Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Para que te fíes del Trending Topic

O de los me gusta, o del tráfico de una web. Si desde siempre se ha discutido la veracidad o no de los datos de audiencia de los medios tradicionales como la radio o la televisión, ahora parece que con las formas de medir en internet, podemos estar más seguros… o no.

Hay quien ve las redes sociales como un triunfo de la sociedad, de la democracia y de la participación. Un mundo en el que nadie puede manipularnos tan fácilmente y en el que la información, al ser directa del pueblo, de los individuos, es infinitamente más real que cuando la tamizan los periodistas, o los portavoces, siempre bajo sospecha de estar comprados económica o ideológicamente.

El problema es hasta qué punto, actualmente, en el imperfecto aún mundo de la web social, somos capaces de manejar por nosotros mismos ese caudal de información y lo que hacemos con ella.

Pero tranquilos, que fiarnos de los demás es sólo cuestión de genes.

Cuando se trata de buscar razones un poco más profundas de lo tópico para el éxito de las redes sociales, se recurre al hecho de que el hombre es un animal social. Y eso demuestra sólo por qué nos reunimos y hablamos entre nosotros en este como en cualquier medio pre existente. Lo que no suele estudiarse científicamente, es por qué le damos tanta importancia a los “me gusta” a los “RT” o a los “Trending Topics”. Algo que persigue todo aquél que quiere venderte algo, sea comercial o ideológicamente.

Ahora se ha publicado un estudio de la Universidad de Brown (Rhode Island, USA) que explica que estamos predispuestos genéticamente a seguir los consejos de los demás. Es algo casi instintivo que nos permite sobrevivir en un mundo en el que, cuando nos enfrentamos a algo nuevo, sin la experiencia grupal deberíamos exponernos a peligros.

Ya sabemos todos que los peligros en nuestro tiempo no son ser capturados por un depredador. Ahora, cualquier cosa que nos suponga esfuerzo, lo vemos como un peligro. Especialmente, el que nos haga romper nuestros esquemas mentales, nuestras creencias, nuestras costumbres.

Afortunadamente, esa vagueria mental no dura siempre. Al final, otra parte de nuestra genética nos impulsa a experimentar por nosotros mismos. Como dice el artículo de ABC que explica el citado estudio:

El equipo de Michael Frank ha descubierto que es la genética la que determina cuánto tiempo necesita cada persona para fiarse de su propia experiencia antes de dejar de lado los consejos y creencias previas.

¿Tú qué genes tienes en Twitter?

Por lo estudiado, parece ser que hay un tipo de personas a los que sus genes les fuerzan a seguir creyendo sus propios convencimientos incluso a pesar de su propia experiencia. Podemos llamarles cabezotas genéticos que actúan de forma sesgada. Y sesgo es un sinónimo de tendencia, en estadística , y en medios de información.

Y el sesgo, se mire como se mire, es peligroso:

En especial el sesgo de confirmación, que lleva de forma irracional a buscar, interpretar o recordar información que confirme nuestras creencias.

Por tanto, pretender que lo que es “tendencia” en twitter o en nuestro entorno es ya real, positivo o válido, es algo que por lo menos a mí me preocupa bastante. Porque si hasta ahora debíamos temer por la objetividad y calidad de la información que nos ofrecían los profesionales en exclusiva, ahora lo que debemos poner en cuarentena es nuestra propia información.

Para empezar, necesitamos tener claro lo que es representativo y lo que no. Twitter no es de ninguna manera una muestra estadística fiable. Ni por cantidad ni por selección. Lo estudié en un post de 2011 y ahora lo repite este artículo de eldiario.es escrito por un experto como Lluís Orriols. Por tanto, que algo sea tendencia en una muestra no representativa, no es tendencia global, es lo que es.

Por desgracia, si antes podíamos acudir a fuentes mejor informadas, que era la prensa, la terrible práctica que siguen los medios de adaptar sus informaciones a los gustos de las redes sociales, e informarse en ellas, convierten las fuentes de noticias en tan irreales como esas tendencias, sesgadas. Uno de los males que están llevando a la prensa al precipicio.

Porque además, los datos que vemos en internet, de los que muchos parecen estar más seguros ahora que antes en cuanto a la medición de audiencias, son también fácilmente manipulables. Pongamos un ejemplo muy adecuado para explicarlo. Cuando nos decían que una canción era número uno en ventas o éxitos, “sabíamos” que era todo marketing y estaban comprados. Por eso, con internet, nos fiamos más de que una canción tenga muchas visitas o descargas para convencernos de que eso sí es lo que a la gente le gusta. Sin embargo, ahora llega YouTube y nos demuestra que esos hits, tampoco lo son tanto… ¡Sorpresa!.

Pero el problema no es el medio. No lo es internet ni lo son las redes sociales. Ambos son herramientas, y tienen como todo en la vida lo bueno y lo malo de nosotros. Tienen mucha información falsa y sesgada, pero también tienen información correcta y necesaria. Son nuestros genes los que deciden cuál usamos. Somos nosotros los que podemos cambiar las cosas si decidimos salir de nuestras zonas de confort y probar a investigar y experimentar por nosotros mismos.

No estoy en absoluto en contra de los medios actuales, sino del uso que le estamos dando la mayoría de las veces. De ser partícipes de los trendings topics sin ponerlos en duda. Porque podemos hacer RT hasta la saciedad de lo que queremos creer entre todos, como que Islandia es un ejemplo de cómo salir de la crisis, o leer toda la noticia desde todos sus puntos de vista.

O seguir pensando, “porque lo dice todo el mundo“, que la Primavera Árabe fue algo de internet, aunque el mismísimo director de Google Egipto diga lo contrario.

¿Ciber-revoluciones?:Demostrar, como hizo Robert S. Eshelman en la revista The Baffler, que la primavera árabe no la desencadenaron Twitter ni Facebook, sino los sindicatos que se organizaban en secreto desde hacía años, no constituye una afrenta a los smartphones o a Facebook.” “Nadie se puso en contacto con la clase obrera egipcia a través de Internet y Facebook”: “Las redes sociales desempeñaron una función, es cierto. Pero esta revolución no ha sido una ciber-revolución”.

Observación del exdirector de Google Egipto, Wael Ghonim (Extraído de este artículo más que recomendable).

Lo fácil es seguir la corriente, a los trendings, y lo difícil es pensar por uno mismo, y esforzarse en encontrar los datos, y tener opinión propia. Pero cuidado, que cuando dejas que otros piensen por ti, siempre hay algún listo que saca tajada. Lo llevamos en los genes.

 

Imagen: recorte de “Follow the Line” original de Benson Kua, Creative Commons en Flickr.

Comentarios: Comentarios desactivados en Para que te fíes del Trending Topic

Posts Relacionados

No comments yet.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone