Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Emprendedor no es sinónimo de joven

Cuando uno utiliza la palabra “emprendedor”, inmediatamente le viene a la mente la figura de un Mark Zuckerberg, o de cualquier otro joven de éxito criado en el Valle del Silicio, que ha creado su propia empresa sin apenas quitarse las flip-flops y que ahora tiene trillones de dólares en su cuenta corriente.

A la prensa le encantan las noticias de chicos JASP (ya saben, Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados) que acaban de terminar la universidad y ya andan metidos en star-ups de calado universal. Incluso las firmas de capital riesgo tienen programas para financiar a los menores de 35 años, al considerarlos el segmento poblacional con mayor capacidad para el éxito en los nuevos negocios.

Tal es el punto de confianza en estas nuevas hornadas de empresarios que Peter Thiel, co-fundador de Pay-Pal y uno de los que más mueven los dineros en Silicon Valley, anunció una iniciativa para que los niños mejor preparados abandonen la universidad por el bien del país, argumentando que Estados Unidos necesita desesperadamente nuevos empresarios, aunque estén más verdes que una chirimoya.

Se llama “La Comunidad Thiel” y consiste en la concesión de 100,000 $ a 20 empresarios menores de 20 años de edad con el objetivo de fomentar su creatividad, para no tener que esperar sus ideas hasta que acaben la universidad.

Peter Thiel en su mundo de fantasía

Sin embargo, contra las creencias existen las investigaciones. Contrariamente a la sabiduría convencional, el espíritu de generación empresarial es cada vez más una prioridad para los trabajadores de mayor edad, incluso en el sector de la tecnología donde los jóvenes viven obsesionados con el éxito temprano.

El Global Entrepreneurship Monitor, consorcio conocido por medir -entre otros indicadores- el nivel global de creación de nuevas empresas, encontró que en 2009 los empresarios de entre 20 y 30 años habían creado la mayoría de las nuevas empresas, como de costumbre. Pero el grupo de menores de 35 estaba compuesto por sólo el 19.1 por ciento del “total de la actividad empresarial”, es decir la que engloba no sólo la planificación o la creación, sino también la gestión de un nuevo negocio.

Este informe señala que se avecina un cambio radical en el espíritu empresarial, que verá reducido paulatinamente el dominio de los jóvenes y aumentará en la cohorte de los de más de 45, un cambio alimentado por estos tiempos de recesión indómita. Si la tendencia continúa, los trabajadores de mayor edad darán la vuelta a la tortilla y se harán con la cabeza emprendedora en muy pocos años.

Otros estudios han confirmado estos hallazgos sobre el advenimiento de los que peinan canas en la creación de nuevas empresas de éxito. Por ejemplo, la Fundación Kauffman, una organización sin animo de lucro dedicada al estudio y la innovación, también ha desmontado este mito en el sector de la tecnología.

Encontró que entre 1995 y 2005, cuando los capitalistas del riesgo campaban a sus anchas en Silicon Valley, el grupo de edad de 20 a 34 creó menos empresas que los mayores de esa edad. La media de edad de estos emprendedores en negocios tecnológicos no era 20 ni 30, sino unos respetables 39 años. Y había el doble de nuevos empresarios mayores de 50 años que menores de 25 años.

Hay una serie de factores estructurales que facilitan a los trabajadores talluditos iniciar empresas con mayor éxito. En primer lugar, los empresarios de edad avanzada son más propensos a tener una larga historia profesional, así como mayor experiencia crediticia para obtener los préstamos vitales para empezar.

La gente mayor también es mucho más propensa a tener ahorros para la jubilación y otros activos como la vivienda para financiar sus propias aventuras. Por otra parte, aunque menos tangible, los trabajadores de más edad son más propensos a tener la experiencia de gestión necesaria para crear una empresa…y que siga funcionando una vez creada, que es lo importante.

Todo esto nos lleva a una pregunta que igual puede cambiar el devenir de nuestra economía: ¿Debemos alentar a los empresarios de mayor edad en vez de a los más jóvenes para que creen empresas de éxito?

Quizá sea ponerse en manos del diablo, (que sabe más por viejo que por diablo) pero sin duda parece a priori más efectivo que dar 100.000 $ a un chaval por una idea, cuando carece de la experiencia necesaria para defenderla en la jungla de los negocios.

Jack Weil, el nombrado “emprendedor más viejo de EE.UU”. Tiene 106 años.
Comentarios: 4

Posts Relacionados

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Cuando uno utiliza la palabra “emprendedor”, inmediatamente le viene a la mente la figura de un Mark Zuckerberg, o de cualquier otro joven de éxito criado en el Valle del Silicio, que ha creado su propia empresa sin apen……

Trackback Bitacoras.com | enero 10, 2011 | 7:25 pm

[…] This post was mentioned on Twitter by Maria Mazariegos, bigmouth. bigmouth said: Emprendedor no es sinónimo de joven: Cuando uno utiliza la palabra “emprendedor… http://goo.gl/fb/0Wohr […]

Sin duda alguna que las nuevas generaciones tienen la ventaja de vivir en un mundo más globalizado y en un ambiente donde la jerga empresarial es más común.

La tecnología también hace posible (a los jóvenes más curiosos) que ensayen ideas y poyectos en su etapa universitaria.

Sin embargo es bien sabido que el ser humano alcanza una madurez significativa entre los 40 y 60 años, son años de gran productividad en diferentes ámbitos de su vida incluyendo los negocios.

Comentario Pasos Para Formar Una Empresa | enero 11, 2011 | 1:57 pm

[…] Emprendedor no es sinónimo de joven | Cooking Ideas – Un blog de Vodafone para alimentar tu m… […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone