Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Aprendiendo a diseñar juegos de mesa en la universidad

1523040_orig

Llegar a clase y que el profesor te mande construir ciudades y caminos en una isla con ayuda de dados y cartas puede ser un sueño hecho realidad. A priori puede parecer que tiene poco que ver, pero para los futuros diseñadores de videojuegos, practicar con el juego de mesa ‘Los colonos del Catán’ puede ser más didáctico de lo que imaginas. Así lo defiende Antón J. Planells, profesor en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital y gran aficionado a los juegos de mesa.

Planells reparó en que la asignatura ‘Teoría del juego’ que estudian los alumnos del Grado en Diseño de Productos Interactivos de la U-Tad, centro adscrito a la Universidad Camilo José Cela, podía hacerse mucho más amena, comprensible y práctica gracias a los juegos de mesa. Sobre todo, más que poniendo a los alumnos a estudiar matemáticas cuando lo que les gusta en realidad es desarrollar aplicaciones para entretener a los demás.

Hace dos años, este profesor ideó un proyecto de investigación docente para defender que los tableros también tienen derecho a entrar en las aulas. “Cuando diseñan videojuegos están fascinados con los gráficos, el sonido, con todo lo audiovisual, pero les cuesta mucho entender la parte que ellos no ven, mientras que en un juego de mesa van directamente a pelearse con las dinámicas del juego y las reglas“, explica Planells a Cooking Ideas.

Después de aprender algunos conceptos de matemáticas y probabilidad presentes en videojuegos, como el equilibrio de Nash, propuesto por el recientemente fallecido Nobel de Economía, los alumnos se enfrentan en la asignatura a algunos juegos de mesa que se han puesto de moda en los últimos años y que son bastante más complejos y elaborados que la oca o el parchís.

Mientras se divierten jugando en la isla de ‘Catán’ o en la ciudad amurallada de ‘Carcassonne’, estos estudiantes empiezan a distinguir la mecánica y estrategias propias de estos dos juegos competitivos de las de otros cooperativos, como ‘El desierto prohibido’, para que se den cuenta de que planear cómo recuperar una máquina voladora que funciona con energía solar tampoco es tarea sencilla cuando se trata de un universo de ficción.

2

Planells buscó el asesoramiento de otros expertos en juegos de mesa para seleccionar y adquirir aquellos que pudieran servir a los alumnos, y pronto vio los resultados. “Ven más claramente  las campanas de Gauss y el azar con un juego de mesa, pueden probarlo todo directamente, es mucho más instantáneo“, nos cuenta.

Como después de ver hay que probar, durante un mes estos estudiantes se dedican a diseñar su primer prototipo de juego de mesa de forma manual, al igual que tantos otros creadores que desarrollan videojuegos exitosos. “El buen diseñador de videojuegos es aquel que es capaz de pensar primero en papel y luego saltar a la máquina”, defiende Planells.

El año pasado, uno de los juegos ideados por un grupo de estudiantes más elaborados fue ‘La isla’, con en el que quisieron hacer un guiño a la serie ‘Perdidos’. Una azafata, un nativo o un chico con más reservas calóricas de lo normal tienen que llegar desde la costa hasta la jungla cooperando entre sí, para después competir entre ellos para ascender la montaña. “Tenían unas fichas de personajes, otras de elementos y un tablero bastante elaborado en el que plasmaron las ideas del curso”, cuenta Planells.

9984928_orig

280059_orig

2826898_orig

1125173_orig

‘San Fierro’, un ‘spaguetti western’ hecho juego de mesa que rinde tributo al género con sus personajes y su estética, fue otro de los juegos de los alumnos en su primer curso en la U-Tad: hasta Clint Eastwood se reencarna como el Manco de ‘La muerte tenía un precio’ y “se busca” por una recompensa de 500 dólares en este proyecto.

4006558_orig

Como es lógico, no todos los juegos salen bien a la primera, y después del diseño llegan las sesiones de iteración, en las que un grupo detecta las equivocaciones de los demás poniendo a prueba cada juego. “Cuando escuchan que sus compañeros están jugando a su juego y no entienden nada, lo interesante es que ellos mismos se den cuenta de sus propios errores”, cuenta Planells.

Ahora bien, ¿queda patente en la nota final cómo diseñar un juego de mesa ha ayudado a comprender la aburrida teoría? Planells cree que los resultados son muy satisfactorios. “Como el prototipado también conlleva haber pensado los conceptos, el que haya pensando bien los conceptos luego aborda sin problemas” el examen.

Más de 50 estudiantes han cursado ya esta asignatura, y aunque la mayoría no van a dedicarse profesionalmente a desarrollar juegos analógicos, un grupo ya está pensando vender el suyo y muchos otros alumnos aseguran que incluirán el aprendizaje y comprensión de los juegos de mesa en su tiempo de ocio. Al fin y al cabo, para crear el entretenimiento del futuro viene bien conocer el del pasado, especialmente si el libro de historia es un tablero.


Las imágenes son propiedad de Antón J. Planells y Jorge Sanz

Más historias alternativas a los tableros:

Comentarios: 2

Posts Relacionados

[…] -Aprendiendo a diseñar juegos de mesa en la universidad […]

[…] –Aprendiendo a diseñar juegos de mesa en la universidad […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone