Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • ‘Boom’ de las cirugías para arreglar el desaguisado de los ‘piercings’ gigantes

Compartir en:

‘Boom’ de las cirugías para arreglar el desaguisado de los ‘piercings’ gigantes

Young_woman_with_stretched_ear_piercing-515x487

Cada vez son más grandes, llamativos y sus atrevidos usuarios los portan por todas partes del cuerpo.  Desde el septo nasal hasta las corvas. Sin embargo, tatuajes o pendientes pueden convertirse en un problema a la hora de buscar trabajo cara al público, en sectores tradicionales de la economía, o incluso en la Policía o el Ejército.

Con las expansiones en las orejas pasa lo mismo. Quizás fuiste el más molón del instituto o la universidad, pero ahora, cinco años después, te has arrepentido de llevar los lóbulos colganderos. Esta forma de decoración corporal tiene su origen en ciertas tribus de África con connotaciones religiosas y culturales. También hay tradiciones en Asia como ciertas ramas del budismo, por ejemplo, que consideran que grandes lóbulos son sinónimo de sabiduría.

Otras culturas y religiones, en vez de aumentar, decidieron cercenar partes del cuerpo como rito iniciático, sin sentido estético, como es el caso de la circuncisión en el mundo hebraico. Aunque el ejemplo más claro de modificaciones corporales quizá sea el de las mujeres del pueblo mursi, que son capaces de incrustar un plato de considerable tamaño en su labio inferior.

Mago

En nuestra cultura, sin embargo, tampoco parece tener un significado profundo el querer agrandar, pintar u horadar alguna parte del cuerpo. Estética y sentirse bien con uno mismo son las razones más comunes para hacerlo, pero algo tan arbitrario como la moda puede cambiar de un momento a otro.

Desde hace tiempo, la cirugía láser permite el borrado de tatuajes más o menos ominosos para sus portadores, pero ¿qué pasa con un boquete de siete centímetros de diámetro en tus orejas? ¿Tiene remedio? Lo tiene, y cada vez hay más demanda. Lo que antes se había estirado a fuerza de introducir gradualmente aros de cada vez mayor tamaño en los lóbulos de las orejas, sólo tiene solución mediante cirugía. Cuando pasa de más de 1’5 cm de diámetro nunca regresa a su posición original.

El récord del mayor agujero en la oreja lo tiene un hombre hawaiano, Kala Kaiwi, que logró alcanzar un diámetro de más de 10 centímetros. Suficiente para atravesarlo con el puño.

Stretched_septum_piercing

Para devolver una oreja como la de Kala Kaiwi a su tamaño estándar sólo hacen falta bisturí, hilo y aguja. La operación es sencilla pero cara: más de 2.000 euros según datos publicados por The Guardian. La publicación británica afirma también que el paso por el quirófano para este tipo de intervención ha aumentado en los últimos tiempos pese a su elevado precio.

El procedimiento no reviste demasiada complicación. En apenas media hora, el cirujano corta la carne colgante y cose la oreja con su forma original. Para los amantes de la transformación corporal, además, puede ser una nueva experiencia en un largo historial de cicatrices y pinturas de guerra.

—–

Con información de The Guardian y CBS

Otras cosas ya nunca volverán a ser como antes:

– Así era internet antes de que Google viniera a revolucionario todo

– Los GIFs de las cavernas: así se usaba el fuego para animar pinturas rupestres

– ¿Por qué las noches de insomnio disparan la creatividad?

– Diez corruptelas y otras noticias candentes que las teles públicas “se olvidaron” de contarnos

Compartir en: