Logo Vodafone

Compartir en:

Facebook se ve obligado a recular tras haber censurado una foto de dos hombres besándose


Es conocido lo lubricado del gatillo con que Facebook dispara tarjeta roja al contenido que sus usuarios comparten. Pero esta vez parece que ha mordido en un hueso duro de roer.
Durante el último año, no han sido pocos los casos de mamás censuradas por mostrarse amamantando en público o de personas que han visto como fotos de obras de arte con desnudos han desaparecido de sus casilleros simplemente por mostrar un poco de carne.
Ahora la censura excesivamente mojigata de Facebook se ha cruzado en la línea de fuego del poderoso lobby gay, indignando a sus integrantes para después ser forzado a una retirada precipitada y con el rabo entre las piernas.
Porque esta vez la pólvora sí que ha corrido rápidamente alrededor de los EE.UU. y las comunidades gay del Reino Unido ante los prejuicios homofóbicos por parte de los moderadores de Facebook.


La chispa prendió cuando un usuario, Robyn Webb, puso la foto que encabeza este post en su perfil, una foto que mostraba a dos personas besarse. Eso sí, eran dos hombres; aunque «con la ropa puesta», sin desnudez y sin ninguna otra indicación de posible actividad erótica.
Poco después, sin embargo, la imagen desapareció, y en su lugar se puso una severa advertencia de los moderadores Facebook. Ya saben: «El contenido que usted compartió en Facebook se ha quitado porque violó la Declaración de Derechos y Responsabilidades sobre las acciones que contengan desnudos o cualquier tipo de contenido gráfico sexualmente sugestivo».
Irónicamente, como comenta Robyn en un blog acerca de esta retirada, la imagen en sí se puso por primera vez en una página de Facebook creada para obtener apoyo para un “beso-comunitario” en el pub John Snow en el Soho londinense, cuyo dueño apaleó a dos hombres homosexuales que fueron atacados por besarse en público en una mesa.
Imagínense la que se montó. Tanto, que Facebook tuvo que rectificar con la misma rapidez que pasa la tijera. Ante la horrible posibilidad de una caravana de palomos hacia Palo Alto, un portavoz de Facebook amansó las críticas restituyendo la fotografía de los tórtolos a su estado original y entonando un sonoro «la foto en cuestión no viola nuestra Declaración de Derechos y Responsabilidades y se eliminó por error. Pedimos disculpas por las molestias”.
Sin embargo, como pasa en estos casos, la reacción es anterior a la acción y para el momento de la rectificación todo tipo de hombres besándose, grandes y pequeños, blancos o negros, ya poblaban el grupo de Facebook creado ad-hoc para denunciar la política censora de la propia Facebook e invitar a todos al multitudinario beso: se llama Kissing is cool, tiene a día de hoy casi 40.000 asistentes y en la foto de perfil aparecen dos hombres besándose. Vestidos con un tupido pijama, por si acaso.

Vía Dangerous Mind

Compartir en: