Logo Vodafone

Compartir en:

El Google Translate de los ciegos: este dispositivo traduce cualquier texto a braille en tiempo real

Una serie de puntos en relieve que, al tacto, son leídos como letras, números y signos de puntuación. El braille, ese sistema de lectura para ciegos que inventó un adolescente, lleva casi dos siglos facilitando la vida de las personas invidentes. La revolución tecnológica también ha tratado de poner su granito de arena y, ahora, una pequeña caja con un sistema mecánico y una serie de sensores combinados conforman un increíble traductor instantáneo creado por unas jóvenes estudiantes de ingeniería.

Seis estudiantes del MIT son las creadoras de Tactile, esta particular caja que hace las veces de traductor gracias a un sistema mecánico conectado a sensores situados en su parte inferior. Una de esas alumnas, Chandani Doshi, había sido voluntaria en una escuela de jóvenes con problemas visuales y sabía de las dificultades que tenían para acceder a determinados textos. Inspirándose en un reloj que convierte la hora digital en braille, se pusieron manos a la obra con su invento.

Tras pulsar un botón, los sensores de Tactile escanean las letras y envían la información a un ‘smartphone’ vía Bluetooth, para que este procese la imagen y haga el reconocimiento de texto en tiempo real.  El teléfono envía la información de vuelta al interior de la cajita, que mete y saca unos puntos metálicos a la superficie para formar en braille hasta seis caracteres a la vez. La caja es portátil y barata, manejable por una mano adulta (aproximadamente como una tableta de chocolate) y está fabricada con una carcasa de plástico que cubre los circuitos, cables y puntos.

De momento, Tactile ya se ha llevado un premio, el Lemelson-MIT Student Prize, un galardón con el que se reconocen esas ideas que mejoran el mundo en el que vivimos. En esta edición, Tactile ha compartido galardón con iniciativas como un sistema de desalinización de agua que funciona con energía solar o un dron eléctrico plegable.

El premio viene acompañado de 10.000 dólares (unos 9.200 euros) que las responsables de Tactile piensan invertir en mejorar su invento. “Apuntamos a hacer el dispositivo similar a un escáner portátil que permite al usuario escanear una página completa de una vez”, ha explicado Chandani Doshi. También quieren encontrar un nuevo método con el que mejorar la subida y bajada de los puntos. Ahora se hace con un sistema mecánico, pero en el futuro podría hacerse con electromagnetismo o aire.

Mientras tanto, ellas no quieren que Tactile cueste más de 200 dólares, unos 183 euros. Para lograrlo, ya están conversando con posibles fabricantes, así como con organizaciones relacionadas con las personas invidentes.

Aparatos como Tactile se enfrentan a las tecnologías de voz y audio que prefieren muchos invidentes para leer textos electrónicos. Así es como, por ejemplo, navegan por las páginas web. Sin embargo, la tecnología puede hacer más accesible el braille, tal y como demuestra la nueva herramienta de estas estudiantes y otras muchas.

Braille y tecnología

Así, existen productos similares que generan los caracteres con puntos que entran y salen de una carcasa, pero son mucho más caros y solo funcionan con libros electrónicos o documentos pdf. Lo más cercano en funcionalidad y precio, aunque se sube a los 300 euros, lo podemos encontrar precisamente en la idea que sirvió de inspiración para Tactile. Creado por una empresa coreana, ‘Dot’ se considera el primer ‘smartwatch’ para personas ciegas. El dispositivo puede presentar cuatro caracteres de seis puntos al mismo tiempo y está equipado con 24 sensores táctiles. Además, se puede conectar con ‘smartphone’ por medio de Bluetooth y permite recibir mensajes, información meteorológica, direcciones, consultar mapas así como conectarse con redes sociales.

La peculiaridad de la pequeña caja de Tactile, además de que pretende ser más barata, es que se puede usar sobre cualquier tipo de texto: carteles, páginas de libros impresos, facturas, etc. Las jóvenes componentes del equipo creen que esa diferencia en el precio puede ayudar a expandir el braille, que, a diferencia de las tecnologías de audio, no enseña la gramática o a deletrear y escribir palabras. 

En Singapur, un equipo capitaneado por el catalán Roger Boldú presentó en 2016 un anillo con cámara que convierte en voz el texto de braille que se le señale. El complemento funciona con algoritmos de reconocimiento óptico y se conecta a un ‘smartphone’, que es el encargado de recitar todo lo que se encuentra la cámara. Si el anillo detecta que nos estamos desviando de la línea de texto, el teléfono vibra.

Doshi y sus compañeras crearon Tactile en la ‘hackathon’ MakeMIT, una competición de 15 horas en la que los estudiantes diseñan, programan y prueban sus proyectos. Su lema ya lo decía todo: 100% Enthusiasm (100 % Entusiasmo). Si este traductor llega a buen puerto, pronto las personas ciegas tendrán una nueva herramienta para mejorar su día a día

Con información de Smithsonian.com, Lemelson-MIT, BostInno y El Mundo. Imágenes de Lemelson-MIT

La tecnología es tan sorprendente como te enseñarán estos temas:

Diez tecnologías implantables que pronto formarán parte de tu cuerpo

La inmensa memoria de internet habita en una iglesia y vive del ‘cepillo’ de las donaciones

Cuando los padres del ratón y los iconos predijeron la internet de las cosas

Limpiar autopistas y otras formas de protesta delirantes contra el espionaje de la NSA

Compartir en: