Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

La flamenca, la carita sonriente… ¿Por qué los emoticonos no se ven igual según el dispositivo que utilices?

Unicode propone, y las compañías disponen. Esta adaptación tecnológica del clásico refrán español sirve para resumir la singular situación protagonizada por los actuales emoticonos, esos dibujos de significado insólito y origen japonés que se han convertido en la herramienta perfecta para comunicarnos a través de todo tipo de chats y otras aplicaciones de una forma rápida y divertida.

Efectivamente, el consorcio Unicode es el que aprueba el estándar de los nuevos ‘emojis’ (e=imagen y moji=letra) y existen cerca de un millar para uso y disfrute de todos los usuarios. Sin embargo, no tiene nada que ver con su diseño: la institución les asigna un código y establece cuál es su representación en blanco y negro, pero son las compañías las que adoptan, meses después, cada uno de los nuevos emoticonos, utilizando para ello un diseño propio.

Este estándar, el de Unicode, es el que determina que, por ejemplo, el emoji del besito esté asociado al código U+1F617. Cuando envías un mensaje que contiene ese emoticono, lo que le llega realmente es ese código alfanumérico; después, es el ordenador, móvil o tablet el que interpreta ese código y muestra el icono para el que haya sido programado.

WhatsApp decidió a finales del pasado año cambiar sus emoticonos para adaptarse a los que aparecían ya en el teclado de los dispositivos de Apple. De esta forma, cualquiera de sus usuarios, ya recurrieran al servicio de mensajería instantánea a través de un Android o de un dispositivo con iOS, podrían ver los mismos ‘emojis’ con diseños idénticos. Sin embargo, no todos los servicios han optado por el mismo movimiento y, aún hoy, los emoticonos difieren mucho en función del dispositivo desde el que los visualizamos.

Las diferencias más significativas se encuentran entre el teclado de Apple, que ha logrado posicionarse como el dominante gracias a estrategias como la de WhatsApp, y su principal competidor, el de los emoticonos de Google. Comparar los ‘emojis’ diseñados por ambas compañías permite comprobar que, efectivamente, pequeños cambios sobre una misma idea pueden dar lugar a emoticonos con aspectos totalmente distintos.

De hecho, estas diferencias han obligado a gigantes como Google a hacer movimientos: si bien en la actualidad su famoso emoticono de la caca sonriente es prácticamente idéntico al del resto de plataformas, no siempre fue así: anteriormente, se trataba de un excremento sin rasgos antropomórficos. La carencia de ojos y sonrisa convertía el ‘emoji’ en una imagen con un significado totalmente distinto.

Además, las diferencias no se dan solo entre Apple y Google. Tanto es así que otras compañías como Microsoft o Samsung tienen sus propios diseños para los emoticonos. Así, la popular mujer bailando, que en realidad representa a una bailarina de salsa, tiene aspectos totalmente distintos en los terminales de cada una de estas compañías: aunque todas son mujeres y llevan un vestido rojo, algunas no son similares a la ya famosa ‘flamenca de WhatsApp’.

Pero aunque ya existan símbolos para expresar, por ejemplo, que has cerrado un trato, has quedado para comer una paella o quieres informar de que vas a ir al supermercado en las próximas horas, incluso la propia morfología de cada una de las familias de emoticonos es distinta, no ya según el fabricante de cada dispositivo, sino también en función del servicio al que se recurra. Así, mientras los emoticonos más famosos son caras redondas, los que aparecen en servicios como Google Hangouts son más bien un semicírculo achatado amarillo. Por su parte, los de Twitter son de un tamaño mucho mayor y un aspecto más simple y colores pastel.

No obstante, no en todos los casos sucede lo mismo. Mientras que todos los emoticonos existentes son adaptados de una forma distinta en función de la compañía responsable del sistema operativo o red social correspondiente, a la hora de adaptar algunos ‘emojis’ el resultado es prácticamente idéntico. No en vano, su sencillez apenas deja lugar a confusiones:

Distintas emociones para un mismo símbolo

Más allá de lo anecdótico, las distintas formas de mostrar un mismo emoticono sí guarda cierta importancia. Al fin y al cabo, si se han convertido en un elemento clave en las conversaciones mantenidas a través de los servicios de mensajería instantánea existentes, parece lógico que un pequeño cambio en la apariencia del ‘emoji’ dé lugar a significados distintos.

Lo prueba un estudio de la investigadora estadounidense Hannah Miller con el que se demuestra que se pueden malinterpretar las emociones transmitidas a través de emoticonos cuando el emisor y el receptor no ven exactamente el mismo dibujo. Para comprobarlo, Miller y su equipo recurrieron a 22 emoticonos distintos mostrados a través de cinco plataformas distintas (Apple, Microsoft, Google, Samsung y LG). Una vez visualizados, los participantes en su estudio debían puntuar el sentimiento producido por cada uno de ellos. ¿Era positivo o negativo?

Así, una cara sonriente se ve como algo positivo en cuatro de las cinco plataformas. Sin embargo, en los dispositivos de Apple el emoticono parece mostrar un punto de negatividad, de crispación. De esta forma, cuando un usuario de la manzana mordida lo usa para dar una mala noticia, los demás verán una feliz sonrisa que acompaña a lo que realmente es, por ejemplo, una metedura de pata. O, al revés, puede que una sonrisa natural de un usuario de Android aparezca en la pantalla del iPhone de su interlocutor como algo malo, provocando cierto desconcierto.

De manera más general, este tipo de estudios no hacen sino confirmar que los emoticonos representan un cambio fundamental en el uso del lenguaje. Como tal, el papel que jugará la comprensión total de estas formas en la comunicación humana será un paso importante en el desarrollo de la próxima generación de tecnologías de la lengua. Incluso algunos vaticinan que estos ‘emojis’ son un lenguaje tan emergente que pronto podría competir con el inglés en su uso global.

Los emoticonos se han convertido en una herramienta más a la hora de mantener conversaciones, sí, pero mientras sus diseños difieran en función del móvil que tengamos o la plataforma que utilicemos, no podrán ser el ayudante perfecto a la hora de comunicarnos. Por el momento, habrá que seguir dando algo de contexto a nuestros mensajes a golpe de palabras, por muy convencional que nos parezca.


Con información e imágenes de Group Lens, Emojipedia y Unicode. Imagen principal de Kate Ter Haar.

En tu móvil hay de todo un poco:

La ciencia entra mejor con King Kong, Bob Esponja y Flubber

El guardián de las joyas del ‘pinball’, sin sucesor: “Los jóvenes son estúpidos”

Las increíbles predicciones del abuelo de la ciencia ficción, en un videojuego

Sin traductor y en inglés: que nuestros políticos hablen con Trump es misión imposible

Comentarios: 1

Posts Relacionados

[…] con un amigo. Incluso agregar emojis, ¡pero cuidado! Según el equipo que usen nuestros lectores, el mismo emoji puede no representar lo mismo, como nos recuerdan desde Cooking […]

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone