Logo Vodafone

Compartir en:

¡Menudos pendones! Diez banderas delirantes de repúblicas extintas

bandera portada

Para la mayor parte de los mortales, el mundo de las banderas resulta de lo más aburrido y extraño. Sin embargo, la vexilología – que así se llama el estudio de las enseñas – entusiasma a aquellos que ven algo más que un simple trozo de tela con dibujos. ¿Qué ven?, os preguntaréis. Historia, sentimientos, emociones… ‘Y diversión’, como diría Sheldon Cooper.

https://www.youtube.com/watch?v=zDn5IlHqlA4

No le falta razón. A lo largo de la historia, han existido centenares de Estados que, orgullosos, no han dudado en alzar un paño cargado de simbolismo. Ojo, no se trata de un paño cualquiera, de esos con rayas horizontales y verticales. Hablamos de oriflamas decoradas con objetos y formas fuera de lo común.

Sus emblemas molaban. Sin embargo, el devenir histórico ha hecho que muchos de estos países desaparecieran, quedando sus originales banderas desterradas al olvido. Hoy queremos recuperarlas. He aquí una selección de banderas divertidas y singulares que casi nadie recuerda, pero merecen un sentido homenaje.

Bandera 1El Santo Blasius

Imaginaos la escena. Un atleta se halla de pie en el podio. Acaba de ganar la final de 100 metros de los Juegos Olímpicos y, emocionado, alza la mirada al cielo para observar cómo ondea la bandera de su país. De repente, los brazos de un santo se extienden hacia él.

El santo que aparece en la bandera, naturalmente. Así era la tela que simbolizaba el espíritu de la República de Ragusa, una república marítima, localizada en la ciudad actual de Dubrovnik, en el sur de Croacia, que existió entre 1358 y 1808. Una bandera que impacta no por su contenido religioso, sino más bien por la expresión del santo. Asusta un poco.

(Disclaimer: no nos consta que ragusano alguno se hiciera con un metal olímpico)

Bandera 2

¿Es un halcón, es un águila? ¡No! Es un pollo

La región de Friuli, en el norte de Italia, suele ser un dolor de cabeza para el gobierno de la bota de Europa. Friuli se caracteriza por ser una zona que cuenta con grupos independentistas, deseosos de autonomía, así como una bandera propia y decididamente singular. Una bandera de la que sentirse muy poco orgulloso. Sí, amigos, el pendón de Friuli es un pollo con malas pulgas.


Bandera 3

Un león bastante útil

Un símbolo religioso con algo más de ferocidad se muestra en la bandera de la antigua República de Venecia. El león alado que vemos en la imagen simboliza el evangelio de San Marcos. Pero lo que tenía de peculiar este lindo gatito era su capacidad de mostrar al pueblo cuándo había paz –la pata en las hojas del libro-, y cuándo guerra –la pata en una espada desenvainada.

Hoy en día, el león alado se encuentra en la bandera de la ciudad de Venecia, en su escudo de armas; se alza como galardón en el Festival de Cine de Venecia e incluso es la insignia de una compañía de seguros.

bandera 4

¿Quién dijo racismo?

Cuando el rostro de Obama se convirtió en todo un símbolo durante las elecciones estadounidenses en 2008, la mayor parte de nosotros desconocía que el color de la piel podía llegar a ser un buen reclamo publicitario.

No extrañó, sin embargo, a la población de Córcega. A pesar de pertenecer a Francia, Córcega vivió experiencias independentistas en el pasado y, a día de hoy, aún hay grupos nacionalistas en la isla. Por supuesto, tienen su propia bandera. Un trozo de tela colonizado por un hombre negro, con un pañuelo atado en la cabeza, al más puro estilo ‘Lo que el viento se llevó’. Un rostro que simboliza la liberación de la esclavitud del pueblo corzo (y que se ha convertido en una poderosa marca).

Bandera 5

Espadas picantes

Otra bandera curiosa pertenece al Sultanato de Banten, un estado fundado en el siglo XVI por Sunan Gunungjati. En ella, dos espadas se entrecruzan sobre un fondo amarillo. Según los vexilólogos, el amarillo representa la realeza. ¿Y las espadas? El poder del sultán. Un hecho que nos lleva a resaltar la verdadera causa por la que era poderoso el sultanato: la pimienta.

bandera 6

Delfines saltarines

Una de las banderas más simpáticas que hallamos en la lista pertenece a la República de Anguila, un estado que duró únicamente dos años (de 1967 a 1969) y que actualmente se encuentra bajo la jurisdicción de Reino Unido. En la bandera de Anguila aparecen tres delfines que saltan, generando un círculo continuo. Entre los valores que representan encontramos la paz, la resistencia, la unidad o la fe.

bandera 7

La falta de garra

De nuevo un animal se apropia del pendón de una antigua república independiente. Esta vez hablamos de la República de Formosa, que únicamente duró cinco meses. En su bandera se intuye la causa de su trágico destino. En el centro, un tigre trata de representar la ferocidad necesaria para frenar la invasión japonesa. Y decimos intenta porque, más que un tigre, el animal se asemeja a otro lindo gatito. ¿Quién puede no rendirse a una monada así? Los japoneses.

bandera 8

El taburete de oro

Además de animales y personas, en las banderas también se han llegado a representar objetos. En este ámbito, destaca la bandera del Imperio de Ashanti, en cuyo centro se alza un taburete. Sí, sí, un taburete. Y de oro. Fue el rey Osei Tutu el que le dio significado al asiento: unidad y espíritu. A otros simplemente nos recuerda a Ikea.

bandera 9

A gusto del consumidor

Hubo un tiempo en la historia de Filipinas, justo después de acabar con la colonización española, en el que existió una república, llamada la República de Zamboanga. Este nuevo estado se inició a partir de una insurrección, y tal batalla se reflejó en un trozo de tela.

La bandera está formada por dos aros y una V tumbada de lado. ‘¿Seguro que una V?’, os preguntaréis. Deberían ser dos espadas, pero nunca se ha llegado a saber del todo. También tiene un cierto componnente fálico. En fin, que vuele la imaginación…

bandera 10

Stop

Más que una bandera, la tela de la antigua República de Anyuán se asemeja a una señal de tráfico. Todo un símbolo que parecía sugerir a los franceses que se rindieran ante los deseos de los anyuanos de convertirse en un estado independiente. Debieron hincharse a poner multas y, aún peor, debieron quedarse sin cobrarlas.

——————–

Con información de Wikimedia, CRW Flags, Flag Review, Taipei Times, Centro de Artigos, Watawat

Otros pedacitos sorprendentes de historia (o no):

La vuelta al mundo en diez videojuegos 

¡Cancelada! Diez series que se fueron al garete tras perder a sus protagonistas 

Diez culturistas que se pasaron tres pueblos con los esteroides 

Diez preguntas sobre la sentencia que dejó sin conexión a un internauta por compartir música ‘pirata’

Compartir en: