Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

El momentum de emprender

El concepto de “momentum” me lo inculcó David Cantolla, mi gurú de cabecera todo sea dicho. No hace mucho, cuando le consulté cómo debía proceder ante un determinado asunto, me lo explicó: “Las cosas tienen su ‘momentum’ que es cuando hay que hacerlas. Si te adelantas o te pasas de largo, no las logras“. Dicho así suena muy fácil, pero lo difícil es precisamente ver eso, cuándo es el momento y cuándo no.

Pero él sabe también que los “momentum” vienen y van. Que no hay uno solo en la vida. Lo cuenta muy bien en su libro Éxito para perdedores en el que narra cómo se puede llegar a lo más alto, caer y volver a subir.

“Si alguien viajara en el tiempo y me visitara en cada una de las fases que he tenido, según fuera buena o mala, se iría con la idea sobre mí de que soy un fracasado o un triunfador”– Me cuenta como resumen. –“Lo importante es que aquí sigo, porque nunca me he rendido”.

Ahora que está de moda, o necesidad, emprender, me pregunto si es el mejor “momentum” o no. Y qué pasaría si no lo aprovecháramos.

Si estás esperando un post de tipo coaching, tan de moda, no estoy seguro de que este lo sea. La verdad, aunque parte de mi trabajo consiste en eso empiezo a estar también cansado de tanta frasecita o como se dice ahora “quote” motivadora. Si te lo propones, encontrarás una para cada cosa. Para decirte que lo hagas y que no lo hagas. Que luches por tus sueños o que te dobles como rama de junco y seas flexible dejando la vida pasar. Al final, lo que cuenta es lo que cada uno sienta que debe hacer o que puede hacer.

Yo estoy de acuerdo con David en que todo tiene su “momentum“. De hecho, creo que las personas de éxito se lo deben más a la capacidad de ver las oportunidades que al mismo hecho de aprovecharlas. Tener capacidad para ver el nicho de mercado incluso antes de que se cree. La tendencia cuando se está gestando. El talento de alguien que aún no ha sido contratado. Esa capacidad visionaria, junto a la suerte de que pase por delante de tus narices, es tan importante como el “momentum” en sí.

Pero otra muy diferente es poder aprovecharlo teniendo esa visión de futuro, o esa captación de la evidencia, y el tiempo, el dinero o lo que haga falta para obtenerlo. Igual tienes que dejar pasar el “momentum” o simplemente, no eres capaz de llegar a tiempo. Pero no importa.

Aquí es cuando llega el coaching que no es coaching. Porque una vez aceptada la teoría del momento adecuado, creo importante pensar que si no puedes aprovecharlo a la primera, no pasa nada. No se hunde el mundo. Habrá más si es lo que buscas.

Y no sólo creo que habrá más oportunidades diferentes. Creo que la misma oportunidad que una vez se escapó, puede volver más adelante cuando, entonces sí, sea el auténtico “momentum“.

Es absurdo crear dramas donde no los hay. Es inútil pensar que porque haya habido una oportunidad o una situación que creíamos ideal y no lo fue, no volverá a ocurrir. ¿Por qué no? ¿Por qué no podemos encontrarnos con nuestro destino más adelante? Como dicen las citas de motivación que circulan por ahí, lo importante es luchar por los sueños más que conseguirlos, el camino más que el destino, y que si apuntas a la luna, por lo menos viajarás entre las estrellas. Si creemos en nosotros y en esos sueños, no podemos darlos por perdidos a la primera, o a la segunda, o como dije en otro post, a la tercera cuando lo que tú llames fracaso yo lo llame mermelada de moras.

Pero si has tirado la toalla, la segunda vez que no lo consigas será culpa tuya. Yo no creo en las cosas absolutas. En las decisiones inamovibles. En las frases lapidarias que te sentencian para siempre. Creo, por el contrario, que la vida te da muchas más oportunidades de las que somos capaces de ver, y que como dice David las cosas cambian constantemente. Lo importante, es saber qué queremos, qué somos, a dónde queremos llegar. Estar atentos aunque el “momentum” haya pasado, porque nunca se sabe si volverá. Eso sí, tratando de recordar que fue lo que nos impidió hacerlo realidad a la primera.

Imagina emprender como algo muy parecido al amor. Requiere pasión y dedicación. Vivirlo, desearlo, esforzarse. Enamorarse de una idea o proyecto. Intentarlo aunque tus amigos te digan que estás loco. Tener miedo, lanzarse, equivocarse y arreglarlo. Y si es así, aunque te den calabazas no vas a dejar de estar enamorado y pensar que mereció la pena intentarlo ¿verdad?. Pues entonces, si ahora no puede ser, recuerda mantener la confianza, la paciencia y la perseverancia necesarias para lograrlo algún día. Tal vez el momentum no sea cómo y cuando tú lo esperes, pero si lo buscas, acabará llegando el tuyo. Si lo buscas.

 

 

 

Comentarios: Comentarios desactivados en El momentum de emprender

Posts Relacionados

No comments yet.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone