Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Una propuesta fiscal revolucionaria: el Impuesto Voluntario

Compartir en:

Una propuesta fiscal revolucionaria: el Impuesto Voluntario


Está claro que faltan impuestos. El déficit de caja carcome las cuentas de las Administraciones y se cierne (dicen) la amenaza sobre las pensiones de la generación del baby boom y posteriores. Agotadas las vías de impuestos directos e indirectos, tasas, tributos, aranceles, cánones y multas es imperativo abrir una nueva veta recaudatoria, a la que denominaremos Impuesto Voluntario.
Nuestra propuesta de Impuesto Voluntario (I.V., a partir de ahora) tiene las siguientes características:
· Es voluntario, como su propio nombre indica. Lo pagará quien quiera y/o quien pueda.
· Es anónimo. La Administración no impone ningún registro. Muy al contrario, abre indiscriminadamente sus arcas a las dádivas de los ciudadanos.
· Es ilimitado y escalable. Cada cual puede aportar cuanto quiera, en función de su fortuna y su generosidad.
Pero, se preguntarán, ¿por qué nadie iba a querer participar en semejante impuesto? Bien, incorporemos la posibilidad de que a un pequeño porcentaje (digamos un 5%) de los aportadores voluntarios le sea devuelta su dádiva. Aun más: a uno de ellos le será devuelta su aportación multiplicada por 10.000. De este modo, el I.V. actuaría como una herramienta de distribución de la pobreza: de muchos a uno, como si se tratara de un Robin Hood pérfido.
Una vez efectuado tal reparto, el Estado aún retendría el 30% de lo recaudado. Esta cantidad, a la que llamaremos Impuesto Voluntario Neto (I.V.N.), debería servir para enjugar las deudas de las administraciones.
Para lograr que los ciudadanos participen en el I.V. sugerimos que su recaudación se efectúe a través de un organismo encubiertamente estatal, que no pueda asociarse con Hacienda ni con ninguna otra instancia recaudatoria. Además, si la apelación al egoísmo que supone la distribución de la pobreza no fuera suficiente para estimular la participación ciudadana sugerimos invertir en campañas publicitarias como la que ilustra esta propuesta. Es un hecho probado que la publicidad es la mejor herramienta para alentar el consumo en tiempos de crisis. Eso sí, creemos que el mensaje publicitario debe subrayar explícitamente que el I.V. es un nuevo impuesto con el que el Estado está apelando a la generosidad ciudadana.
Firmado: El Comité de Sabios para Nuevas Fuentes de Ingresos del Estado.

Compartir en: