió a la venta en 1994, una fecha más cercana a la disolución de la URSS, en 1991, que al lanzamiento del primer iPhone en 2007, del cual lo separan más de 10 años.

Muro de Berlín y su construcción

El muro de Berlín también nos pone en sobre aviso respecto al paso del tiempo. En 1989, ese símbolo de la Guerra Fría cayó (hace ya 29 años). Se trata de un intervalo de tiempo algo mayor que el periodo durante el cual estuvo en pie: de 1961 a 1989 (28 años).

Microsoft, Star Wars y el ‘walkman’

También las grandes compañías de la tecnología y sus respectivos nacimientos dan para hacer comparaciones temporales curiosas. Microsoft nació en 1975 y Apple en 1976. Ambas fechas fueron previas al estreno de la primera película de Star Wars en noviembre de 1977 o al lanzamiento del mítico ‘walkman‘ de Sony en 1981.

Primeros ordenadores y teles a color

Aunque en la actualidad estamos más que familiarizados con ambos dispositivos, hubo un día  en el que no fue así. La primera emisión de un programa a color en la televisión española tuvo lugar en 1969: era el Festival de Eurovisión. Sin embargo, por curioso que nos parezca, aunque el color no se podía disfrutar en la teles españolas, los ordenadores ya llevaban una década en España. El primero llegó en 1959 para gestionar las líneas ferroviarias de Renfe. Se trataba del modelo de IBM 650 Magnetic Drum Calculator que, en la actualidad, forma parte de los fondos del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Mario Bros y el hombre a la Luna

El 13 de septiembre de 1985 salía a la venta el videojuego ‘Super Mario Bros‘ con un simpático fontanero como protagonista. Sin embargo, aunque nos parezca algo reciente, la aparición de Mario Bros está más cerca a la llegada del hombre a la Luna (1969) que a nuestros días. En concreto, 16 años separan al bueno de Mario de aquel gran paso para la humanidad, mientras que son 33 los años que llevamos siendo auténticos fans del fontanero más famoso del mundo.

Julio César y la Muralla China

También Julio César y su época nos vale para establecer curiosidades temporales. Por ejemplo, ¿sabías que su nacimiento está más cerca del final de la construcción de la Gran Muralla China que del inicio de las obras del Coliseo? Concretamente, Julio César nació 100 años antes de Cristo, la Muralla China se completó en el 221 antes de Cristo y el anfiteatro romano levantó sus primeras piedras en el año 70 d. C. La diferencia entre el famoso personaje y el monumento chino es de 121 años, mientras que del romano le separaron 170.

El Quijote, la Capilla Sixtina y la Gioconda

La obra maestra de Cervantes también permite hacer comparaciones. Se estima que el manco de lepanto tardó 15 años en escribir Don Quijote de la Mancha, un tiempo menor que el que Leonardo empleó en pintar La Gioconda y mayor que el que Miguel Ángel le dedicó a la Capilla Sixtina. Concretamente fueron 16 años para retocar a la Mona Lisa y solo 4 para pintar la estancia más conocida de la residencia vaticana. Sin duda, cada genio marca sus ritmos.

Stegosaurus y sus semejantes

Podemos pensar que los dinosaurios fueron de un tiempo tan lejano que nada nos acerca a ellos. Sin embargo, no todos vivieron en la misma época. Por ejemplo, el Stegosaurus es más antiguo para el Tyrannosaurus Rex que lo que este último ejemplar lo es para nosotros. Viéndolo en años, el Stegosaurus vivió hace aproximadamente hace 156 millones de años y el Tyrannosaurus Rex hace aproximadamente 66 millones de años. Entre ellos, hay una diferencia de entre 88 y 78 millones de años, algo mayor que lo que nos separa a nosotros del dinosaurio más nombrado de la cultura popular.

——-

Con información de BBC, National Geographic, Sagrada Familia, Wikipedia, Wikia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, El Mundo, La Vanguardia, Wikipedia, Wikipedia y RTVE. Las imágenes son propiedad de Pxhere, Pixabay, Pixabay, Xizdos/Wikipedia, Michael Hicks/Wikimedia, Johannes Hemmerlein/Wikipedia, Pxhere, Pixabay, Pixabay, Diogeneses/Flickr, Perry Quan/Wikimedia.

Compartir en: