Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Por qué la NASA y Space X siempre se pasan de optimistas (y cómo evitarlo)

Llegar a Marte es el objetivo por excelencia de las agencias espaciales para los próximos años. Para ello han puesto toda su maquinaria a trabajar, aunque hay más de uno que aún ve poco probable que en 2030 puedan llegar humanos al planeta rojo. No en vano, las agencias espaciales tienen un amplio currículum de promesas no cumplidas y predicciones incorrectas, lo que les ha granjeado la fama de excesivamente optimistas.

Desde los pronósticos de Virgin Galactic del turismo espacial para 2010 hasta la apuesta de que el observatorio espacial James Webb estaría en las estrellas desde 2011, no son pocas las ideas espaciales que no se han visto cumplidas. En la actualidad, la voluntad es ponerle remedio cuanto antes. Las empresas tecnológicas ya están desarrollando sistemas de predicción para ayudar a proyectos espaciales como la NASA o Space X a ajustar plazos y ser más mucho más precisos. ¿Se conseguirá?

En un mundo con fenómenos impredecibles y condicionantes cambiantes es complicado hacer estimaciones. Y, por supuesto, no podemos esperar que cada uno de los pronósticos sean completamente exactos. Aun así, sí es cierto que se podría afinar mucho más. La razón de estos errores de cálculo no es otra que la llamada falacia de la planificación, descrita por primera vez en 1979 por el Premio Nobel de Ciencias Económicas, el psicólogo Daniel Kahneman.

Según las observaciones de Kahneman, recogidas en un ensayo conjunto con el pionero de la ciencia cognitiva y también psicólogo Amos Tversky, ninguno de sus colegas de profesión era capaz de terminar en tres años lo que había planificado para ese período de tiempo y que finalmente acababa por llevarle entre siete y diez años. Esto sucedía, según Kahneman, porque la mayoría de las personas sobrevaloran sus propias habilidades y exageran su capacidad para influir en el futuro.

Para Kahneman, la falacia de la planificación surge cuando estos optimistas no se ven a sí mismos objetivamente, lo que no les permite pensar de manera realista ante sus planes. “La falacia se produce cuando hacemos un plan con el mejor escenario posible. A pesar de los inconvenientes del pasado y por un conocimiento abstracto de los obstáculos, simplemente no podemos dejar de ser optimistas sobre los plazos porque nos tranquilizamos a nosotros mismos a través de la confianza de poder hacer un plan”, explica Kahneman.

En 2003, Kahneman, junto al profesor de la Universidad de Sydney Dan Lovallo, amplió la definición de la falacia de planificación. Así, además de tratarse de esa tendencia a subestimar los tiempos, también minimizaba los costes y los riesgos para terminar las tareas en el futuro, a la vez que se sobrestiman los beneficios.

Esto se suele tener especial repercusión en los proyectos espaciales ya que al no contar, por lo general, con precedentes de sus objetivos, se tiende a caer en un optimismo excesivo. Tanto es así que los problemas van surgiendo sobre la marcha. Por ejemplo, los presupuestos suelen encarecerse según avanza el desarrollo del proyecto en cuestión provocando que, en la mayoría de los casos, los gastos finales poco tengan que ver con los planteados en los comienzos. Ahora bien, hay soluciones para ello y ya se están poniendo en marcha.

¿Cómo se pueden ajustar estas predicciones?

Como era de imaginar, todo pasa por perfeccionar la acción humana. Todas esas afirmaciones son fruto del optimismo de personas que se dejan llevar por sus sentimientos, por lo que aprender a gestionarlos puede ser una solución.

Algunas de estas medidas pasan por contemplar solo situaciones que sean certeras para elaborar un plan más práctico. También es recomendable, como sugieren Kahneman y Tversky para los casos que sea posible, recopilar todos los datos relacionados con proyectos similares en el pasado. Así se conseguirá una visión exterior y ajena que servirá para ser más realistas.

Otra fórmula para no dejarse llevar por el optimismo consiste en desglosar el proyecto en todas las pequeñas tareas que conlleva. Esto permitirá ver que existen cuestiones que, por muy sencillas que sean, también llevan su tiempo y no queda más remedio que contabilizarlo.

A pesar de estas medidas, parece que la opción más sensata de cara a mejorar las predicciones del futuro es dejarlas en manos de las máquinas. La NASA ha apostado por un ‘software’ encargado de hacer las predicciones. El programa TCASE ajusta el error de cálculo humano al forzar a segmentar la tarea en la introducción de datos a la vez que también realiza estimaciones por su cuenta. Las pruebas hehcas hasta ahora han tenido éxito, aunque todavía no ha calculado grandes descubrimientos.

Conseguir estas mejoras no solo dejaría de poner coloradas a las compañías y agencias espaciales, sino que también garantizaría su propia supervivencia. Un presupuesto lo más exacto posible evitaría que las empresas abandonen los proyectos por falta de financiación, a la vez que aumentaría las probabilidades de completarlos a tiempo sin necesidad de paralizarlos para buscar inversión.

Estos ajustes también serán una buena noticia para los propios ingenieros que trabajen en estos proyectos, ya que dirán adiós a la frustración de no conseguir sus objetivos. Ahora bien, más allá de lo que ocurrirá en un futuro, por el momento habrá que seguir siendo prudentes a la hora de creerse ciertas predicciones: si en los próximos 10 años encontraremos vida extraterrestre o si estaremos viajando a Marte en menos de 6 años gracias a Elon Musk solo el tiempo lo dirá.


Con información de Futurism, New York TimesLas imágenes son propiedad de Pixabay (1), (2)  y SpaceX/Flickr.

Otras historias directamente desde el espacio:

– Los futuros colonos del espacio hablarán ‘spanglish’

– El día que Bush y la NASA salvaron a SpaceX de la quiebra (e hicieron llorar a Elon Musk)

– Los prometedores proyectos futuristas por los que la NASA ha decidido apostar

– La NASA desmiente oficialmente que tenga una colonia de niños trabajando en Marte

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone