Logo Vodafone

Compartir en:

¿Una segunda vida para Second Life?

second_life_1

Crear un universo digital con alicientes para que los usuarios se animen a participar, a interactuar y, en definitiva, a vivir una vida virtual, no es tarea fácil. No es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana. Ahora que Facebook ha comprado la empresa detrás de Oculus Rift y la realidad virtual está en pleno auge, las plataformas que antaño aterrizaron sin paracaídas sobre el universo de internet tienen una segunda oportunidad para conectar a personas de todo el mundo.

¿Quién no recuerda el caso de aquel primitivo Second Life? La idea, quizá demasiado arriesgada, e incluso algo adelantada a su tiempo, no logró encandilar a los usuarios que en junio de 2003 merodeaban ya por internet. Su repercusión mediática, eso sí, fue enorme. Este invento se convirtió en blanco de las iras de muchos que, a base de parodias o llevando a cabo acciones violentas con sus personajes virtuales, acabaron por dar al traste con la idea.

Sin embargo, el creador de Second Life, que parecía haber tirado la toalla, vuelve a la carga. Philip Rosedale se ha puesto manos a la obra para reinventar la plataforma más de una década después de su lanzamiento. Bajo la marca de High Fidelity, Rosedale regresa con una nueva versión de aquella descabellada idea para tratar de enmendar los errores cometidos.

https://www.youtube.com/watch?v=y-xlIAITgK8#t=31

Aunque tiene un propósito más social, para intentar subirse a la ola de redes como Facebook o Twitter, el ideológo de esta nueva forma de vida virtual no quiere que su plataforma pierda la esencia. Ahora Rosedale quiere dar vida a un mundo virtual en el que puedas interactuar de forma mucho más realista. Tanto es así que, más allá de la propia conversación, los avatares podrán imitar las expresiones corporales y faciales de los humanos a los que representen en este universo de High Fidelity.

Para ello, ha incorporado nuevos desarrollos que permiten interactuar con otros dispositivos para monitorizar el movimiento del usuario de carne y hueso. Sin ir más lejos, aquellos que se animen a vivir una segunda vida virtual y dispongan de unas Google Glass podrán trasladar sus movimientos a sus alter egos en la pantalla.

Uno de los puntos fuertes de la nueva apuesta es el tiempo real. Según explican en su blog, Rosedal y los suyos quieren hacer de la más absoluta inmediatez en la transmisión de la imagen la clave de High Fidelity. Tal y como afirma su creador, un sistema de nueva generación reducirá el tiempo de latencia a 100 milésimas de segundo. Si esto se cumple, para que te hagas una idea, la imagen estará lista el doble de rápido que a través de Skype.

¿Un juego o una red social?

Estas novedades traerán consigo un giro drástico a la primera versión de Second Life. Allá por 2009, muchos daban por imposible que esta plataforma pudiera adaptarse a las exigencias de los dispositivos móviles, que ya entonces se adivinaban como los grandes protagonistas del futuro. Pues bien, ahora Rosendal ha advertido de que tanto ‘smartphones’ como tabletas jugarán un papel fundamental en la nueva entrega. Algo similar a lo que sucedía con la usabilidad, razón por la que muchos abandonaron Second Life, demasiado complicado de manejar y con unas exigencias técnicas que sus ordenadores, a menudo, eran incapaces de satisfacer.

Porque… Era un juego, ¿verdad? Al igual que tantas y tantas personas alrededor de todo el mundo se adentraron en este mundo virtual, también lo hicieron muchas compañías, dispuestas a vender sus productos a los habitantes de Second Life. Hubo empresas que llegaron a invertir más de 10.000 euros en el diseño de sus tiendas en la plataforma y otras, como la agencia de noticias Reuters, que tuvieron su propio corresponsal. Pero ahora, ¿qué sucederá? ¿Las novedades traerán consigo un cambio de rumbo en el ámbito económico de High Fidelity?

high_fidelity

Aún no hay fecha oficial para su lanzamiento y son muy pocos los que han conseguido probar la nueva versión de Second Life, pese a que ya está disponible su versión Alpha. No obstante, Philip Rosedale lleva más de un año de trabajo en la sombra. Es más, ha conseguido hacerse con varios millones de capital riesgo con los que poder desarrollar su creación sin demasiados apuros económicos.

Resulta difícil vaticinar si esta nueva aventura surtirá el efecto deseado. No sabemos si será simplemente otro de los muchos lugares donde interactuar con nuestros amigos o, por el contrario, acabará por convertirse en un nuevo escenario para los negocios, la enseñanza, la medicina… ¿Te imaginas sentado en tu casa, con el pijama puesto, debatiendo con tu jefe en una reunión de trabajo en este mundo virtual? En fin, veremos que nos depara High Fidelity…

—————————

Con información de Vice, BBC y High Fidelity.

Una buena ración de universos paralelos:

¿Hay algo para lo que no sirva Oculus Rift? El ejército noruego usará las gafas para conducir tanques

No tengas miedo de perderte en Weopia

Una página que calcula cuánto tiempo de tu vida has perdido viendo series de TV

Si no lo veo, no lo creo: diez revistas tan extravagantes que parecen de chiste

Compartir en: