Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Volar es más seguro que nunca… especialmente en las aerolíneas de los países desarrollados

Compartir en:

Volar es más seguro que nunca… especialmente en las aerolíneas de los países desarrollados

vuelos4

Trágica, pero una casualidad. Que en poco más de una semana se hayan producido tres catástrofes vinculadas con accidentes aéreos no quiere decir que los aviones sean menos de fiar o que se caigan más que antes. Dadas las circunstancias, es comprensible que ahora mismo pases más miedo en un avión que Pinocho en Bricomanía, pero tus temores son injustificados y vamos a intentar demostrarlo.

El aéreo sigue siendo el medio de transporte más seguro que existe y, pese al infortunio, las cifras son la prueba. Nada de frivolidades, que esto es un tema muy serio, pero los traumas hay que enfrentarlos con un poquito de sentido del humor, ¿no?

Véamos. En lo que va de 2014, se han contabilizado 12 accidentes aéreos, con 761 fallecidos, que ya superan las 265 víctimas mortales que se produjeron en 2013, un año que se saldó con 29 accidentes aéreos. El cómputo también está por encima de la media de los últimos diez años, que es de 376 fallecidos y 17 accidentes. Es cierto que empezamos mal…

Sin embargo, la acumulación de accidentes aéreos en un corto periodo de tiempo no es tan infrecuente como podríamos pensar. Según revela a la BBC el director de la Aviation Safety Network, Harro Ranter, se han producido dos o más accidentes consecutivos en otras 105 ocasiones desde 1990, 45 si se excluyen los que no han tenido víctimas mortales.

La confluencia de este tipo de tragedias podría ser, por tanto, una desafortunada casualidad. Sin embargo, el experto en estadística consultado por la corporación pública británica se atreve a ir un poco más allá y apunta a una teoría conocida como la distribución de Poisson. Según Arnold Barnett, profesor de estadística del prestigioso MIT, esta función matemática demuestra que los intervalos cortos de tiempo entre accidentes son, aunque parezca ir en contra del sentido común, más probables que los intervalos largos.

Según esta hipótesis, en los próximos meses no tendrían por qué tener lugar nuevas tragedias, igual que no se produjo un solo accidente en vuelos comerciales durante los tres meses precedentes (abril, mayo y junio de 2014).

Ricos vs. pobres

Hasta aquí llegan las consecuencias de la eterna lucha de clases. Que las vidas de los pobres valen menos que las vidas de los ricos ya lo sabíamos por intuición, pero también en esto de los accidentes aéreos hay que considerar la diferencia entre países desarrollados y países en vías de desarrollo.

Un curioso ejercicio estadístico del prestigioso analista Nate Silver (el que predijo el resultado de las elecciones que ganó Obama en 2008 con asombrosa precisión), parece demostrar que unas aerolíneas son más seguras que otras, aunque él mismo admite algunas simplificaciones en su método para llegar a estos datos.

Concretamente, las aerolíneas occidentales del mal llamado Primer Mundo – que tienen presupuestos más elevados – son más seguras que las aerolíneas de los países en vías de desarrollo, ya sean de Oriente Medio, asiáticas o africanas. La imagen vale más que mil palabras:

graficote

El ya citado Barnett también llega a esta conclusión, y la utiliza para componer la mejor defensa posible del transporte aéreo. Según sus cálculos, la probabilidad de morir en un accidente de avión en un país desarrollado es de 1 entre 25 millones. Esto quiere decir que es más fácil convertirse en presidente del Gobierno, ganar el Nobel de Física o colgarse una medalla olímpica que protagonizar una tragedia en los cielos. Incluso en los países menos desarrollados, según el experto, la probabilidad de perder la vida en un accidente áereo es de 1 entre 750.000.

Sirva todo esto para conjurar los temores. Si tienes que subirte a un avión en los próximos días, algo bastante probable teniendo en cuenta que se acerca agosto, no le tengas más miedo – o respeto – del que le tendrías al coche, al tren o a la mismísima bici. Al fin y al cabo, y a pesar de los recientes infortunios, el transporte aéreo sigue siendo el más seguro.

————-

Con información de Aviation Safety Network, BBC y FiveThiryEight

Otras historias de altos vuelos:

Diez cosas que las aerolíneas no te cuentan cuando te montas en el avión

Todo lo que siempre quiso saber sobre las flatulencias en los aviones y nunca se atrevió a preguntar

Tranquilos, aerófobos, las turbulencias no pueden hacer que un avión se estrelle

“Las compañías aéreas están poniendo tu vida en manos de la seguridad de una web, una app o una wifi”

Compartir en: