Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

El solitario de Windows, el primer telescopio y otros grandes inventos realizados por becarios

Se acerca el verano y, con él, numerosos becarios (ahora los llamamos becarios y antes eran asistentes o ayudantes) poblarán las empresas de medio mundo. Ayudan al ‘staff’ en su trabajo diario mientras aprenden numerosas lecciones e incluso, quién sabe, pueden crear nuevos productos que dejen con la boca abierta a sus futuros jefes y compañeros. La historia de la humanidad está llena de estos ejemplos, realizados en el estío o en otra época del año, que demostraron que la juventud y la inexperiencia no están reñidos con el talento.

El famoso solitario de Windows, que según Microsoft su objetivo no era otro que aprendiéramos a manejar el ratón, fue idea de uno de estos jóvenes. En concreto, de Wes Cherry, que era becario de la compañía de Redmond en 1988. Cherry se encargó de programar este juego mítico en uno de los ratos muertos que tenía en las oficinas del gigante tecnológico. “Me vino la idea de componer el Solitario para Windows estando aburrido, de verdad”, ha confesado en una entrevista. “No había muchos juegos en ese momento, así que tuvimos que hacerlo de cero”.

El juego contó con las bendiciones del mismísimo Bill Gates, que al parecer se quejó de que era muy difícil terminarlo victorioso. En la primera versión que Cherry desarrolló, había una especie de botón del pánico para esconder rápidamente el juego en el trabajo si el jefe se aproximaba. Sin embargo, el equipo de Microsoft decidió suprimirlo. Sin lugar a dudas, este becario supo vaticinar que el juego sería adictivo. Eso sí, a pesar del furor mundial, él no ganó ni un solo céntimo con él.

Igual que no queremos que nos pillen jugando al solitario en la oficina, puede que comer Doritos delante del ordenador esté muy mal visto. Curiosamente, también unos becarios estuvieron detrás de una versión de estos aperitivos triangulares; en concreto, de la variedad con forma de taco. Andrea Watt asegura haberlos creado en el verano de 1995, en la empresa Taco Bell. Se hizo una competición para diseñar nuevos productos y ella y otros compañeros propusieron este taco de Doritos que cualquiera podría comprar en una de sus sucursales, relleno de la materia prima tradicional en otros productos de la compañía.

No ganaron la competición, pero en 2012 Taco Bell sacó este producto. “Cuando lo vi salir, me quedé boquiabierta”, ha contado Watt. Dice que cuando lo presentaron les dijeron que la idea no era “comercializable”. Quizá en 1995 el planeta no estaba hecho para este ‘snack’ tan especial, pero en 2013 la compañía ya había facturado más de 1.000 millones de dólares (945,36 millones de euros, con la inflación ajustada) con el producto.

Jugando con lentes para explorar el espacio

Si con el taco de Doritos la autoría queda en dudoso lugar, con el telescopio nos deberíamos echar las manos a la cabeza. Hans Lippershey es considerado el creador del primer telescopio práctico allá por principios del siglo XVII. Una tarde de primavera, uno de sus aprendices se puso a jugar con las lentes que fabricaba este alemán artesano del vidrio y se dio cuenta de que, si colocaba dos lentes delante de un ojo, a una cierta distancia la una de la otra, una iglesia lejana parecía estar mucho más cerca.

Como buen joven, el asistente compartió su descubrimiento con varios amigos, hasta que Lippershey lo pilló y vio que su hallazgo tenía mucho sentido. Comenzó a realizar experimentos sobre la distancia a la que situar las lentes para conseguir la mayor nitidez posible y construyó un tubo de metal para colocarlas. El telescopio ya estaba entre nosotros. Galileo Galilei crearía el primer modelo tal y como lo conocemos ahora un año después, con el cual hizo las observaciones encontradas en su Sidereus Nuncius de 1610, el primer tratado científico basado en observaciones astronómicas realizadas con un telescopio.. Pero ¿alguien conoce el nombre del becario de Lippershey?

Otros jóvenes sí que tienen su nombre reconocido por la sociedad. Es el caso de Meghan Shea, que con 18 años inventó un revolucionario filtro de agua para eliminar en un 99 % la bacteria ‘E. coli’. Lo hizo en un campamento de verano, donde estaba asociada a un profesor de microbiología con demasiado trabajo y que la dejó operar a su propia voluntad. Tenía que hacer algo relacionado con la purificación del agua. Leyó algo sobre un árbol tropical, el moringa, cuyas semillas se habían estudiado como posible material de bajo coste para filtrar, pero nunca se había probado.

Shea construyó un tubo de PVC. En su interior colocó una capa de semillas machacadas y otra con materiales que filtran el agua, como tierra y carbón vegetal. De esta forma, tenía un filtro barato y sencillo para zonas que no pueden contar con tecnología mejor. ¿Con qué próximo invento nos sorprenderá esta joven?

Alarma frente al calor

Shea se encuentra en su generación junto a otras jóvenes que tienen tantas buenas ideas como ella. Nancy Domínguez, una becaria de la compañía de telecomunicaciones de Estados Unidos AT&T, le dijo a su jefe que había visto un problema que quería solucionar: ya que muchos olvidaban o dejaban en los coches a mascotas y niños pequeños, con el problema que puede suponer el calor, había que erradicar esta acción que podía derivar en una verdadera tragedia.

Así, esta estudiante de Ingeniería Mecánica creó unos sensores que detectaban el movimiento y los niveles de dióxido de carbono para determinar si dentro hay una persona o un animal. En caso de que los sensores detecten una presencia, el dueño del coche recibe un mensaje de texto que le advertiría de que se ha dejado a alguien allí y que más vale que no pase mucho tiempo con las ventanillas cerradas.

Desde el siglo XVII hasta nuestros días, los becarios han demostrado que tienen mucho potencial y que solo hay que dejarles que trabajen. Una jornada de aburrimiento, ganas de jugar o la voluntad de terminar con un problema que conocen dan lugar a creaciones dignas de admirar. ¡Larga vida a estos jóvenes!

Con información de The Verge, Time, The Huffington Post (1, 2), 100 Greatest Inventions of All Time, Wikipedia, Grist y connect.att. Imagen de gerlos

Estas historias también son dignas de admirar:

– Coches que predicen ataques cardiacos

Las ciudades bajo el agua que planea construir el nieto de Cousteau

El Google Translate de los ciegos: este dispositivo traduce cualquier texto a braille en tiempo real

Una lupa y los rayos del sol es todo lo que necesita este genio para dejarte con la boca abierta

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone