Logo Vodafone

Compartir en:

Se buscan guionistas: Google quiere dar una imagen real de los informáticos

2745105384_cb3c9d8a89_b

Si hay unos profesionales cuyo cometido se ha visto sumamente tergiversado en la gran pantalla, son los informáticos. A lo largo de los años, no han faltado escenas que los han dibujado como frikis, que los han mostrado con sobrepeso, no muy bien aseados, e incluso con pocos dotes para relacionarse con el resto del planeta. Por no hablar de su propio trabajo: cuando aparecen en las películas hablando entre ellos, tratando de cumplir con su cometido, parece que estuvieran hablando un dialecto remoto del klingon en lugar del idioma de la cinta (y no es culpa del doblaje, que conste). Para acabar con esta situación, Google ha decidido tomar cartas en el asunto.

Con el firme propósito de lavar la imagen que la sociedad tiene de quienes se dedican al mundo de la tecnología, ya sea programando páginas webs, desarrollando aplicaciones o investigando cómo mejorar la seguridad informática, la compañía de Larry Page y Sergey Brin se ha propuesto que el gremio patrocine una película y alguna serie de televisión. Para ello, ha lanzado una campaña a través de la cual pretenden encontrar los guiones que mejor reflejen las historias realistas de estos profesionales.

Lejos del ‘modus operandi’ que suelen emplear otros gigantes tecnológicos cuando de hacer contenidos audiovisuales se trata, Google ha alcanzado un acuerdo con The Black List para conocer las ideas que tengan en mente los guionistas de todo el mundo. Esta plataforma, creada en 2012 por Franklin Leonard, se encarga de recibir guiones de escritores de todo el mundo para que los evalue un nutrido grupo de profesionales de la indutria cinematrográfica estadounidense.

Después, esos trabajos deben superar un complejo proceso de selección. En este, juega un papel clave un algoritmo creado para que las propuestas que reciben los 1.000 profesionales del sector a los que se envían esos guiones, sean ajustadas a las necesidades de todos y cada uno de ellos. Así, las recomendaciones serán mucho más certeras.

En este caso, los candidatos deberán mandar un ‘scritp’, una idea o argumento, y esto será lo que tendrán que valorar los críticos de The Black List. De todos los guiones que lleguen, los expertos, junto con los mecanismos propios de la plataforma, seleccionarán un total de 10 trabajos. Los candidatos seleccionados tendrán que elaborar una biografía, donde quede constancia de que cumplen todos los requisitos. Todo este material será entregado a Google, que empezará entonces la criba final.

5466045047_f8295667be_b

De todas las propuestas, la firma de la ‘gran G’ seleccionará tres y pagará 15.000 dólares (cerca de 13.000 euros) para que sus autores tengan un plazo de seis meses para crear un guión, ya sea de una pelicula o de una serie de televisión. Como decíamos, el principal propósito que persigue Google con esta iniciativa es lavar la imagen del trabajo que realizan los informáticos y conseguir que muchas más personas se decanten por esta profesión. Además, con esta apuesta los de Mountain View quieren darle un mayor protagonismo a las mujeres y a las personas de color. No solo a los que ya trabajan en el sector, sino a todos a los que en el futuro les gustaría formar parte del gremio.

No es la primera vez que Google se zambulle en la industria cinematográfica. Ya en 2013, con la película ‘Los Becarios’, la compañía propietaria del buscador más popular del planeta trató de convencernos de lo sencillo que podía ser el proceso de selección que debía superar una persona para poder trabajar en el gigante tecnológico. Viendo las peripecias de Billy McMahon (interpretado por Vince Vaughn) y Nick Campbell (al que daba vida Owen Wilson), podríamos pensar que obtener una beca en Google era pan comido, cuando en realidad se trata de un arduo proceso al que no todo el mundo puede acceder.

La propia compañía también ha protagonizado alguna que otra cinta. El director Ben Lewis presentó, también en 2013, el documental ‘Google and the World Brain’. En este caso, el cineasta estadounidense pretendía ser crítico con internet y no encontró mejor fórmula que ahondar en el proyecto que había puesto en marcha Google para digitalizar todos los libros del mundo. Todo ello, sin contar con que parte de todo ese material se encontraba bajo derechos de autor, motivo por el cual un juez echó por tierra este ambicioso proyecto.

Ahora, para alcanzar su objetivo y lograr que, de una vez por todas, los informáticos tengan una imagen distinta a la estereotipada, Google tendrá que encontrar un grupo de guionistas que no imiten nada de lo realizado antes por informáticos en el cine. Los ha habido de todo tipo: desde aquellos que consiguen crear dispositivos capaces de acceder a la red de un individuo que, al parecer, tiene un resquicio en su router, hasta esos otros capaces de desarrollar un ‘malware’ con lápiz y papel y sin necesidad de probar si funciona. Mil y un despropósitos que han contribuido a crear una imagen errónea de los desempeños de estos profesionales de la tecnología.

No lo tendrán nada fácil. Y más aún, con todo el mundo expectante, no solo por ver el resultado final sino también por comprobar si han conseguido cumplir los propósitos que se han marcado. ¡Hagan sus apuestas! La suerte está echada.

————–

Con información de Gizmodo, Dealine, The Black List, Hoja de Router y Experiensense. Las imágenes de este artículo, por orden de aparición, son propiedad de smlp.co.uk y Ed Ivanushkin.

¡Más madera, grumete!

Diez formas de reutilizar un portátil viejo (sin ser ingeniero informático)

Una profesora de cine: asesorando a las pelis de robots ‘made in Spain’

El juego de los años 80 que predijo la era de internet

Ocho ofertas de empleo que te harán dudar de la salud mental de los empresarios

Compartir en: