Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • Bienvenido a la Universidad de Pixar, el lugar donde nacen los genios de la animación

Compartir en:

Bienvenido a la Universidad de Pixar, el lugar donde nacen los genios de la animación

pixar_UNI_1

Imagínate aprender a animar con los padres de Buzz Lightyear o Wall-E. ¿Es posible? Sí. Bienvenidos a la Pixar University, un templo del conocimiento alojado entre los muros de esta ya mítica productora de animación. ¿Su objetivo? Captar talento y ampliar los ya amplios conocimientos de sus trabajadores.

Calificada en 2008 por Steve Jobs como “lo mejor que hicimos nunca”, la Pixar University fue una idea personal del presidente de la compañía, Ed Catmull, quien siempre ha defendido la necesidad de contratar personas “más inteligentes” que los propios directivos. La misión de la Pixar University, desde sus orígenes, es formar a los mejores. Una labor que siempre se han tomado muy en serio.

Este centro del saber tiene un precedente claro en 1935, cuando Walt Disney pidió a Don Graham que acudiera a los estudios de Disney para dar unas clases a los artistas. Parece ser que Disney siempre tuvo muy presente la formación en dibujo y otras disciplinas como base para crear animaciones exitosas.

La Pixar University nació en 1996, un año después del estreno de ‘Toy Story’, el primer largometraje de animación por ordenador, como un programa de diez semanas en el que los nuevos contratados aprendían a usar el ‘software’ de la compañía. Una de sus primeras profesoras fue Elyse Klaidman, que recientemente viajó a España como comisaria de la exposición de Pixar en el CaixaFórum de Madrid. Klaidman comenzó dando clases de dibujo y pronto comenzó a encargarse del desarrollo del currículo de enseñanza. En la actualidad es la responsable de este centro de formación y del archivo de la compañía.

Pixar_UNI_2

Ubicada en sus estudios de Emeryville (California, Estados Unidos), Pixar University tiene un programa regular de disciplinas como dibujo, escultura, dirección de cine, teoría del color, historia de la animación… En total, 110. “Cualquier cosa que ayude a toda la gente de Pixar a entenderse y comunicarse mejor entre sí”, cuenta Randy Nelson, antiguo ‘decano’ del programa de formación. Catmull explica que, además, se les enseñan ‘valores’, como respetar el trabajo que hacen sus colegas.

Las clases tienen lugar durante cuatro horas a la semana. Las reuniones y trabajos que haya en esos horarios se pueden cancelar para asistir a la formación. No son obligatorias, pero quizá lo mejor sea acudir: podrás descubrir nuevas pasiones tan increíbles que te permitan cambiar el departamento en el que trabajas, como le ha pasado a otros empleados.

pixar_UNI_3

Además de los beneficios en la formación de los empleados y por tanto en la mejora de sus trabajos, Catmull cuenta que “la gente interactuaba de un modo que no lo hacían en el lugar de trabajo. Se sentían libres para ser bobos, estar relajados, abiertos. No había jerarquía, por lo que la comunicación prosperaba.” Al fin y al cabo, en una misma clase podían estar sentados codo con codo animadores con guardas de seguridad o miembros del departamento legal: “¿Por qué enseñar dibujo a los contables?”, se pregunta Nelson. “Porque las clases de dibujo no solo enseñan a la gente a dibujar. Les enseñan a ser más observadores. No hay empresa en el planeta que no se beneficiaría de tener gente que se convierta en más observadora”.

Al final, todo este trabajo revierte en mejores películas, que para algo Pixar se dedica a producirlas. “Si pudieras crear buenos directores que trabajaran aquí durante 25 años, sus primeros cinco años serían realmente buenos; sus siguientes cinco serían increíbles. Para cuando estas personas hayan trabajado juntos durante 25 años, no te creerás las cosas que sucederán”, describe Bill Polson, director técnico de Pixar y otro de los asistentes a estos cursos.

pixar_UNI_4

En definitiva, como dijo Randy Nelson en una entrevista a The New York Times, “lo que hemos creado aquí (un increíble espacio de trabajo, oportunidades para aprender y crecer y, sobre todo, geniales compañeros de trabajo) es mejor que cualquier contrato”.

Así sí que mola ir a la universidad.

———————————–

Con información de The New York Times, Blog Vecindad, SFGate y del libro ‘Creativity, Inc.’, de Ed Catmull.

Más historias que parecen sacadas de una peli de dibujos animados:

Cuando Pixar fabricó un ordenador y solo se vendieron 300 unidades

Cientos de personas jugando a la vez: la revolución de Twitch

Los humildes orígenes de Pixar: cuando los reyes de la animación anunciaban chicles, zumos y vaqueros

Diez teorías disparatadas sobre películas que te darán que pensar

Compartir en: