Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

No te molestes en buscar algo ingenioso: el número de teléfono es tu ‘nick’ en tiempos de WhatsApp

De un tiempo a esta parte, las grandes compañías tecnológicas se han percatado de que no resulta nada cómodo que tengamos que ir por ahí buscando a amigos y conocidos por sus perfiles para agregarlos: con su número de teléfono es suficiente. Esos 9 dígitos han acabado por destronar los ‘nicks’ o nombres de usuario y, en algunos casos, han desterrado las tediosas contraseñas que tan frecuentemente olvidamos (y que deberíamos cambiar más a menudo). Ahora, basta con introducir nuestro número de teléfono y tendremos a todas nuestras amistades en la lista de contactos. Es más, para acceder a muchas  ‘apps’ de mensajería ya basta con introducir el código que nos llegue vía mensaje de texto. Fácil y sencillo.

Una de las primeras aplicaciones que se decantó por este sistema fue WhatsApp. De hecho, cuando Jan Koum creó esta herramienta de mensajería instantánea que ha acabado por convertirse en la más popular del planeta, ya era consciente de que los usuarios acabarían por cansarse de crear un nuevo perfil, su ‘nick’, con su contraseña… Él mismo era patoso para recordar algunas credenciales. “Yo era perezoso y no podía recordar mi contraseña de Skype”, reconocía. Es por esto que decidió ahorrar ese engorroso proceso y que el número de teléfono fuera el único factor a tener en cuenta.

Sin duda alguna, acertó de pleno a la hora de tomar esta decisión. Solo hay que remitirse a las pruebas y comprobar, por si alguien dudaba del éxito de esta medida, cómo las redes sociales, chats y otras ‘apps’ que llegaron más tarde, también se decantaron por identificar al usuario con su número de teléfono. Desde Snapchat hasta Facebook Messenger, ya son muchos los servicios para los que no es necesario introducir ninguna contraseña sino que basta con la clave que envían a nuestro ‘smartphone’. Otras como Twitter, si bien en sus inicios instaban al usuario a completar el registro con su nombre de usuario, ya comienzan a adaptarse a esta nueva tendencia.

Incluso gigantes como Google o Apple no han podido obviar la mina de oro que se encuentra en la libreta de contactos de sus usuarios. La firma de la ‘gran G’, que utilizaba nuestra dirección de correo electrónico en nuestro perfil en Google Plus, optó por cambiar cuando lanzó Duo y Allo, sus ‘apps’ de mensajería de escaso éxito.

Por su parte, la compañía de la manzana mordida lo implementó en su buque insignia, en el iPhone, y a la hora de acceder al navegador. Para evitar que alguien trate de hacerse con la ID de usuario, cada vez que accedamos a ella desde un nuevo dispositivo recibiremos un mensaje con un código de verificación de seis dígitos que tendremos que introducir para seguir con el proceso. Una doble medida de seguridad que toma el número de teléfono como elemento clave para poder demostrar que, efectivamente, somos los propietarios y los únicos con potestad para acceder.

Innumerables ventajas

Y si se ha extendido el uso del número de teléfono como sustituto del nombre de usuario en distintas redes sociales no ha sido por casualidad, sino porque presenta una serie de ventajas respecto a los otros métodos. La primera de ellas, obviamente, es evitar el tedioso proceso de registro. En WhatsApp, por ejemplo, apenas son necesarios unos minutos para poder empezar a chatear con tus contactos a los que, además, no tienes que agregar de ninguna forma porque están ya en tu teléfono móvil. Una ventaja añadida.

Para el proceso de verificación, y aquí nos encontramos otro beneficio, no tendremos que ir a la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico, abrir un nuevo ‘email’, hacer clic en el enlace que aparece y, por fin, acceder a la aplicación. Aunque cada vez son menos las ‘apps’ que recurren a este largo procedimiento, siguen existiendo, con lo fácil que es recibir un código en nuestro ‘smartphone’ vía SMS y no tener ni tan siquiera que copiarlo, ya que suele ser la propia herramienta la que se encargue de hacerlo.

A todo ello hay que sumar que no tenemos que memorizar una contraseña. ¿Imaginas tener que teclear tu clave de acceso siempre que vayas a utilizar una aplicación que utilizas frecuentemente? Que aburrimiento, ¿verdad? Si algún día cambiamos de dispositivo, bastará con repetir el procedimiento que antes describíamos para recibir un nuevo código de verificación que nos permita demostrar que somos nuevamente nosotros.

Un número para siempre

Al fin y al cabo, pocas cosas hay más personales en nuestro entorno tecnológico que el número de teléfono. La dirección de correo electrónico puede cambiar, puede que incluso no queramos que nuestro nombre de pila sea el nombre de usuario de tal o cual red social… Sin embargo, siempre haremos todo lo posible por no perder jamás los nueve dígitos de nuestro número de teléfono. De ahí que sea tan útil esta nueva tendencia.

Sí es cierto que no todo son ventajas. También existe algún inconveniente. Como ya advierten algunos expertos en ciberseguridad, en caso de que alguien con no muy buenas intenciones se haga con nuestra cuenta de Facebook o alguna otra red social en la que estemos registrados con nuestro correo electrónico, solamente tendrá acceso a esos dos rincones de internet. Nada más. El resto de datos estarán a buen recaudo. Sin embargo, cuantas más redes sociales y aplicaciones tengamos agregadas a nuestro número de teléfono, más riesgo asumiremos: en caso de que perdamos la tarjeta SIM y alguien acceda al terminal, estarán en peligro mucha más información sobre nosotros.

No obstante, confiemos en que nada de esto ocurra. Tomemos las precauciones oportunas para evitar que nos birlen el móvil o lo extraviemos por alguna parte, y a buen seguro, solo nos beneficiaremos de las ventajas de que nuestro nuevo nombre de usuario en las distintas redes sociales sean los nueve dígitos de nuestro número de teléfono.


Con información de Wired y Martin Investigative Services. Las imágenes de este artículo, por orden de aparición, son propiedad de Microsiervos (y 2), Automobile Italia y Edar

Inserte su contraseña, por favor

Tus labios, tu corazón y otras contraseñas del futuro que forman parte de tu cuerpo

La historia del bikini dorado de la princesa Leia que nos robó el aliento en Star Wars

Cómo proteger los puertos USB de los ‘pendrives’ que roban datos

El primer ordenador español lo fabricó en los 60 un ingeniero que llegó a ministro

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone