Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

¡Frena, que no hay nada! La rotonda fantasma que juega con la mente de los conductores

1

Son odiadas por muchos, generan situaciones caóticas en un sinfín de ciudades y su proliferación da incluso para escribir libros. Son rotondas, esa estructura urbana circular por la que muchos no saben aún cómo deben circular. Por si el lío de carriles, entradas y salidas fuera poco para algunos conductores, ahora llega un nuevo colmo. Démosle la bienvenida a la rotonda fantasma.

Se ha instalado en la ciudad británica de Cambridge. En concreto, en Tenison Road, una calle de una zona residencial en la que ahora “emerge” una singular estructura con la que las autoridades pretenden controlar la velocidad de los conductores más temerarios. En lugar de instalar un radar para frenar a algunos a golpe de multa, o hacer lo propio con un badén, los ingleses han decidido colocar una rotonda imaginaria.

Porque no hay rotonda alguna. En realidad, ahora unos ladrillos dispuestos en forma circular a modo de pavimento sustituyen el tradicional asfalto. Así, a lo lejos, la estructura no parece otra cosa que una de esas rotondas que en las películas de Hollywood dan pie a situaciones cómicas y, sin embargo, la circulación en ese tramo de la calle es totalmente normal.

“La ciencia del comportamiento que hay detrás de la rotonda fantasma es bastante buena”, asegura Richard Owen, director de Road Safety Analysis, una compañía británica dedicada al análisis de la seguridad vial. “Se trata de hacer que los conductores se sientan mucho más seguros en el entorno de la carretera, y esta es una forma de lograr que los coches vayan despacio sin utilizar badenes”, explica.

Tal y como explican en la BBC, esta singular medida se ha tomado tras un acuerdo entre los residentes de la zona y los miembros del Consejo del condado de Cambridgeshire. “Los residentes vieron todos los diseños y llegaron a un acuerdo que se ha tomado a través de varias consultas realizadas a lo largo de unos años”, explica un portavoz de la institución.

De hecho, esa es una de las críticas más fuertes que ha recibido la rotonda: el tiempo y la inversión que ha llevado colocarla. En concreto, forma parte de un plan para fomentar la seguridad vial con un presupuesto total de 500.000 libras (cerca de 600.000 euros al cambio actual).

Sin embargo, ese no es el principal problema de este confuso trampantojo que tiene por objetivo que los conductores levanten el pie del acelerador. Lo más polémico es que, al tocar las aceras de ambos lados de la calle, algunos peatones piensan que la forma dibujada por los ladrillos no es sino el camino marcado para cruzar de uno a otro lado. Así, la rotonda fantasma ha terminado convirtiéndose en un falso paso de peatones.

Por si fuera poco, algunas asociaciones locales como Camcycle han puesto el grito en el cielo y dudan de la efectividad de la rotonda. Al menos, en el largo plazo: no en vano, si su objetivo es hacer que los conductores vayan más despacio al verse sorprendidos por una nueva (e inexistente) rotonda, en cuanto pasen un par de veces por Tenison Road y descubran el truco podrán volver a pisar el acelerador a fondo. Mientras tanto, un badén clásico seguiría funcionando: estés acostumbrado o no, no hay más opción que frenar.

Además, cabe preguntarse qué sucederá cuando, efectivamente, los conductores estén habituados a este sistema. ¿Quizás una estructura aún más disparatada para lograr que el efecto perdure?

2

El hazmerreír

Como no podía ser de otra manera, algunos vecinos han decidido afrontar esta novedad urbanística con algo de humor inglés. Por una parte, la rotonda fantasma ha sido bautizada como “plataforma de aterrizaje de OVNI”. Toda una paradoja, teniendo en cuenta que algunas rotondas del mundo son tan horripilantes que espantarían a cualquier extraterrestre dispuesto a poner un pie sobre nuestro planeta.

Además, y para redondear la jugada, algunos vecinos han decidido personalizar la rotonda fantasma. De hecho, más allá de bautizar la estructura, hay quien se ha atrevido a pintar unos ojos y una boca convirtiendo esta singular medida para que los coches frenen en todo un rostro triste. Así, ahora la propia rotonda parece no estar contenta con su condición (y, sobre todo, con su escasa utilidad).

Mientras los vecinos se aclaran con el objetivo de la rotonda fantasma y explican a los foráneos que aquello ni es un paso de peatones ni se le parece, hay cierta susceptibilidad en la zona. Así, cualquier estructura circular que aparece en el asfalto es una seria candidata a ser una nueva rotonda fantasma con la que hacer cambiar de opinión a los amantes de la velocidad.

Quizás, pronto, este invento inglés sea solo el origen de una nueva plaga, y entre la multitud de rotondas que pueblan nuestras calles los conductores deban discernir cuáles son reales y cuáles son, simplemente, una suerte de oasis en mitad del asfalto: la ves pero, en realidad, no está ahí. Aunque también se pueden utilizar otras técnicas más impactantes para dar miedo y que levantemos el pie del acelerador, como ya comprobaron los habitantes de Plymouth, en el Reino Unido, con sus niños-bolardo: unos siniestros maniquíes de un metro de altura y duro metal plantados estoicamente en la acera para evitar que los conductores corran demasiado cerca de zonas de colegio. ¡Parecían sacados de la serie Dr. Who!


Con información de 99% Invisible y BBC. Imágenes propiedad de Al.

Para ser conductor de primera, lee algo antes:

– La red 4G podría evitar accidentes en tráfico

La autobiografía de un yogui, el único libro que Steve Jobs llevaba en su iPod

¿Cuánto tardaría un vampiro en beberse toda la sangre de un ser humano? La ciencia responde

El trance colectivo de 1374 o la primera rave de la Historia

Comentarios: Sé el primero

Posts Relacionados

No comments yet.

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Lo más visto

  • día
  • semana
  • mes
  • todos los tiempos

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone