Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

‘Extreme Knitting’: el exagerado arte de tejer con agujas de 2 metros

Aunque nadie lo diría por el calor que hace, se acerca el invierno y este año tenemos opciones más allá del popular “sofá y mantita” para cuando llegue el frío. En las redes está floreciendo una nueva tendencia para poder hacerle frente a las bajas temperaturas con algo de entretenimiento: el tejido extremo. Instagram y YouTube se están inundando de fotos y tutoriales para tejer tus propias mantas, bufandas y prendas a lo bestia, con unos ovillos de lana sorprendentemente gorda, palos de dos metros e incluso con tus propios brazos a modo de aguja gigante.

Esta nueva afición XXL requiere de espacio y un poco de destreza, pero no más de la que necesitamos para coser un mantelito con punto, ya que el método es el mismo: lo único que cambia son las mastodónticas dimensiones de la urdimbre y, claro, los efectos logrados en la impactante foto que podrás compartir en las redes sociales.

Seguramente tu también alucinaste con aquella famosa y colosal bufanda de Lenny Kravitz, que pronto se convirtió en pasto de memes y bromas por internet. Pero probablemente también hubo una parte de ti a la que le picó la curiosidad: ¿cómo de caliente debe ser llevar un fular del tamaño de un edredón? A día de hoy, los tejidos XXL ya no son tanto objeto de chanza como de admiración. Blogueros, ‘youtubers’ y demás masa ‘influencer’ está haciendo que coser con punto vuelva a estar de moda, pero esta vez para crear complementos y mantas al más puro estilo Lenny Kravitz. O incluso más grandes.

Y no podemos negar que las prendas son vistosas y entran por los ojos. El material generalmente escogido para trenzar estos megatejidos es la lana, por lo que podemos hacernos una idea de que la textura de estos hilos de 2,5 cm o más de grosor es similar a la palparíamos al tratar de abrazar una oveja. Y tampoco se trata de un material especialmente caro: en España te puedes hacer con un ovillo de lana de oveja merina de 50 metros por 15 euros en Knitting Noodles (o por 50 euros si quieres un hilo de un grosor de 7,5 cm).

Una vez nos hemos hecho con el ovillo gigante lo siguiente es escoger nuestras herramientas de trabajo, que bien pueden ser agujas enormes, tubos de PVC, dos palos de escoba o tus propios brazos. La técnica va a ser la misma que la de nuestras abuelas y su trenzado de punto y ganchillo, pero sin necesitar tanto tiempo. Quizás por ello coser se haya vuelto a poner de moda, porque en el tejido extremo solo se necesitan un par de horas para urdir una manta, mientras que con un hilo de lana normal podríamos estar semanas hasta conseguir entrelazar algo que cubra toda nuestra cama.

Eso sí, para el tejido extremo no basta con una mecedora y una lámpara de mesilla. Dependiendo de las proporciones vamos a necesitar un espacio amplio y, sobre todo, valernos de un esfuerzo físico considerable. La ‘instagramer’ Anne Galante puede dar fe de ello a través de sus vídeos, en los que muestra que capaz de zurcir con unas agujas de dos metros y unos hilos que superan un puño de grosor. El cansancio después de estar pespuntando con dos bastones gigantes una manta descomunal no es comparable al hastío de estar horas haciendo ganchillo, pero a Galante le encanta su afición e incluso organiza talleres para que niños y mayores aprendan a elaborar estos gustosos tejidos.

Se dice que esta tendencia por hilvanar mantas y prendas gigantes comenzó en el norte de Europa, donde sin duda hacen más uso de la lana y el abrigo durante el año. Pero aunque esta moda naciese dentro la corriente de decoración nórdica, ha corrido como la pólvora alrededor el mundo y a día de hoy cuenta con muchas empresas y aficionados afianzados en el negocio del tejido extremo. Una de las personas más influyentes del mundo de los maxitejidos es la australiana Jaquelina Fink, quien regenta la tienda especializada Little Dandelion y cuenta con más de 73.000 seguidores en Instagram.

El tejido de punto gigante requiere un movimiento corporal completo y una gran carga de peso. Utilizo mis piernas para soportar las agujas y el peso de la lana y muevo las agujas como si fueran remos para remar. Solo levanto los brazos una vez he terminado la hilera entera”, explica la confeccionista australiana.

Quizás ahí reside la mayor complicación de este nuevo arte: en mantener una presión constante durante todo el proceso para que el trenzado quede homogéneo. Para ello, lo mejor es tejer de una manera suave, sin apretar demasiado los hilos pero sin llegar a dejarlos especialmente flojos. Si los puntos quedan demasiado juntos, la manta o prenda puede ser excesivamente asfixiante, por lo que conviene que quede un poco de espacio para hacer la ropa calentita, pero sin que agobie.

Existen aficionados que incluso utilizan sus propios brazos a modo de aguja, entrelazando el mullido hilo de lana entre sus extremidades y consiguiendo así hacer el proceso más rápido y cómodo. Con esta técnica se puede descansar también, dejando la manta sobre una superficie plana e introduciendo los brazos cuidadosamente en la hilera para retomar el trabajo.

En definitiva, internet brinda los tutoriales y el mercado ovillos de lana a medida, para poder sacar adelante gigantescas mantas y bufandas con las que combatir las inclemencias de los meses que están por venir. Eso sí: se trata de un producto delicado con un tacto de lujo, así que mejor será que no se os ocurra meter en la lavadora estos tejidos extremos, que requieren de un lavado en seco, digno de tintorería. Por todo lo demás, en una tarde tirados por casa os podréis hacer con una de estas hercúleas y gustosas mantas y, por supuesto, fardar de ellas en Instagram.


Con información de Daily Telegraph, Susimiu y La voz de Cipotelli. Imágenes de Little Dandelion.

El mundo está lleno de aficiones e historia bizarras; no te las pierdas:

– Diez grandes momentos de la historia que hubiesen sido diferentes con WhatsApp

– Obras maestras de la literatura fantástica que lucharían con ‘Juego de tronos’ por el dominio de la televisión

– Volar o ‘congelar’ el fuego: los poderes que la tecnología puede dar a los bomberos

– Cuervos recogiendo colillas: el ridículo plan para limpiar las ciudades

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone