Logo Vodafone

Compartir en:

Hacking urbano con carritos de supermercados para que disfruten los niños

¿Qué se puede hacer con un carrito de la compra que te encuentras por ahí abandonado? Si eres niño, montarte en él y darte unos buenos coscorrones en compañía de un amigo. Pero si eres un “hacktivista urbano”, como Florian Rivière, seguro que se te ocurre la manera de usarlos para crear alguna pieza que llame a la reflexión.

En este caso, Riviére fue capaz de tener varias ideas. Por un lado, crear una especie de “tiovivo” gratuito, uniendo los carros a una columna rotativa de publicidad. Y por otro, consiguió encontrar una manera original de revindicar el suelo urbano para las personas, en lugar de para los coches. ¿La manera? Usar los carros para crear canchas deportivas en medio de un enorme aparcamiento.https://www.youtube.com/watch?v=XxXAmI5RtGk

En la siguiente de fotos en colaboración de la fotógrafa Julie Roth, convierte un enorme aparcamiento en diferentes terrenos de juego de baloncesto, fútbol o tenis, usando los carritos a modo de porterías o redes. Algo que puedan usar más los peatones, en especial los jóvenes, y de manera gratuita. Su lema: “no pagues: juega”.

Fútbol.

Hockey.

Baloncesto.

Tenis.

Badmington.

Riviérie ha realizado acciones similares utilizando todo tipo de objetos y mobiliario urbano: desde parquímetros-sacacorchos a maneras extrañas de sentarse en el metro. Su mensaje parece claro, y lo mejor es que siempre demuestra sentido del humor en sus ideas. Eso sí,  de momento Roland Garros no se va a jugar con carritos de la compra.

Más sobre Florian Riviére en su página web.

 

Más arte urbano:

Michael Wallace, el artista cuyo pincel es la bici y un mapa su lienzo

Un cuchillo gigante apuñala las calles de Berlín: el arte de María Luján

Instalan un theremin gigante en las calles de Melbourne

Compartir en: