Logo Vodafone

Compartir en:

El día en que Joaquín Reyes imitó a Alan Moore… y se partieron de risa hasta en Northampton

Muchachada Nui ha sido uno de los programas que han marcado época en toda una generación. De hecho, su sección de “Celebrities (¡ahí va que chorrazo!)” se ha perpetuado hasta hoy en día convirtiendo a Joaquín Reyes en el mejor ‘impersonator’ que se puede ver en televisión. Pero cuando se dice que las tontunas de la troupe manchega fueron y serán siempre un producto básicamente internetero, se nos olvida que internet no es sólo española.

Por ejemplo: ¿Hubiera funcionado Muchachada Nui en la lengua de Shakespeare? Pues sí. Y para ejemplificar el proceso, nada mejor que el penúltimo episodio de su cuarta y última temporada, una especie de epílogo del formato y en el que salía protagonizando el «Celebrities” ni más ni menos que Alan Moore, autor del cómic “Watchmen”.

No se sabe cómo ni porqué, pero el vídeo de 5 minutos donde Joaquín Reyes daba vida al autor británico, autor entre otras de «Watchmen», «V de Vendetta» o «From Hell», llegó a las manos de Neil Gaiman, su alumno más aventajado.

Neil Gaiman también es un conocido autor de cómic y escritor de ciencia ficción y fantasía, cuyas creaciones más famosas incluyen la serie «The Sandman», la Biblia del gótico moderno y un título que no pocos catalogan como la obra más redonda de la historia del cómic.

Afirma Neil que su vida como escritor cambió cuando entrevistó a Alan Moore; este encuentro despertó en él su antigua afición por los cómics y empezó a plantearse la posibilidad de escribir historias para este medio, instruido por el gurú de la barba poblada. Por tanto, pocas personas lo conocen mejor que él.

Cuando Neil Gaiman vio a Joaquín Reyes caracterizado de su padrino-escritor en el «Celebrities» no pudo por más que partirse de risa y bautizarlo como «the spanish ‘Alan Moore’, recomendando su visionado a sus fans en Twitter y pidiendo unos subtítulos en inglés ASAP. Unos subtítulos que explicaran por qué Joaquín Reyes, en un momento dado, se come la página 214 de «From Hell» («se hace bola»), una de las obras cumbres del autor británico.

Why is Spanish Alan Moore eating his copy of From Hell? Is his blue bowler hat magic? I wish this had subtitles.

Los deseos del escritor se vieron recompensados cuando un usuario de YouTube puso subtítulos al vídeo, más mal que bien, todo hay que decirlo («esta práctica me sirve para estudiarme el First», se explicó el traductor en un foro). Sin embargo hay que reconocer que atreverse con el slang manchego en otra lengua no es asunto baladí.

También tradujo, ya de paso, el episodio completo de Muchachada Nui, donde Alan Moore sale del celebrities para hacer de super-héroe-mesías-con-chubasquero a lo «Protegido». Así se justificaba PV, el usuario que se tomó la molestia: «Más que nada traduje el Celebrities para corroborar que eso no hace gracia ni aquí ni fuera de aquí. Éste otro me parece más simpático y lo he traducido sólo por inercia».

¿Ni aquí ni fuera? Pues no es lo que le pareció a Neil Gaiman, cuya segunda parte incluso le gustó más que el vídeo inicial, como si todas las locuras del amigo Reyes fueran una copia exacta de la forma de actuar de su viejo mentor. Por supuesto, lo volvió a recomendar en su twitter haciendo de las andanzas del «Alan Moore español» con subtítulos una pieza que resultó más vista en Youtube que la original en español sin letras.

De ahí a aparecer en varios sitios americanos especializados en cómic sólo hubo un paso, donde, por cierto, lo más feo que dijeron del personaje es que, lejos de parecer aburrido, es ciertamente fassscinante.
Si con una traducción tan chapucera se logra tamaña repercusión ¿No sería una buena idea hacer los propio con Chuck Norris, Bono o cualquiera de los impersonators míticos de Joaquín Reyes, pero esta vez ayudado por un experto en las lides de la transcripción, alguien que lleve la palabra de Muchacha Nui por todo el mundo?

Mira que al final habrá que hacer caso de otros cómicos con menos gracia cuando decían aquello de «España no se acaba en el mar, que hay barca pá seguir….»

—–

Compartir en: