Cooking Ideas - un blog para alimentar tu mente de ideas

Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las lenguas europeas

En Europa se hablan más de sesenta lenguas distintas. Este dato es el que ha animado al periodista holandés Gaston Dorren, apasionado de los idiomas, a explorar las particularidades de todas y cada una de las lenguas del Viejo Continente a través de su libro ‘Lingo’, una “guía de Europa para el turista lingüístico”. De la mano del políglota Dorren, que se maneja en español, francés y alemán, pero lee también en catalán, luxemburgués y esperanto, se pueden descubrir curiosidades lingüisticas a lo largo y ancho del continente.

En cuanto a idiomas y sus peculiaridades, lo más sorprendente es que los húngaros y los finlandeses no se complican la vida con el plural, mientras que los españoles son tildados como “ametralladoras parlantes”. Incluso Dorren desvela por qué la lengua de signos no es internacional y se enfrenta a limitaciones tan parecidas al lenguaje hablado como cuando se conversa en “ambientes ruidosos”:

¿Por qué los españoles hablan tan rápido?

Dorren aporta ante este extendido mito una explicación lingüística que lo confirma. Según explica en su libro, las sílabas españolas son bastantes cortas. De media están formadas por 2,1 fonemas, una cifra inferior a los 2,7 del inglés y los 2,8 del alemán. Esto puede significar que los hablantes españoles pronuncian menos fracciones de palabras que los ingleses o los alemanes.

Sin embargo, no es la cantidad de fonemas la que aporta la rapidez al lenguaje, sino el elevado número de sílabas que se pronuncian por segundo. Y en eso los hispanohablantes, unos 400 millones en todo el mundo, nos llevamos la palma. Al contar con menos fonemas en sus sílabas, el número de sílabas pronunciadas por segundos aumenta.

Ahora bien, no solo es que hablemos más rápido, sino que Dorren también se refiere a los hispanohablantes como “ametralladoras” del lenguaje. En este caso, la razón la encontramos en la longitud de las sílabas, algo que le aporta al lenguaje un ritmo aparentemente uniforme produciendo esa sensación de arma automática en su modo hablado. Esto no ocurre en otros idiomas como el inglés o el alemán, que cuentan con sílabas tónicas más largas que las átonas. Por estas razones, para los no hispanohablantes es más fácil entender el español escrito que el hablado, al menos cuando lo hablan los propios españoles.

El finés y el húngaro, sin género ni plurales

Tanto el finés como el húngaro comparten rasgos gramaticales que son ajenos al resto de idiomas del viejo continente. Por ejemplo, ambos prescinden del género hasta tal punto que tienen una sola palabra para referirse tanto a él como a ella (hän en idioma finlandés y ő en húngaro). De igual modo, ambas lenguas ven prescindibles las palabras plurales, en algunos casos. Por eso, como explica Dorren en su libro, “los numerales siempre van seguidos de una voz en singular (‘seis perro’ en vez de ‘seis perros’)”.

Sin embargo, el finés y el húngaro no solo se parecen en estos rasgos. A ambas lenguas también les encantan los sufijos. Por eso es común escuchar palabras como ‘periodísticamente’. Además, estos dos idiomas guardan una semejanza muy particular al expresar la posesión. “No se expresa con un verbo, sino con un sufijo; en vez de decir ‘Lo tengo’, dicen algo parecido a lo que en castellano sería ‘Está conmigo’”, ejemplifica Dorren. Estos son, precisamente, algunos de los motivos por los que se considera que el finés es uno de los idiomas más fáciles de aprender.

Además, Dorren aporta una serie de términos que existen en algunos idiomas mientras que en otros no hay traducción posible. Por ejemplo, la palabra holandesa ‘uitwaaien’, que significa “la forma de relajarse al visitar un lugar con mucho viento y, a menudo, frío y con lluvia”, o el término rumano ‘omenie’ para referirse a alguien que es a la vez decente, respetuoso, honesto, educado y hospitalario. También destaca la palabra ‘Ûssel’lie’, que en el dialecto normando de la lengua oïl, hablado en las  islas Anglonormandas del canal de la Mancha, significa “la apertura y cierre continuo de puertas”. Sin olvidarnos del danés, con palabras como ‘Kaellin’ (“mujer fea y desagradable que grita obscenidades a sus hijos”), el gaélico con ‘Sgiomlaireachd’ (“esas personas que te interrumpen cuando estás comiendo”) o el alemán, con ‘Backpfeifengesicht’, que significa ni más ni menos “esa cara que está pidiendo a gritos una buena torta”.

“Me suena a español”: La relativa dificultad de los idiomas

Además de nuestra rapidez al soltar sílabas, los checos utilizan la expresión “eso me suena a un pueblo español” cuando quieren decir que no entienden ni jota o, como decimos los españoles, “me suena a chino”. Dichos parecidos tienen croatas y macedonios, para los que el castellano debe de ser tan indescifrable como el suahili para un señor de Palencia.

Pero la dificultad de un idioma es relativa. A un hispanohablante le puede resultar obtusa la frase de los checos, teniendo en cuenta que los niños españoles hablan su idioma ¡con cuatro años! Pero, claro, sucede lo mismo en todo el mundo; la lengua materna siempre es más fácil, y nos resultará mucho más difícil aquella que no tenga ningún parentesco con la propia.

Lo cual no quiere decir que todas las lenguas sean igual de fáciles o difíciles de aprender. En 2009 el Foreign Office británico preguntó a sus diplomáticos cuál era el idioma más difícil de aprender. El resultado fue el euskera, por delante del húngaro, el chino y el polaco. El vascuence es complicado, sí. Y así lo dictaminaron los diplomáticos consultados, hablantes nativos de 26 distintos idiomas.

No existe un solo factor que determine la complejidad de una lengua. El euskera carece de formas de género y el 60% de su vocabulario proviene del latín, con lo debería de ser más fácil de aprender para hablantes nativos de lenguas latinas, como el castellano o el francés. La pronunciación del euskera es relativamente sencilla, comparada con, por ejemplo, la de las lenguas joisanas, unas lenguas africanas que utilizan chasquidos de lengua a modo de fonemas. Aquí puedes ver a un nativo hablando en kx’a, una lengua hablada en Namibia, a golpe de clics.

Los (distintos) idiomas del futuro

No cabe duda que el inglés es una de las lenguas universales que se habla en una gran mayoría de los países del Viejo Continente. Sin embargo, su rival, como referente en el futuro, lo encontramos fuera de Europa: será el chino mandarín. Ambos idiomas suelen ser considerados difíciles: las vocales del inglés y los tonos del mandarín; la extraña ortografía del inglés y la compleja escritura del chino. Aún así, no todo son complicaciones. Los dos comparten la escasez de terminaciones para los sustantivos y los verbos en comparación con otros muchos idiomas con mayor número de conjugaciones.

El chino no utiliza clics pero es una lengua tonal, de modo que el significado de una palabra cambia en función del tono en que se pronuncie una sílaba, lo que se convierte en un maremágnum para un hablante de castellano u otra lengua no tonal. Por si fuera poco, su grafía, basada en ideogramas, es complejísima. Todo ello explica que la expresión “me suena a chino” y afines sea usada por rusos, polacos, griegos, hindúes, hebreos y húngaros, entre otros, para referirse a algo ininteligible.

El gráfico que veis a continuación es una adaptación del que hizo Frank Jacobs para Big Think y se basa en una idea poco científica pero brillante: rastrear las frases que denotan incomprensión para hallar la lengua más difícil… para el resto del mundo. Los ingleses dicen “me suena a griego” cuando no comprenden algo, mientras los árabes prefieren “me suena a hindú”. La lengua más difícil sería el chino… con permiso del “lenguaje de los Cielos”, que es la expresión que utilizan los chinos para expresar que no entienden ni palabra.

Desde luego, el que no parece ser un idioma para el futuro es el esperanto (la lengua planificada internacional más difundida y hablada en el mundo): la idea de un mismo idioma para comunicarnos todos pareció no surtir el efecto deseado. Dorren relata cómo es esta lengua que no es la mejor recopilación de las lenguas continentales, precisamente.

Para definir su postura ante este idioma universal, Dorren utiliza con cierto sarcasmo un término inventado: ‘esperinto’ para referirse a ‘alguien que tenía esperanza, pero ya la ha perdido’. “Es una palabra que resume perfectamente el estado de ánimo de la mayoría de los hablantes de esperanto”, sentencia.


Con información de Turner Libros y The Guardian. Las imágenes son propiedad de Wikimedia (1), (2), Pixabay (1), (2) y Kevin Dooley (Flickr)

Seguimos de viaje con estas lecturas:

– El excéntrico viajero multimillonario que pudo inspirar a Julio Verne para crear a Phileas Fogg

– Sencillos trucos para ahorrar espacio en la maleta y proteger tu equipaje cuando vas de viaje

– El extravagante artista que quiere vender patatas fritas en un puesto callejero en la Antártida

– El español que pondrá un robot en la Luna para ganar el millonario premio de Google

Comentarios: 28

Posts Relacionados

El finés idioma fácil de aprender? Hasta ahora siempre había leído lo contrario! No se si es de las más difíciles o no, pero que no es de las fáciles estoy segurisisisisimo. Aunque no sea lingûista, llevo cinco años aprendiéndolo y todavía me queda un poquillo, y tampoco es que sea un zoquete (hablo cuatro lenguas). Es cierto que en finlandés no existe el género, ni tampoco existe el futuro, pero el plural sí que existe. El ejemplo de “seis perro” que habeis puesto es demasiado simplista. Perro es “koira”, y seis perros no es “kuusi (6) koira”, sino “kuusi koiraa”, con dos “a”s. A esto se le llama partitivo y aunque gramaticalmente hablando no sea plurar, sí que tiene esa función. Además, en otras contextos debes decir “koirat” y eso sí que es plural, i en otros contextos es “koiria”, que es el plural del partitivo. y luego existen formas plurales distintas para infinidad de casos “koirilla on” (los perros tienen), “koirista” (de los perros)… Además, el tema este del partitivo es tan complicado que siguiendo con el ejemplo de “kuusi”, existe la frase de “kuusi palaa” que tiene nueve significados totalmente distintos! Y luego están todos los demás sufijos… es complicado, muy similar al vasco. Mi lengua materna es el vasco y puedo asegurar que gramaticalmente se parecen mucho. También me ha parecido curioso ver como en cierto modo se atribuye la facilidad del idioma a la ausencia de género y plural, características que comparte con el húngaro (ya que son del mismo grupo lingüístico), y al mismo tiempo no solo no se menciona que el húngaro sea fácil, sino que se dice que según el estudio del Foreign Office británico el húngaro es el segundo idioma más difícil después del vasco! Yo considero que ambos idiomas son difíciles, como lo es también el vasco.

Comentario Ibai Mendia Iztueta | mayo 5, 2017 | 3:21 pm

El finés tiene plural, y de hecho tiene más plurales que el español. Perro se dice koira. Perros es koirat. 6 perros es 6 koiraa. Muchos perros es paljon koiria. La casa del perro sería koiran talo. La casa de los perros sería koirien talo. Esto es sólo un pequeño ejemplo. Así que el periodista holandés no ha investigado mucho sobre la lengua finlandesa. De hecho, es considerada una de las más difíciles del mundo.

Comentario Nahir | mayo 5, 2017 | 3:22 pm

Que el finés es fácil!? Y una mierda, este no sabe de lo que habla en su libro. Se basa en dos anécdotas, por cierto, con algún que otro pero. No es tan fácil como decir “seis perro”, tal cual, sino que hay que añadir el partitivo al perro cuando viene acompañado de un número que no sea 1. Bueno, eso entre otras cosas…

Comentario Michan | mayo 5, 2017 | 11:05 pm

Hola, el artículo me parece muy interesante. Pero me pregunto si en la última imagen tiene algun patrón el tamaño de los círculos.

Gracias.

Comentario Jose Xicu | mayo 5, 2017 | 11:06 pm

Excelente e interesantísimo artículo, muchas gracias. Sólo sugiero tener cuidado con el nombre de la lengua de India, que es “hindi”, mientras que hindú se refiere al practicante del hinduismo y, en segundo plano por metonimia, al gentilicio de India (aunque el más correcto es “indio”).

Comentario Ismael | mayo 9, 2017 | 5:13 am

Decir que el finés es la lengua europea más fácil porque no tiene plural y un único pronombre de tercera persona singular es no tener ni idea de lenguas. El finés puede ser el más fácil si eres estonio o lapón. Punto. Por ejemplo, la fonética es similar a la del español, pero más compleja (ö, ä, y) y tienen unos 15 casos gramaticales (es decir, 15 terminaciones distintas para una misma palabra según su función en la oración). Por si fuera poco, al ser una lengua urálica no indoeuropea, existen muy pocos cognados con otras lenguas europeas, si bien el sueco y, en menor medida, el ruso han aportado contenido léxico a este fascinante idioma. No estoy diciendo que sea imposible de aprender, pero desde luego para un hablante de lenguas indoeuropeas (excluyendo, quizá, el alemán, el rumano y las eslavas por contar con caso gramatical) es un gran reto y para nada es la más fácil.

Comentario Lingüista en ciernes | mayo 9, 2017 | 10:37 am

El euskera NO viene del latín. De hecho es posible que fuera anterior. En cualquier caso, coexistieron y se influenciaron mutuamente, pero afirmar que el euskera viene del latín es un error.

Comentario Clau | mayo 9, 2017 | 12:36 pm

En Argentina , cuando no entendemos nada , decimos ” eso es chino básico ” o cuando alguien no nos presta atención a lo que hablamos , les decimos ” entendiste o yo hablo en chino ? .

Comentario Amilcar Marcucci | mayo 9, 2017 | 2:53 pm

La razón por la que el español suene como “metralleta”, es muy simple: no hay distinción entre vocales breves y largas como en las lenguas germánicas y finoúgrias, y además abunda en el fonema /rr/. Cabe recordar que también en español son más largas las vocales tónicas en sílaba libre, aunque su medida depende de la variedad. Asimismo hay que tener en cuenta que el español de España, especialmente el del centro y norte, difiere tanto en entonación y melodía de las variedades hispanoamericanas como si fuera una lengua completamente diferente. (Por ejemplo el español latinoamericano suena más cercano al italiano que el de España). Esta es mi humilde opinión.

Saludos de un húngaro aficionado a la lengua española.

Comentario El Mexicano | mayo 9, 2017 | 6:44 pm

Este perdió toda su credibilidad. Puede que para el sea fácil el finés, pero al decir que no hay plural está muy equivocado. Tan claro como lo explica Ibain con el ejemplo de los perros, y ni hablar el monikon genetiivi. Fácil el finés :S para nada.

Comentario Kati | mayo 9, 2017 | 9:42 pm

Hola. El artículo es muy interesante, cargado de información y estudios complejos, se nota. Soy uruguayo y hace ocho años estudio japonés. Me ha resultado muy fácil aprenderlo, todo su alfabeto se basa en sílabas, siendo las vocales y la “n” las únicas letras y sonidos “solos”. Quería compartir con ustedes esta anécdota. No sé mucho sobre lenguas orientales en general pero me ha dado la impresión de que el japonés tanto en sus expresiones, pronunciación y forma de hablar es el idioma asiático que más cercanía tiene sorprendentemente con el español, y en particular con el castellano. Gracias por el artículo y felicidades por el interesante trabajo. Saludos.

Comentario Gabriel Castiglia | mayo 10, 2017 | 4:29 am

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las leng… […]

No es cierto que el húngaro no tenga plurales. Sólo en el caso de los numerales se emplea el sustantivo en singular. De hecho, hasta el posesivo tiene un plural diferente al de otros casos.

El húngaro, lengua que hablo al nivel de materna (soy española y lo aprendí en Budapest a los 18 años de edad), es muy lógico gramaticalmente y extremadamente claro de pronunciación. Se escribe, además, como se habla. Cualquier persona que tenga una buena base gramatical de su propio idioma lo puede aprender sin dificultad.

Comentario Miriam | mayo 10, 2017 | 1:34 pm

no soy estudiante de ningún idioma, solo hablo el valenciano/catalán y el castellano, además del italiano por trabajo, y me defiendo en ruso, pero me han gustado siempre las lenguas. Comparto lo que decis del finlandés, de que es complicadísimo. Una vez me compré un diccionario y miré la última palabra que había, en la última página, se me quedó en la memoria: era “Zarzal”, se dice karhunvatukkapensaikko. no se si está correctamente escrito, pero con eso está todo dicho. Por otra parte comparto lo que alguien ha dicho de las similitudes del euskera con el húngaro, finlandés y turco, ya lo había oido hace años. Una puntualización sobre el periodista que se ha inventado muchas cosas: mi nuera es rumana, y eso de que “omeine” en rumano significa toda esa retahila vamos a dejarlo correr, simplemente significa: “Humanidad”

Comentario Joan | mayo 12, 2017 | 6:52 pm

Todo bien, sin embargo no son 400 millones de hispanohablantes, sino 500 millones!

Comentario Alicia | mayo 16, 2017 | 7:42 pm

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un recorrido por las … […]

En cuanto a cómo se dice “me suena a…” en diferentes idiomas, el diagrama del Sr. Dorren está incompleto: En inglés se suele usar, para lengua ininteligible “Double Dutch” (Doble neerlandés; igual el autor, que es holandés, por eso mismo lo ha censurado). Además, he oído (aunque no puedo confirmarlo que en Portugal usan la expresión “Falar vasconço” (Hablar en euskera) para lo mismo.

Comentario Patrick | mayo 20, 2017 | 1:30 pm

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las leng… […]

[…] u originalu: https://www.cookingideas.es/viaje-lenguas-europeas-20170505.html Autor teksta: […]

Pingback Putovanje kroz evropske jezike – diz que diz | agosto 14, 2017 | 11:10 am

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

[…] –Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las len… […]

En el artículo no se menciona en ningún momento que el euskera proviene del latín. Se dice que el 60% de su vocabulario proviene del latín, y estando rodeado de lenguas parece lógico que así sea. Puede que no sea el 60%, pero es la mayor parte de su vocabulario.

Comentario Ranza | octubre 12, 2017 | 12:53 pm

Me he saltado una palabra: En el artículo no se menciona en ningún momento que el euskera proviene del latín. Se dice que el 60% de su vocabulario proviene del latín, y estando rodeado de lenguas romances parece lógico que así sea. Puede que no sea el 60%, pero es la mayor parte de su vocabulario.

Comentario Ranza | octubre 12, 2017 | 12:54 pm

Leave a comment

Nombre (requerido)

Comentario

Últimos Tweets

Feeds. Network


Copyright © CookingIdeas. Puedes copiar, distribuir el contenido de este blog, pero por favor utiliza el enlace permanente que tiene cada uno de los post, al hacer mención a los contenidos de este blog. Los contenidos de CookingIdeas están bajo una licencia Creative Common 3.0


Copyright @ 2011 Vodafone España, S.A.U.
Privacidad | Legal y Regulatorio | Vodafone