Logo Vodafone
  • Cooking Ideas
  • El coleccionista de cajas de pizza que supo ver el arte en la joya de la cocina italiana

Compartir en:

El coleccionista de cajas de pizza que supo ver el arte en la joya de la cocina italiana

scott_pizza

Crítico gastronómico, guía turístico, escritor… La definición del protagonista de nuestra historia, el estadounidense Scott Weiner, puede ser así de convencional o encajar en la casilla de inclasificables. Crítico de pizza, organizador de rutas de degustación de la delicia italiana, autor de un libro sobre las cajas en que se transporta este manjar proletario…

¿A que ahora suena diferente? Pues, además, ostenta un Record Guinness. Y, sí, lo has adivinado, tiene que ver con la pizza. Concretamente, con una colección que iba por 595 envases cuando los jueces hicieron la comprobación y que, a día de hoy, supera la increíble suma de 650 cajas provenientes de 45 países, minuciosamente clasificadas y celosamente custodiadas por Scott en los armarios de su apartamento en Nueva York.

La ciudad de los rascacielos es el museo idóneo para las visitas guiadas que organiza este académico de la pizza. Y de eso vive (bastante bien por cierto). Hace ya más de cinco años que fundó Scott’s Pizza Tours, la ‘rara avis’ del turismo gastronómico estadounidense, reconocida por Trip Advisor como una de las 10 mejores rutas turísticas de los Estados Unidos.

Multinacionales como Google, Yahoo!, Pandora, Expedia, Citibank, ING o incluso Pizza Hut – que de estos asuntos algo sabe – han recurrido a los itinerarios de Weiner como parte de sus programas de ‘team building’ (dinámicas de grupo). Y los trabajadores han salido encantados. La gran mayoría de los que han probado destacan lo mismo: el enciclopedismo de Scott y la pasión sin límites que siente por la joya de la cocina italiana.

Sus columnas de opinión en la revista Pizza Today y las reseñas de cajas que cuelga en YouTube dan buena cuenta de ello. Es minucioso, didáctico y un excelente comunicador. En el momento de escribir estas líneas hay 400 personas suscritas a su canal. No es una superestrella, pero teniendo en cuenta lo reducido del segmento al que se dirige, podemos considerarle un ‘videoblogger’ de éxito.

Y te preguntarás: ¿qué tiene el envase de una pizza que lo haga merecedor de una reseña? Pues la clave está, precisamente, en que te lo preguntes. Estamos acostumbrados a ignorar la caja, concebida como una exigencia logística. Sirve para que el repartidor lleve la pizza en su moto y nos llegue caliente, al menos en la medida de lo posible. Después, hace las veces de mantel y va directa al cubo de la basura, a no ser que sobreviva como ‘tupper’ para esa porción a la que ninguno de los comensales ha osado hincar el diente.

En España, suelen ser rojas y blancas o blancas y azules, según la franquicia, o a lo sumo tienen dibujada alguna escena costumbrista italiana o el retrato de un chef entrado en carnes con un frondoso bigote. Es lo habitual. No obstante, en los ejemplos que Scott nos muestra en su libro, ‘Viva la pizza! The Art of the Pizza Box’, el cartón corrugado de estos envases se revela como un lienzo de excepción para los artistas de lo cotidiano.

pizza1

pizza2

pizza3

pizza4

pizza5

Por otro lado, la caja de pizza es un reto centenario para los prohombres del diseño industrial. Alcanzar el equilibro perfecto entre la masa caliente y la masa que está blanda y empapada por culpa del vapor es harto complicado. En este sentido, el emplazamiento de los huecos de ventilación resulta determinante.

Por tener en cuenta cuestiones como esta, la India es, a día de hoy, la gran potencia de la fabricación de envases para pizza. De una empresa con sede en Mumbai proviene VENTiT, la joya de la corona de Scott. Se trata de una caja poco llamativa, pero tremendamente inteligente, cuyos orificios se disponen de tal forma que el vapor no llega a tocar el alimento, preservando totalmente su integridad sin renunciar a la temperatura adecuada. Pero mejor oírlo de labios del experto:

Tal y como Scott relata en su libro, hubo un tiempo en que la pizza ni siquiera se entregaba en una caja. Simplemente, te la daban envuelta en un pedazo de papel. Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando el ‘boom’ de la entrega a domicilio trajo consigo la necesidad de un envase que, posteriormente, se convertiría en un soporte para el marketing.

Los primeros eran extremadamente simples, de uno o dos colores, porque la técnica de impresión en cuatricomía no se introdujo en el sector hasta finales de los años 90. Más tarde llegaría la hora a los artistas, como Luca Ciancio, el Miguel Ángel de las cajas de pizza, ídolo de nuestro amigo Scott. El italiano ha realizado (y firmado) más de 250 diseños diferentes, como este de las ‘celebrities’ napolitanas Sofía Loren y Antonio Curtis.

sofialoren

Ahora que los ‘foodies’ dominan internet, con sus fotos de ‘instafood’ y sus Tumblr de ‘foodporn’, el libro, los artículos y los vídeos de Scott representan un gratificante regreso a los orígenes, una ruta por la historia de la gastronomía popular con la pizza como telón de fondo. El manjar proletario, la comida del estudiante, el último recurso de un soltero… La pizza, esa amante fiel que, desde ahora, también verás como una obra de arte.

Viva la pizza!

pizza6

pizza7

pizza8

pizza9

pizza10

————-

Con información e imágenes de Scott’s Pizza Journal, Slate y Wired

Después de una copiosa cena…

El ordenador que tenía un botón para pedir pizza y otras cinco anécdotas

¿Por qué España no es Silicon Valley? Capítulo uno: porque no es fácil pagar con acciones

Fraga, Losantos y otros diez trols que despuntaron cuando no existía Forocoches

Android, iPhone, iPad… la invasión tecnológica en los títulos del porno

‘Unboxing’, el lucrativo y surrealista negocio de desempaquetar productos

Compartir en: